Obama, Mc Cain, Hillary, en Internet

Obama explica que “Barack” quiere decir “esperanza” en swahili, McCain presenta un video en que los vietnamitas lo interrogan en un campo de prisioneros, Hillary Clinton obvia a su marido y no lo cita nunca, ni siquiera en su biografía, y ataca a Obama.

Vía Internet podemos ser espectadores de la batalla por las candidaturas para la Presidencia de los Estados Unidos. Los alumnos de periodismo, diseño, manejo de imagen, etc. deberían seguirla puesto que se supone que tienen los mejores profesionales especializados en campañas políticas. Aquí van las direcciones:

http://www.hillaryclinton.com/es/

http://www.johnmccain.com/espanol/

http://www.barackobama.com/espanol/

Notarán como distinto de las campañas las campañas anteriores que los tres han colocado páginas en español, seguramente atendiendo a su interés de captar votos en los millones de latinoamericanos que pronto se convertirán en mayoría en ese país. Y de paso pidiendo colaboraciones económicas para la muy costosa campaña preelectoral.

Obama y Clinton son “Demócratas”, con planteamientos que no son fáciles de distinguir de los de un “Conservador” como John McCain.

McCain tiene como lema “Estamos Unidos” y enfatiza los viejos valores de la sociedad norteamericana y, claro, exhibe su actuación ciertamente valerosa en la Guerra de Vietnam. Piloto de bombardero, fue derribado y mantenido siete años preso; debe añadirse que su padre, un Almirante, era jefe de Flota de los EE.UU. y John fue en consecuencia un verdadero bocado de cardenal para Vietnam. Al final de la guerra se convirtió en el héroe más popular y su traspaso a la política fue fácil. Es senador imbatible por Arizona. La historia completa, con videos y todo, está en su página y en su blog.

El padre de Obama era de Kenya y su madre de Hawai. Es una historia de infancia triste que reconfortaron sus abuelos americanos que le pagaron sus estudios uniéndolo al mejor modo de vida imaginable. No tiene pues una historia de Bronx ni de pandillas y es obviamente diferente del negro tradicional hollywoodense de exportación

La Clinton tiene la frescura de olvidarse de su marido el expresidente Bill Clinton, con quien compartió lecho en la Casa Blanca durante ocho años, superando estoicamente el episodio sórdido de la Lewinsky y su amor oral (o bucal).

Todos tienen videos, historias biografías, mucho para leer. Obama, por ejemplo reproduce completo el artículo de Mario Vargas Llosa “Obama, el sueño americano”, que le resulta muy favorable.

Y la única que hace un desenfadado “merchandising” es Hillary. Vende de todo, camisetas, gorras, pelotas, carteras, para recaudar los fondos que le harán falta si consigue ser nominada para enfrentarse al sólido McCain, que más califica para el Vaquero de Marlboro que el político hábil que requiere el poderoso país del Norte.

About these ads

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s