Los periodistas… qué tal historia (II)

-El nuevo periodismo que nació en el siglo 19

Sin los “news boys” o “canillitas” la circulación masiva no habría existido.


Los periodistas de los grandes países del norte nacieron en el siglo 19. Antes, es verdad, existía ya el viejo oficio de recoger, editar, difundir pero la periodicidad formal y la construcción de la audiencia, de lo que hoy llamamos “mercado de lectores”, llegó con las grandes transformaciones que acarreó la Revolución Industrial.
La prensa masiva solo fue posible al crecimiento de las ciudades, barrios proletarios alrededor de las fábricas, avidez por el entretenimiento que incluía la lectura y, sobre todo, necesidad de información. Ya había más lectores porque se alfabetizaba masivamente y entonces, en ese escenario la prensa para las masas nació prácticamente sola.
Primero fue la célebre “penny press” de precio mínimo y crecimiento en cascada y gracias a los aportes de nuevos periódicos de bajo precio y tamaño reducido (“tabloides”) la prensa se hizo popular.
¿Cómo habían sido antes, durante los siglos que mediaron entre el venerable Gutenberg y el “New York Sun” de un penique? La prensa era de partido, de discusión, dogmática, de pequeños tirajes, exclusiva para sectores dominantes. Los textos eran redactados por políticos, empresarios, clérigos… es probable que “periodista” fue un oficio vil –como lo fue por mucho el de pregonero. El formato era por lo general de tamaño libro.
Primero la rotoprensa, luego la rotativa, las bobinas de papel… total, a mediados del siglo 19 la prensa diaria era empresa poderosa y floreciente.
¿Y los periodistas? También se hacen visibles porque el gran público lector comienza a conocerlos y no necesariamente por sus virtudes literarias (como los legendarios ingleses Defoe, Swift) sino por sus afanes reporteriles, sus entrevistas, sus búsquedas de primicias para ganarle a la competencia el número de muertos, el nombre del criminal el resultado de la batalla.
Pero la historia moderna no ha llegado a la gran prensa y la mayoría de sus historiadores se han quedado en la teoría de los grandes hacedores y en este caso rescatan solamente a James Gordon Bennet, Joseph Pulitzer, William Randolph Hearst, Emile de Girardin, etc como si estos famosos editores hubieran construido el nuevo periodismo del siglo 19.
Pocos nombres se rescatan de aquella “infantería” que salía por las mañanas a buscar noticias que impactaran a los cientos de miles de lectores que aguardaban ansiosos más información. Eran ya periodistas profesionales, dedicados a tiempo completo a la búsqueda y redacción, Ellos fueron quienes crearon los géneros periodísticos. Nellie Bly demostró que las mujeres podían lidiar en la redacciones de igual a igual. Outcault impuso su Yellow Kid a puro talento.
En Francia brillaban Guy de Maupassant (no dejen de leer “Bel Ami”), Balzac, los famosos Verne, Dumas, Sue escribían novelas por entregas para la prensa masiva…
¿Y en el Perú? En Lima, un discreto diario de solo dos hojas, anverso y reverso, era fundado en 1839 por el chileno Amunátegui y el argentino Villota. Se llamaba “El Comercio” y era un pálido anuncio o de que el viejo periodismo cambiaría.

Mañana: Los periodistas peruanos.

About these ads

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s