Minientrada

Arruinar a un comerciante chino.. ¿qué importancia tiene? (En esta nota, todo es falso)

Un rumor recorre Lima: en los chifas, los restaurantes chinos, el arroz chaufa,…tiene carne de perro. Y es probable que pasará tiempo para que los clientes habituales vuelvan a pedir el clásico y emblemático platillo.

El rumor es un arma terrible si no se le detiene a tiempo. Ha sido muy estudiado y las definiciones abundan en la red. Como esta, por ejemplo: “Un rumor es una información cuya veracidad está en duda o no puede corroborarse. Lo habitual es que los rumores se generen y se transmitan entre la gente, aunque en ocasiones son propagados desde los medios de comunicación”.

Debiéramos agregar: y en la actualidad son las noticias favoritas de las redes sociales.

¿Dónde nació este rumor? Fueron los vecinos de un chifa de Independencia quienes aseguraron a un redactor de “Trome” que “unos perros muertos hallados en la maletera de una camioneta” iban a ser vendidos “a un chifa del distrito”.

La noticia tomaba pocas líneas del “Trome” del sábado 20 de enero pero provocó un explosión de entusiasmo en otras redacciones, saltando luego a Facebook. A partir de allí no hubo manera de pararla, detenerla, aclararla.

Los famosos autores de “Psicología del rumor” Allport y Postman dicen: “El rumor cambia constantemente a medida que se extiende, ya que sus portadores lo desfiguran inconscientemente para adaptarlo a la forma que mejor ratifique sus antagonismos. Los individuos aceptan y dan pábulo a un rumor, sin someterlo a crítica alguna, si encaja en su patrón de preferencias y desagrados, o si le proporciona una explicación emocionalmente satisfactoria de algún fenómeno que les preocupe”.

Esto…¿no les suena a posverdad?

Al dueño del chifa “Asia”, don Xinhuan Liu, lo llevaron a la comisaría para que dé explicaciones.  Cuando estaba declarando, la Municipalidad, abusiva, clausuró el local colocando un cartel de cierre temporal. Y un vecino pintó con spray “No se come perro” (Trome, 21.1.18. p 2).

“La República” se interesó en el tema y envió a un reportero serio, quien recogió los descargos del propietario: “Afirmó que la carne encontrada en una bolsa fue comprada a un comerciante de Canta y no es de perro”. Agregó: “Dijo que la mascota se la regaló la mujer (que le vendió la carne) y que la envolvió en un costal para que no le ensucie el auto”. (La República. 23.1.18. p. 21).

Todo esto ha sido corroborado por la policía y deberá ser aclarado. ¿Lo harán los muchachones del Trome? Consideren que su ligereza ha arruinado el negocio de don Liu pues nadie del barrio volverá a su restaurante.

-Rumores limeños

Ya estamos acostumbrados a rumores de este tipo en esta nuestra Lima. Quizá algunos recuerden cuando se dijo que comer pollos inyectados con hormonas para crecer…provocaban homosexualidad. Es verdad, era una estupidez pero por varias semanas las ventas de pollo bajaron de manera espectacular. ¿Y cuando se difundió que un chino se había ahogado en un depósito de Coca Cola?

Pero estas son otras historias…para otro día.

 

 

Anuncios
Minientrada

El que se pasó fue el editor…

Sorry, ya no hay vacantes…

Primera conclusión: o abstención…o condón…

¡Y en el Norte???

Pucha, las siete plagas…

De pura verguenza alguien añadió una pudorosa D

Minientrada

¿Qué risas, no???

 

 

¿Cómo dice que dijo??

Es el hombre, sin duda….

¿El mono leerá El Tromercio???

¿Quién habrá sido el suertudo…????

Podían habérselo llevado, no creen???

Buen dato para Pantaleón…

 

Minientrada

Se afianza el rumor de que nuestro Presidente se expresa mejor en inglés que en castellano y que incluso el Consejo de Ministros lo conduce en el idioma de Wall Street. Quizá por esto es que no se entera de lo que dicen los periódicos. Aquí va una muy breve selección, advirtiendo que la muestra es mínima. La verdad es que hacía mucho que el periodismo de opinión no zarandeaba tanto a un Presidente.

Carlín, en La República, desde el principio…

“Algunas voces, con magnánimo equívoco, celebran la supuesta sagacidad de Alberto Fujimori -el gran negociador de su propia liberación- rebajando de esa manera su responsabilidad en la afrenta del insultante indulto”.

(La República. 27/12/17)

…..

“PPJ se hunde más en su intento de salir del hoyo. Pierde lealtades, compromete prestigios ajenos, desoye voces que pudieran atenuar la gravedad de la crisis y se rodea de un grupo de obsecuentes”.

(Fernando Vivas, El Comercio, 27/12/17).

….

Heduardo” desde El Comercio

“Lo que en mi opinión caracteriza al presidente no es lo que hace sino la torpeza con que lo hace. Esta es la que ha terminado con los pocos amigos que tenía….”

(Enzo Defilippi. El Comercio. 27/12/17).

….

“Si Fujimori realmente hubiese estado en cuidados intensivos no podría haber estado recibiendo visitas políticas ni grabando videos (…) Además de sus crímenes de lesa humanidad Fujimori tiene otras cuatro sentencias por corrupción comprobada (…) Aún debe pagar más de S/ 50 millones como reparación civil al Estado y sus víctimas”.

(Marco Sifuentes. El Comercio. 29/12/17)

“Los nuevos amigos de PPK son de lealtad dudosa, sus enemigos aumentan, y los estúpidos -como siempre- abundan. Quizá la canción que lo acompañe este fin de año sea ‘Hola, soledad’ de Rolando Laserie. El presidente tendrá que gobernar ahora en su zona de inconfort”

(Augusto Alvarez Rodrich.La República. 30/12/17)

…..

“Cuando el presidente despierte el dinosaurio seguirá ahí, salvo que esta vez estará completamente solo y listo para ser devorado”.

(Rosa María Palacios. La República. 31/12/17)

….

“Más grave que indultar a Fujimori es la felonía de tergiversar el contenido de una sentencia histórica. Por si fuera poco, el patrón nos conminó a voltear la página. Y yo lo hallo norma: para él y su gente el Perú es, en lo fundamental, un territorio del cual extraerle riquezas, al cual engordarle el PBI: ¿quién necesita que esa entidad construya una historia? Pasa la página nomás cholito. Las leyes y la memoria de la República son triviales para el inversionista presidente”.

(Alberto Vergara. El Comercio. 31/12/17).

…..

Mechaín, desde El Otorongo, de Peru21

“PPK se equivocó brutalmente al creer que el indulto a Fujimori le daba las llaves de la gobernabilidad que tanto anhelaba desde que asumió el poder y que le era esquiva, más que por las condiciones estructurales, por su propia medianía para afrontar las tareas palaciegas”.

(Juan Carlos Tafur. El Comercio. 02/01/18).

 

Minientrada

¿Saben cuánto nos ha dado la Universidad Nacional Mayor de San Marcos de beneficios sociales, luego de largarnos por tener más de 80 años??

¡¡NADA!!

 

 

Minientrada

(NOTA.- El artículo que sigue fue publicado en diciembre del 2007, a pocos días de la muerte de Efraín Ruiz Caro. En su recuerdo y homenaje lo repetimos parcialmente)

Lima, 25 de diciembre, 2007.- Efraín Ruiz Caro, periodista notable, político de izquierda y luchador social indeclinable, ha fallecido luego de una larga y valerosa lucha contra la enfermedad.

Desaparece así un miembro de la generación de periodistas y políticos de los años 50 que asumieron el compromiso de hacer buen periodismo ligado a las causas sociales en que creyeron y sin apartarse nunca de sus postulados.

Efraín Ruiz Caro

Ruiz Caro, miembro de una antigua familia de Cusco  inició su carrera en el periodismo, cuando no había cumplido los veinte años, reclutado para formar parte de la redacción del nuevo diario tabloide  “Ultima Hora”, y fue allí que descubrió que su vocación no era el estudio de Ingeniería, razón por la que había sido enviado a Lima.

Pero como él mismo contaba, los talleres, la redacción, la emoción de buscar noticias, el gratísimo momento de sentarse a escribir y luego ver publicado su reportaje, lo decidieron para siempre por el periodismo.

También había sentido el llamado temprano de la política en los últimos años de la secundaria en el colegio “Cienciano”, uniéndose a grupos que estudiaban textos que convocaban al cambio revolucionario.

Por eso, luego de afirmarse como periodista en el famoso tabloide popular, decidió participar en política luchando contra la dictadura de Odría  y por sus méritos fue elegido diputado por Cusco en las elecciones de 1956. Formó luego parte del grupo fundador del conocido “Movimiento Social Progresista”.

Tendría entonces oportunidad de aplicar su gran experiencia profesional en la edición del famoso “Libertad”  periódico del Movimiento que integraban también, entre otros, Alberto Ruiz Eldredge, los hermanos Augusto y Sebastián Salazar Bondy, Santiago Agurto, Francisco Moncloa, Germán Tito Gutiérrez, Humberto Damonte, todos jóvenes intelectuales decididos por la revolución socialista por la vía democrática.

Los “Progresistas” disolvieron el partido luego de las elecciones de 1962 y emprendieron caminos diversos y Efraín regresó al periodismo para integrar el equipo fundacional de la cadena de diarios que patrocinó el industrial pesquero Luis Banchero Rossi. Luego pasó al recién fundado diario “Expreso” donde asumió la jefatura de redacción, diseñando un diario muy noticioso, liberal, de fuerte impacto popular.

Luego de una etapa en que emprendió algunos negocios, fue llamado a colaborar por los militares que, liderados por el general Juan Velasco Alvarado, habían derrocado al presidente Fernando Belaunde, en octubre de 1968.

Ruiz Caro fue encargado de la promoción de la Reforma Agraria y formó parte de los equipos técnicos que recorrieron el país poniendo en práctica los mandatos de la ley que acabó con la oligarquía terrateniente del norte y el gamonalismo andino.

En 1970 se hizo cargo de la dirección de los diarios “Expreso” y “Extra”, administrándolos en colaboración con sus sindicatos y en actitud consonante con sus deseos de crear medios informativos de amplia participación gremial, sindical.

Luego de la expropiación de los diarios en 1974, Ruiz Caro se apartó del gobierno militar y marchó a Europa nominado como Secretario para América Latina de la Organización Internacional de Periodistas, con sede en Praga, capital de la entonces Checoslovaquia.

Se reconoció su constante apoyo al movimiento gremial periodístico, debiéndose recordar que también estuvo entre los fundadores de la Federación de Periodistas del Perú, en 1950 y que abrió un espacio liberal de unión de intereses gremiales para la nueva generación de periodistas. También apoyó con decisión al legendario Genaro Carnero Checa en la fundación de la Federación Latinoamericana de Periodistas, FELAP.

Desde Praga, donde permaneció más de cinco años, fue un importante promotor del periodismo latinoamericano de avanzada, promoviendo la visión crítica de los medios de información de la región, dominados mayormente por intereses de los países del norte.

Cuando regresó a Lima y fiel a su vocación de periodista comprometido, fue nombrado director del diario “El Observador”, cuando sus periodistas trataban de salvar la empresa organizándose en cooperativa, es decir, lo que Ruiz Caro había promovido siempre: la participación colectiva.

Con ese espíritu fundó el cotidiano “La Voz” en 1985, tabloide que se sostuvo casi dos años pese al boicot publicitario del gobierno y la terrible inflación del tiempo del primer gobierno de Alan García. Apoyó con decisión a “Izquierda Unida” y a sus dirigentes y convirtió el periódico en verdadera arma de combate. Todos los días seguía y comentaba la actualidad desde su columna “Sin Consignas”, con comentarios lúcidos que marcaban derroteros para la izquierda que no logró unificar esfuerzos para proyectar una presencia significativa en el escenario político de aquel tiempo.

Apartado de la política, no dejó el periodismo y empleó su vasta experiencia en la redacción y edición de revistas institucionales, trabajo que no dejó ya nunca hasta ser sorprendido por la muerte.

Efraín Ruiz Caro publicó dos importantes libros. El primero, con la colaboración  de su hija Marusia, data de 1985 y se tituló “El futuro traicionado. Gas de Camisea”. Es un documentado alegato contra las decisiones del gobierno aprista sobre los yacimientos naturales de Camisea. Más tarde, en 1990, publicó el histórico libro “La Tercera Colonización. El poder de la información  en la era tecnológica”,  libro comprometido con los postulados de la exigencia por un nuevo orden mundial de la información y en el que se detalla el sistema informativo de los países del norte, planteando como tesis central que “La comunicación, controlada por grupos transnacionales que coinciden y defienden la política exterior de Estados Unidos, es hoy el gran instrumento de colonización. La comunicación engloba todos los sistemas vinculados a la mente humana (…) Nada hay de inocente ni de imparcial en la comunicación…”.

No le alcanzó el tiempo para corregir un texto que tituló “Carta a mis nietos. Herederos de un país fascinante”, en el que recoge los logros de nuestros antepasados precolombinos.

Ruiz Caro era un hombre afable y alegre, siempre abierto a la relación, amante de la charla, que no reconocía enemigos, dedicando a todos su abrazo fraterno y generoso.

El periodismo, la política de izquierda, sus parientes y amigos, hemos sufrido una pérdida irreparable.

Diciembre del 2007

 

Minientrada

La última edición de “La Voz”

Pese a que las condiciones para seguir editando “La Voz” eran cada vez menos favorables, Efraín Ruiz Caro confiaba en que podríamos seguir adelante.  La economía era el enemigo principal pero no faltaban acechanzas internas, algunas ambiciones sobre “La Voz” mismo, en sus modernas computadoras, archivos, etc.

Pero Efraín, con su optimismo a toda prueba, lidiaba con todo eso, tal como había sorteado a los extremistas de “Expreso”, a los trotskistas de “El Observador”, a la falta de solidaridad de parte de la Izquierda Unida, a las deudas de avisaje sindical, a la falta de publicidad del sector privado y estatal, a la presión de los apristas que controlaban la Cooperativa dueña del local, a los costos crecientes.

El precio del primer número de “La Voz” había sido de cuatro Intis. Dos años después era de veinte Intis, lo que da una buena idea de cómo la inflación devoraba cualquier presupuesto o inversión.

En la primera semana de 1988 el ministro de Economía Abel Salinas anunció un severo “paquetazo”, el “Plan Cero” en teoría antinflacionario pero que tuvo efectos contrarios. Un nuevo y desastroso error de la política económica de Alan García y sus irresponsables ministros.

La nueva situación económico obligó a que el 9 de setiembre “La Voz” anunciara la suspensión de la publicación. Aquí el comunicado publicado en primera página:

A NUESTROS LECTORES

Lamentamos comunicar a nuestros distribuidores y lectores del país que nos vemos obligados a suspender temporalmente la publicación de LA VOZ. El gobierno nos ha aplicado el ‘paquetazo’ con efecto retroactivo para la compra de papel. El día lunes 5, como es normal y con cheque de gerencia pedimos nuestra dotación de papel calculando el cambio a 75 intis por dólar, vigente en ese momento. Por disposición del Banco Central de Reserva, se nos envió la cuarta parte de nuestro pedido, aduciendo que el nuevo tipo de cambio era de 250 intis por dólar. Esta medida recién se publicó el miércoles 7 en El Peruano, pero a nosotros se nos ha aplicado dos días antes. Como se trata de un atropello violatorio de la Constitución y de las leyes, hemos iniciado las reclamaciones correspondientes. Pero el hecho real es que mientras éstas no sean solucionadas, nos hemos quedado sin papel. En cuanto se normalice la situación estaremos nuevamente en vuestras manos”.

-Las lecciones de “La Voz”

Efraín era un luchador políticamente solitario, sin partido –como él mismo decía- “sin tienda política”. Pero adhería con entusiasmo y sin reservas cualquier proyecto socialista que eligiera la vía democrática, a la vez que condenaba con energía el extremismo terrorista. Solo había militado, veinteañero, en el fallido Movimiento Social Progresista disuelto en 1962. Desde entonces su afán era promover la justicia social desde el lugar del periodismo, un oficio que conocía como nadie.

“La Voz” fue la culminación de sus esfuerzos por coordinar, unificar izquierdas y sindicatos en el proyecto socialista pero fue evidente que su optimismo y buena fe no tuvieron compañía incluso en parte del grupo de periodistas que convocó y depositó confianza.

“La Voz” fue un excelente diario que cubrió todo el acontecer nacional e internacional exceptuando la llamada “crónica roja”. Nunca publicó hechos delincuenciales. Sus suplementos dominicales, primero “Voces” y luego “Altavoz” fueron importantes divulgadores de la cultura, dedicando ediciones especiales a grandes personajes. El diseño que propuso Jesús Ruiz Durand fue innovador y rompió los esquemas habituales.

Una colección completa del diario “La Voz” está en la hemeroteca de la Pontificia Universidad Católica del Perú a disposición de quienes deseen comprobar mi historia a la vez que imaginar el esfuerzo cotidiano que desplegábamos bajo la dirección de Efraín Ruiz Caro para hacer un diario serio, útil y responsable. Y decididamente comprometido.

Mañana: Diez años sin Efraín Ruiz Caro