La triste historia de Marita y Leandro

Pobre Lector/ de los Jueves

La triste historia de Marita (I)

marita-alpaca-y-alejandro-reano

El drama sucedió exactamente hace quince años, la madrugada del 19 de agosto de 1990, y al día siguiente, “El Comercio” informó , casi de compromiso, en su pequeña columna “Breves”:

“Gran sorpresa se llevaron ayer los pasajeros del Sheraton Hotel, cuando, al borde la piscina ubicada en la terraza exterior del establecimiento, fue hallado a tempranas horas el cadáver de una mujer desnuda (…) horas después miembros de la Policía de Homicidios dijeron que la víctima fue identificada como Fernanda del Aguila Ruiz (37) empleada de limpieza…”.

Cinco años después, “El Comercio” se veía obligado a informar en modestas dos columnas:

“A siete años de prisión fue condenado ayer el acusado Leandro Reaño Cabrejos, por delito de homicidio simple, tras ser hallado culpable de la muerte de Marita Alpaca Raa, aunque en la sentencia no se citaron las causas del hecho de sangre. La Octava Sala Superior Penal de Lima, en cambio, absolvió a Reaño del cargo de aborto en agravio del Estado”.

Fueron pues cinco largos años para un caso que tuvo escandalosos episodios y que la prensa persiguió día a día hasta la sentencia final en un clásico seguimiento de cerca (folo-up” dicen los americanos) . Reaño era un hombre poderoso, adinerado –gerente del Banco de Comercio y heredero de minas- y podía por tanto inclinar la balanza a su favor (disculpen las frases hechas… son los viejos hábitos) pero no pudo con los periodistas y en particular con Armando Campos de “La República” quien seguramente ha ganado en toda su vida de reportero lo que Reaño en una semana de rentas de la Bolsa de Nueva York.

Pero Campos era honrado. Reaño, no.“El Comercio” , concedamos que por su proverbial poco profesionalismo, apoyó la tesis que le alcanzó el abogado del asesino en connivencia con la policía que fue soltando datos a cuentagotas, en pequeños recuadros: “Mujer que cayó de piso 19 de Sheraton sería una meretriz”; luego “Identifican a mujer que murió hace 9 días en un hotel” (ni siquiera citaron al Sheraton y dijeron que era “M.A.R. de 33 años” .

Después “Mujer hallada muerta se habría suicidado” con una vergonzosa columnita, hasta que no pudieron sujetar más el tema y soltaron “No hay pistas para ubicar al conviviente de Marita”, aclarando que se trataba del banquero Leandro Reaño.

El 1ro. de setiembre recibieron en la redacción a la madre de Marita Alpaca y publicaron sus declaraciones, que era amenazada, acosada, que la policía protegía al acaudalado asesino, que su hija estaba encinta y que Reaño quería que abortara. Y que cuando fue a la Morgue para enterrar a su hija, ya alguien había pagado 3,500 dólares por un entierro lujoso en el Nicho B-32 del cuartel Natalia del Cementerio del Callao.El asesino, Reaño, había desaparecido. Quizá por consejos de sus abogados ya estaba en Río de Janeiro desde el 22 de agosto, esperando que se arreglara todo y rápido, sin reparar en gastos… que no incluían, porque no podía serlo, a los periodistas policiales de vieja escuela de la redacción de “La República”.Porque el 28 de aquel agosto de 1995 cuando el Decano titubeaba, el Camanejo afirmaba en franco son de guerra: “Gerente arrojó a mujer del piso 19 del Sheraton”.

-¿Quién era Marita?

Pobre Marita Alpaca. Tuvo la mala suerte de enamorarse de Leandro Reaño, un día en que ella casi choca con su carricoche el lujoso vehículo del banquero. Furioso, él bajó del auto a enfrentarse con el presunto agresor y se encontró con la confundida y dulce Marita.Era alta, amable y, sobre todo guapa, muy atractiva, piel canela, piernas largas y sonrisa embrujadora. Para el banquero fue todo un flechazo pues se quedó prendado, olvidó el incidente, le envió flores, la invitó a salir y se hicieron amantes.

Marita sólo tenía 33 años cuando fue asesinada casi diez años después por su amante secreto pero había ya tenido una vida intensa, de problemas y hasta de zozobras. Veinteañera había tenido un hijo cuyo padre la abandonó rápido. Pero Marita era luchadora y trabajó de Demostradora, Vendedora, Azafata, estudiaba idiomas y llegó a dominar el inglés.

Reaño, en el mejor estilo de los señores que mantienen amantes, la instaló en un depto. en San Isidro y comenzaron a divertirse.

Había un problema, un sin embargo: Marita quería tener un hijo de Reaño quien se negaba en redondo y la madre contó que hasta quedó embarazada y que él la hizo abortar por lo menos dos veces.

Aquella noche del 19 de agosto de 1990, Reaño llevó a Marita al Sheraton, pidió una cena espléndida (la cuenta fue de 510 millones de Intis apristas) y por alguna razón discutieron, él la golpeó y terminó arrojándola por la ventana del décimo piso.

Fue un crimen abominable.Los abogados de Reaño lo enviaron a Brasil y urdieron, pagando 200 mil dólares a los policías (se comprobó después) varias líneas de acción para salvar al banquero, desde el ocultamiento simple hasta la campaña cruel de descrédito de Marita, llegando a inventarle un expediente de prostitución clandestina.

Reaño regresó, fue detenido y negó que alguna vez hubiera obligado a Marita a practicarse un aborto. La verdad estaba en los restos de la joven y exhumaron el cadáver, lo examinaron y la policía dijo que el útero no tenía rastros de aborto. Pero la madre, empecinada, logró demostrar que esa víscera no era de su hija, que la habían cambiado y entonces apareció en “Extra” un gran titular que hacía la extraña pregunta: “¿Dónde está el útero de Marita?”.

La historia se volvió sórdida, casi impublicable y terminó en los meandros de la peor prensa amarilla. Pero Reaño fue condenado a siete años de cárcel, finalmente. Porque ella no se suicidó como sostenían sus abogados sino que él la mató esa dramática madrugada.

Solo un año estuvo en la cárcel e imaginamos que en las mejores condiciones posibles, dadas su influencias y dinero. Cuando salió ya estaba enfermo y murió de cáncer y culpa.

(IMPORTANTE CORRECCIÓN: Proaño no ha muerto. Fue un error… quizá basado en algún deseo íntimo que se convirtió en palabras. Pero es un verdadero fantasma, según vimos en la tv en mayo del 2012, cuando el periodismo recordó el suceso).

Derechos Reservados.
Cucu Press Features Syndicate
¿Crónicas antiguas? Visite http://tiojuan.perublogs.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s