¿Insultó Chávez a Insulza?

“No sea pendejo… Insulza”, explotó el presidente Hugo Chávez. Y siguió: “Vaya que es bien pendejo, desde la p hasta la o. El doctor Insulza, da pena”, agregó.
Allá en Washington en la oficina de la OEA se hizo el más ruidoso silencio.
Porque ¿cómo y qué contestar a un Presidente que carece de los modales que exigen los cánones diplomáticos y al que la OEA, al viejo estilo castrista, le llega altamente al(CENSURADO) …?
Pero primero, claro, hay que establecer el calibre del presunto insulto porque de eso depende la respuesta que, con seguridad, el mañoso chileno debe estar craneando aunque luego, claro, de estar seguro del peso del epíteto.
Chávez siguió todavía: “Está muy equivocado y no le tenemos miedo. Sencillamente, no se meta con nosotros porque no permitimos a nadie que se meta en nuestros asuntos internos. La decisión de no renovar la concesión a RCTV es irreversible”.

“La Chuleta Venezolana”, con el subtítulo de “Diccionario de palabras, expresiones, groserías y demás venezolanadas” es el mejor sitio de internet para consultar cuestiones como ésa y allí dice: “Pendejo: tonto, bobo”.
El diccionario de la venerable academia hispana va más allá y afirma: “cobarde, pusilánime”, y advierte que solo en el Perú es al revés porque aquí, efectivamente, un pendejo es, como dice la Academia, un “taimado, un astuto”.
Veamos lo que dicen los especialistas criollos:
El venerable Guillermo Bendezú (1977) nos dice de Pendejo: “Habilidoso, malintencionado, avivato”. Por Pendejada agrega “Arbitrariedad, acto ilícito”. Aporta algo más, que no dice la Academia : “Vellosidad en la zona sexual de las personas” y cita como ejemplo la frase:”Aséate bien los pendejos antes de ir al tono”
Don Miguel Ugarte Chamorro dijo póstumamente (1997) que un Pendejo era un Astuto, taimado, bellaco, atrevido.
Más cerca, Igor Larco (2000) dice de Pendejada: “Acto reprochable, que perjudica a una persona” y también “acto gracioso, broma ocurrente”.
Total, parece que los peruanos hemos aportado un significado distinto al término chavista pues aquí Pendejo quiere decir Vivo y allá arriba Pendejo quiere decir, digamos, Huevón. Al revés.
Y sobre la otra rara acepción, en su último libro, el polígrafo Marco Aurelio Denegri se extiende sobre las vellosidades aquellas en un texto titulado “Población pendejística total” afirmando que son las mujeres blancas las de “mayor abundancia tricósica”. “Por ejemplo, una mujer bastante poblada, de un metro sesenta de estatura, cincuenta y tres kilos de peso, con un triángulo
piloso-pubiano cuyo lado superior es de dieciocho centímetros y con un eje de veintiuno desde el lado medio de tal lado superior hasta el ano, tiene por centímetro cuadrado alrededor de ciento cuarenta pendejos, y en total, unos dieciocho mil. Las hipertricósicas o muy peludas tienen arriba de veinte mil, y las que contrastan nítidamente con éstas, por lo ralas, entre ocho y diez mil”
(¿A quién se los habrá contado Denegri?).
Pero hay algo más: Chávez dijo que Insulza daba “pena”, que en algunos países significa “vergüenza” y no “pesar”, como en el Perú.
Parecería entonces, que si traducimos la frase del Presidente Chávez, ésta sería: “No sea huevón Insulza. El doctor Insulza da vergüenza”.
¿Y ahora? ¿Qué le contestará el Secretario General de la OEA? Algo ingenioso, seguramente, que aguardamos con impaciencia para enriquecer el vocabulario diplomático que ya registra “Pendejo” como sinónimo del chilenísimo “Huevón”.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s