María, María

Pobre Lector/de los Jueves

-¡Qué tal hembrón!

-“¡Qué tal hembrón!”
La frase surgió del grupo de periodistas que espectábamos el ingreso de María Félix a Canal 2, aquella noche. No sé quién la pronunció pero recogía el sentimiento de los coleguitas que deseábamos confirmar, en Vivo y en Directo, la razón de la popularidad de hermosa que traía la Doña, la Diva, Ella, María Bonita, la rompecorazones más afamada de este lado de la Tierra.
Era cierto. La mujer era bellísima y además estaba entrenada para parecerlo. Su talento se evidenció en los gestos armónicos y estudiados al bajar del auto, la breve aparición de su pantorrilla derecha, los leves movimientos de los hombros, el gesto de acomodar la cabellera, el mohín de disgusto arqueando las célebres cejas ante los flashes incesantes, la sonrisa kolynosista casi coqueta al ser recibida por el dueño del Canal.

Yo estaba ahí porque Canal 2, recordarán, algunos veteranos, estaba en la avenida Tacna, en un edificio lóbrego, de mármoles oscuros, a escasas dos cuadras del diario “Expreso”. “Vamos a ver a la Doña” dijimos varios y esgrimiendo nuestros carnets nos acercamos hasta casi aspirar el agresivo perfume que surgía del busto de la celebérrima mexicana.
La historia viene a cuento porque se ha divulgado que un periodista uruguayo, “fan” porfiado de la Bella, ha publicado una extensa biografía luego de reunir la más grande colección de fotos, recortes y documentos sobre la artista a quien conoció, un poco tarde, y llegó a intimar (y quizá declararle su amor otoñal)
Fuimos entonces, el puñado de “Expreso”, testigos del mal rato que la mujer hizo pasar al presentador Miguelito Arnáiz que había preparado un puñado de preguntas que la terminaron incomodando. El problema era que la Félix carecía de talentos más allá de su belleza y venía en plan de promoción de productos Revlon, me parece. El plato central de su presentación debía ser la entrevista.
Arnáiz, que era amigo nuestro, le preguntó si era verdad que su esposo era joyero. “Yo quería solamente agregar que ella era su joya más preciada pero me malinterpretó y se molestó”. Es verdad. La Félix lo largó a Miguelito y terminó la entrevista a capazos.
Pero hizo noticia y de la buena.
Al día siguiente el jefe de redacción Efraín Ruiz Caro, le pidió la grabación a José Eduardo Cavero el dueño de Canal 2 y publicamos una central con el diálogo completo. Como eran dos días de presentación de la Félix, que se negó a cruzar una palabra más con Arnáiz, surgió así la oportunidad histórica para Angel “Rulito” Pinasco, etc. Pero esa es otra historia.
Dicen que María Félix era sin embargo alegre, bailarina, buena bebedora y con mucho sentido del humor. Escribió su autobiografía, como sabrán. Leamos algo de la parte de sus amores con Agustín Lara:
“Los domingos íbamos a las corridas de toros. Siempre sentados en barrera de sol, éramos el blanco de la picardía popular. Me gritaban: “¡María, vas a acabar con el flaco!”, y un día que Agustín llevaba un traje negro alguien gritó: “¡María vino con paraguas”!”.
Dicho sea de paso, la Félix cuenta que Lara fue el único que se atrevíó a meterle un balazo en un ataque de celos y que no la hirió de milagro.
En fin, es verdad, esa mujer era un hembrón de película.

Tío Juan

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s