Archivo mensual: julio 2006

“Hermilio Hernández”

La calle donde vivo tiene el raro nombre de “Prolongación Arenales”, según reza el cartel municipal pero originalmente se llamaba “Mateo Pumacahua”, en homenaje el revolucionario que terminó ahorcado en el Cusco en 1815 luego de ser derrotado junto con Mariano Melgar.
En algún momento alguien decidió que mejor sería rendir homenaje al general español Alvarez de Arenales que se volvió patriota y acompañó a San Martín en la campaña y batió al realista O’Reilly. Todo un héroe que terminó de Mariscal y se marchó del Perú en 1823 probablemente porque no se avenía con Bolívar.
Y no tuvieron mejor idea que abandonar al prócer y llamar a la calle “Prolongación Arenales”, como si fuera la continuación de la otra, la que nace en República de Chile y termina en Dos de Mayo.
Sigue leyendo

La Viuda del Club Peruano

-La Viuda del Club Peruano

Solo una vez me atreví a regresar caminando solo desde el Club Peruano, luego de un partida de bowling, hasta el barrio Sudete, donde vivía y trabajaba, en La Oroya de los años sesentas de la otrora poderosa Cerro de Pasco Copper.
Y es que lo que más me ha asustado siempre son las historias de fantasmas y en La Oroya las escuchaba a cada rato de mi amigo el fotógrafo Noé Lozano, todo un experto. “No vayas solo” insistía. “Te la puedes encontrar…” y yo francamente temblaba de miedo.
La historia era sencilla. Una joven oroyina recién casada había perdido a su marido en un socavón de Cerro de Pasco y desesperada, sin que nada ni nadie la pudiera consolar, se había suicidado en la puerta del Club Peruano, el lugar donde habían nacido sus amores luego de una fiesta de fin de año.
Sigue leyendo

Los perros como noticia

-Los perros como noticia
El enorme helicóptero se posa en el jardín de la Casa Blanca, se abre lapuerta y el primero que asoma es un animal llamado Fetcher Barney Bush, queladra de contento al descender corriendo para retozar junto a Spot Bush.Forman parte del grupo de engreídos (“pets”) del Presidente norteamericano yfavoritos de los periodistas acreditados que hace mucho que aprendieron quelos perros son noticia en los Estados Unidos.Esto de los perros como personajes del periodismo viene a cuento porque eldebate sobre el destino de Lay Fun, el feroz rottwailer asesino de la av.Abancay, divide a los peruanos:“cumplió su deber”o “pobre perrito” hasta elapocalíptico “enemigo de la sociedad”.

 Luego de haber matado a dentelladas aun ratero gime de hambre y frío en la perrera municipal, “aguardando su crueldestino” como dijo ayer un coleguita.Hace mucho que un periodista norteamericano acuñó la frase: “Si un perromuerde a un hombre no es noticia pero si un hombre muerde a un perro ¡eso esnoticia!” como una muestra de que lo excepcional es lo que le gusta a lagente.

Pero después otro coleguita sentenció: “Depende del perro” porqueCheckers, el cocker engreído del Presidente Nixon mordió a un periodista yllamó más la atención del periodismo que la víctima que nadie ya recuerda.La primera vez, me parece haber leído, que un engreído presidencial llamó laatención periodística en los Estados Unidos fue cuando Roosevelt inauguró lacostumbre de atender a sus invitados con la pequeña faldera “Fala” en losbrazos.
Sigue leyendo

Crónica Yeroviniana

-Yeroviniana

Todos teníamos sendos y sesudos textos para leer en homenaje a Leonidas Yerovi. Pero es difícil que algo resulte serio cuando se evoca al gran periodista, dramaturgo pero , sobre todo, humorista.
Estaba prevista sin embargo una solemnísima reunión en el antiguo Senado de la República, hoy llamado “Sala Porras”, para presentar la Obra Completa del gran Yerovi. Tres voluminosos volúmenes que son toda una delicia.
Se había programado –primera sorpresa- que abriría la presentación el mismísimo Presidente del Congreso Marcial Ayaipoma quien, por supuesto, estaba ocupado cuando todos esperábamos el “Vamos” para leer nuestros textos a las 7 pm. en punto ante un auditorio casi lleno.
¿Los comentaristas? Luis Jaime Cisneros, Gonzalo Portocarrero, Alberto Isola, Juan Gargurevich (el estilo Ollanta se me ha pegado), Marcel velásquez el autor de la compilaciòn y notas, palabras de la nieta Celeste Viale, como intermedio un juguete cómico leído por los biznietos Paloma Cisneros y Mateo Chiarella. Toda una fiesta académico periodística dramatúrgica.
Sigue leyendo