“Qué mal he quedado…”

He revisado mi Diccionario de Frases Hechas (Larousse, por si acaso) y no encuentro la expresión coloquial “Quedar mal” que todos usamos, o por lo menos todos los peruanos usamos, de manera corriente y natural.
Por ejemplo: “Qué mal ha quedado el Cardenal en el tema de la pena de muerte”.
¿Qué quiere decir? Que su actitud, respuesta, etc. no ha estado a la altura de las expectativas que se tenía sobre su reacción ante el pedido aprista de imponer la pena de muerte. Y que debió rechazar con energía como buen apostólico y romano.
El diccionario rescata “¿En qué quedamos?” que significa animar a alguien a que se decida de una buena vez. También cita “Quedar tan campante” o “Quedar como si nada”, es decir, realizar una acción generalmente reprobable y “Quedar tan fresco”.
Por ejemplo: “El Cardenal quedó como si no fuera con él luego de la reacción de la Conferencia Episcopal contra la pena de muerte”.
Las cosas no quedan ahí porque a veces enriquecemos la frase, como “Quedó pésimo” o “Quedaron horrible”, como se califica a, por ejemplo, la Selección Peruana de Fútbol.
Los cronistas policiales también usan “Quedó limpio” para indicar que alguien que fue acusado no tenía culpa, como por ejemplo “Corremos el riesgo de que el expresidente Fujimori quede limpio y pueda volver a postular”.

Las citas también se concertan con la expresión “¿Quedamos en vernos?” y cito como ejemplo “La estuve esperando porque habíamos quedado en vernos, pero no llegó”.
El resto de posibilidades coloquiales de “quedar mal” se agotan ante la actuación del Apra en el primer gobierno (“No pudieron quedar peor”) y ya en las primeras semanas del segundo es evidente que enriquecen su capacidad de malquedar (propongamos el término a la Academia).
“Qué mal está quedando el APRA con el asunto de la Telefónica” se repite por ahí y se agrega “García lo está haciendo quedar mal a Jorge del Castillo”.
Sin embargo no están quedando mal. Es evidente que están negociando; y estoy seguro también de que no quedarán mal. Los que quedaremos mal seremos los otros.
Debemos rescatar sin embargo lo opuesto, esto es, “Quedar bien”. Como por ejemplo “Qué bien quedó la Conferencia Episcopal en el tema de la pena de muerte”, o “Le envié un ramo de flores y quedé bien con ella”.
También hay extensiones: “No te preocupes, te irá bien” o “¿Cómo te fue?”·
Lo que parece no ser tan difícil es “Quedar bien con Dios y con el Diablo” pero no me atrevo a citar ejemplos… no vaya a quedar mal…

Juan

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s