Archivo diario: 17 enero 2007

Una tragedia marxista

-“Muramos juntos, el suicidio será la consagración de nuestro amor” afirman que fue la propuesta que hizo Eleanor Marx al hombre que idolatraba, Edward Aveling. El aceptó y salió a conseguir ácido prúsico, el veneno que daría fin a sus vidas atormentadas pero frente al vaso definitivo se arrepintió y huyó de la casa.
Tussy, como la llamaba su célebre padre, redactó entonces una carta que terminaba: “Mi última palabra para ti es la misma que te dije durante todos estos largos, tristes años… amor”. Y esa mañana de marzo de 1898 bebió la copa fatal.
Solo tenía 43 años.La última hija de Karl Marx nació en Londres el 16 de enero de 1855 y fue probablemente la activista más diligente e importante de las ideas paternas, que defendía con la misma pasión que ponía en todo lo que hacía, incluyendo el amor pues sus enamoramientos fueron fulminantes y al final, trágicos.
Sigue leyendo

Anuncios