Las razones de Pamuk

Orham Pamuk tiene varias buenas razones para irse de Turquía y refugiarse en la paz de las aulas de Columbia. La principal, que no quiere correr la suerte de su colega turco-armenio Hrant Hink, a quien un fanático islámico de solo 17 años asesinó de un balazo por la espalda.
¿Y porqué se siente perseguido el último Premio Nobel de Literatura? Porque la Constitución de su país estipula sanciones para quienes “humillen al Estado y a la idiosincracia turca”. Pamuk calificaba porque se había referido a una antigua masacre de 30 mil armenios, que es un baldón de la historia del antiguo Imperio Otomano.
Otra razón de temor del Nobel es su constante referencia crítica a los mandatos de la religión musulmana, como aquella del velo en la cabeza (“mujeres empañoletadas” dice su traductor español). Y no tiene que hacerlo por declaraciones públicas pues le basta con sus novelas y en particular con “Nieve”.

¿Ya la leyeron? No importa, les cuento algo a los que todavía no la compraron.
Un poeta y periodista turco, exiliado en Alemania, vuelve a Estambul para el funeral de su madre y se entera de que la lejana ciudad de Kars, en la frontera con Armenia, se han suicidado varias jóvenes, y decide ir a averiguar y de paso revisitar su pasado pues pasó allá su infancia.
Es una novela densa y sólida (500 páginas) que hay que leer despacio pues las historias se suceden con rapidez y hay que seguirlas con atención. En fin, vean las críticas literarias, no es mi especialidad. Lo que quiero destacar es un capítulo genial titulado “Profesor ¿Puedo preguntarle? Primera, y última conversación entre el asesino y su víctima”.
Un director de escuela, criticado por los islámicos por no permitir alumnas con velo en la cabeza es amenazado persistentemente. La policía le coloca una grabadora oculta en el pecho y un día, en una pastelería café se le acerca un hombrecito insignificante que tiene el encargo de matarlo.
El diálogo entre el condenado y el sicario es una obra maestra pues discuten sobre el problema de las mujeres, del velo, de la libertad de culto, de ateos, laicos y musulmanes y al final le hace leer una declaración.
Les transcribo solo el final:
“Estoy muy arrepentido hijo mío. Pero piensa si vale la pena convertirte en asesino por matar a alguien como yo.” / “Muy bien. (un silencio). Ya lo he pensado, profesor, y mire lo que me ha ocurrido”./ “¿Qué?” / “Vine a esta miserable ciudad de Kars a ejecutarte y me he pasado dos días dando vueltas con las manos en los bolsillos. Así me dije que era el destino, me compré de vuelta el billete a Tokat, y justo cuando estaba tomando el último té…” / “Hijo mío, si estás pensando en matarme y escaparte de Kars en el último autobús, tengo que decirte que han cortado las carreteras por la nieve y el autobús de las seis no va a salir”. / “Justo cuando iba a volver a Tokat, Dios te envió a esta pastelería Vida Nueva. O sea, si Dios no te perdona, ¿voy a hacerlo yo? Di tus últimas palabras, proclama la gloria de Dios”. / “Siéntate, hijo, el Estado os
atrapará a todos y los colgará a todos”. / “Proclama la gloria de Dios”. / “Tranquilo, hijo, espera, siéntate, piénsatelo una vez más. No tires, ¡espera!”.
(Sonido de un disparo, ruido de una silla que se cae). ¡No lo hagas , hijo mío!”. (Dos disparos más. Silencio, un gemido, el ruido de la televisión. Otro disparo. Silencio).

Atrapada por la nieve, la ciudad de Kars es además testigo de una sangrienta revolución liderada por un actor que al final organiza su muerte en pleno escenario. En su libreto, una joven que ha sido obligada a quitarse el velo se venga con una pistola aparentemente cargada con balas de salva. Pero que el artista caudillo Sunay había cambiado para morir en escena.
En fin… hay que leer “Nieve” para comprender mejor porqué los radicales islámicos han puesto al Nobel en la lista de infieles.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s