San Valentín – FINAL

Se siente, se siente, el amor está presente…

Un par de irresistibles lectoras me piden que recuerde algunas de mis legendarias historias ligadas al amor, como aquella de “Rosita” por ejemplo. Pero esa está en el libro que todos uds. deben tener.
Han recordado en particular aquella de la gorda en la cafetería, la rosa en el escritorio y otras. Les paso solamente dos, para no aburrirlos en este Día de San Valentín:

Crónica I
(del 17 de noviembre de 1999)

No había sitio así que barrí con la vista el comedor y allí, al rincón, una gorda sola ocupaba una mesa. Me acerqué y premunido de británica educación le dije:
-¿Me permite sentarme aquí, con usted? No hay otro lugar –añadí.
-Serrrrmmmrrrr… –gruñó la gorda.
Cuando llamé al mozo la vecina me dijo:
-No pida el pollo… está muy duro..
-Gracias, es usted muy amable.
-Veo que usted es todo un caballero –sonrió al fin la veterana.
-Gracias –casi me sonrojé.

-¿Y de qué signo es usted?
-Este… creo que Cáncer…
-¿Y eres celoso? –preguntó, tuteándome sin asco.
-No, francamente, no…
-¡Ay! –suspiró, sorbiendo una sopa grasosa que dejaba enfriar. Y añadió:
-Lo que es, esa mujer me ha arruinado la vida…
Ya comencé a alarmarme, como se comprenderá. Y pregunté bajito nomás:
-¿Qué mujer?
-¡Cómo qué mujer!! -casi gritó. –¡La volantuza ésa, cabaretera, conchuda con perdón de la palabra, que llama a a mi marido a cada rato!!
Ya los vecinos de mesa nos miraban.
-Bueno –arguí -hay que tener paciencia…
-¿Paciencia? ¿Paciencia dices con ese sinverguenza que tiene más de 70 años y sigue recogiendo mujeres en la calle?
-Mucho gusto de conocerla, quizá otro día –murmuré, incorporándome.
-¡¡Dime, dime… ¿no sería mejor que vaya donde esa mujer, la agarrara de los pelos y le dijera oye puta de mierda deja en paz a mi marido??!!
Los vecinos saltaron ante los gritos y a mí me dieron palpitaciones. Comencé a retroceder, sonriendo jejé, y salí apurado del Comedor. Allí la dejé masticando su pollo frío y chupando su cuchara.

Crónica II
(del 5 de mayo del 2002)

(fragmento)
Hace años en “Expreso” había una secretaria administrativa, guapachosa ella, que despreciaba a los periodistas. Y contestaba “ajá” al saludo, simulando ignorar las golosas miradas que dirigíamos a sus bellas pantorrillas y torneadas caderas.
Pero un día comenzó a saludarme con más cariño que nunca, entornaba los ojos, me sacaba la lenguita… Yo asombrado primero, y decidido después, estaba claro en que había flechado a la sugestiva secretaria.
Por fin un día coincidimos en la calle, la invité a subir a mi pequeño Triumph, le propuse dar una vuelta y ella cruzó las piernas (casi choco), se estiró voluptuosa, suspiró y repuso: -Donde tú quieras, Juanito..
Era inevitable. La Herradura. UN dedito, un abracito, un… Cuando, derrepente, como susurrando, me preguntó:
-Y dime Juanito, ¿cuándo decidiste poner todos los días una rosa en mi escritorio…?
-¿Una rosa? (gulp) ¿Una rosa dices?
-¡Cómo! ¿Tú no eres el que me envía rosas todos los días?
-Bueno, este.. yo, claro… ¿una rosa dices? –balbuceé, todo estúpido.
Elenita (así se llamaba, la infiel) no dijo más. Bajó del auto en pleno ataque de furia, llamó a un taxi que pasaba y se marchó. No me habló nunca más.
Poco después supe la verdad: era un zambito de Distribución que se moría por la niña y estaba a punto de declararle su amor y cada día, en la madrugada, ponía una rosa roja en el florerito. Y la confusión se debió a que un día ví la rosa y, coquetón, le pregunté si le gustaban las flores.
¿Cómo terminó la historia? Se casó con el jefe, que no le enviaba flores pero le aumentaba el sueldo. Práctica la chica. ¿Y el negro? También la mandaba flores a una redactora y ésa sí le ligó.
……………………

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s