“Epopeya” de Chile

A favor de documental chileno

Con franqueza, estoy a favor de que los peruanos veamos el documental chileno “La Epopeya” basado en la Guerra del Pacífico y que, cuentan, tiene como eje la historia de un sargento que murió abatido por balas peruanas en la batalla de Chorrillos.
Y por tanto estoy absolutamente en contra de la gestión gubernamental peruana para que los chilenos no lo transmitan por TV.
Creo que nos pasamos. No veo porqué aquella historia vendría a “enrarecer” nuestras relaciones con los vecinos sureños, relaciones que por lo demás nunca han ido mas allá de las convenciones diplomáticas, de las promesas renovadas de amistad, etc. pero que nunca han movilizado a sus gobiernos a ceder un milímetro de las posiciones obtenidas en el Tratado de 1929.
Además, si presionamos para que el gobierno de Bachelet no propale el documental, también el embajador chileno y el canciller Foxley se sentirán en pleno de derecho de impedir que nuestros historiadores, como Antonio Zapata, por ejemplo, trate una vez más el tema en Canal 7.

Porque recordarán que Zapata hizo un par de magníficos programas que alcanzaron audiencia notable.
Y, que sepamos, no sirvieron para declararle la guerra a nadie. Fueron útiles mas bien, para que las nuevas generaciones conozcan mejor ese triste episodio que todavía nos mantiene con heridas abiertas en la memoria que no cerrarán mediante el ocultamiento sino mas bien con la revisión pública, abierta y popular.
Es tiempo además de acabar con el tosco antichilenismo de toda una generación de
historiadores que predicaban que el mejor chileno era el chileno muerto. Y me baso en mi experiencia: en el colegio, el profesor de historia del Perú nos hacía relatos espeluznantes de la toma de Lima. Obviamente, salíamos de clase odiando a los chilenos.
Eso de “mejorar las relaciones con Chile” me sabe a cuento desde siempre. En 1975 habíamos fundado el revista “Marka”, de oposición desde la izquierda al gobierno del general Velasco Alvarado. Y en julio pusimos un texto que criticaba a Pinochet.
Pues ese fue el pretexto formal de la clausura de la revista y de nuestra posterior deportación, unos a la Argentina, otros a Panamá y México, o sea, el cuento de la relación con el hermano país. El comunicado decía, más o menos “por poner en peligro nuestras relaciones” , etc.
¿Qué puede exhibir el documental que los peruanos no conozcamos? ¿Los vergonzosos errores de Piérola? ¿Negarán el heroísmo de Bolognesi y Grau? Además tengo entendido que fueron entrevistados varios estudiosos peruanos que ponen el toque de balance.
Tenemos que reconocer que nuestro embajador en Chile, don Hugo Otero, tiene excelentes relaciones con los políticos chilenos. Tampoco puedo dejar de sorprenderme por la decisión de la TV de suspender el programa, acatando una virtual censura que me imagino que los defensores de la libertad de prensa rechazarán.
De algo estoy seguro: “La Epopeya”, diga lo que diga, no nos hará salir a la calle a pedir venganza por el incendio de Chorrillos y la devolución de Arica y Tarapacá. Podría provocar, eso sí, una buena cita académica para tratar el tema y revisar la historia.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s