México: ¡A balazo limpio! (2)

México: ¡A balazo limpio! (Dos)

-Cuidado, profe, que se mancha… –me dijo sonriendo, el joven chiapaneco estudiante de periodismo.
Sorprendido, solté el diario que acababa de comprar en el aeropuerto de Tuxtla.
-¿Qué le pasa a este periódico?
-Es que tiene una sección que se llama “La Roja” que chorrea sangre… y agáchese que a lo mejor la cae un tiro…
Pero no era el único diario que mostraba el drama cotidiano que se vive ahora en México por el enfrentamiento mortal de los clanes de la droga y que se suma a la violencia tradicional. Todos los medios consideran que aumentan los crímenes y hay ciudades tan inseguras que los Estados Unidos han recomendado que no se visite Oaxaca, Monterrey y hasta Acapulco, ciudad turística por excelencia.
El día que llegué los diarios contaban una historia de película: un grupo de delincuentes fue sorprendido por la policía y en la persecución murió uno y otro, aparentemente el jefe, quedó malherido y fue capturado y llevado al hospital. Los otros huyeron.

Pero dos horas después los malhechores se reorganizaron y asaltaron el hospital para sacar a su socio, armando una balacera y una confusión que no se le hubiera ocurrido ni a Tarantino. Quinientos pacientes no graves fueron evacuados, la policía los persiguió cuarto por cuarto hasta que por fin, luego de horas de angustia, fueron capturados. Los muertos ni los contamos.
-Solo tenemos mala imagen –alegó otro estudiante, cuando le comenté que a los mexicanos se les asociaba a la violencia extrema.
Me permití entonces opinar que la imagen de que los mexicanos arreglan todo a balazos fue también cultivada por el cine de los cuarentas y cincuentasque tanto éxito tuvo en el Sur. Recuerden que todos los charros cantantes portaban pistola al cinto y estaban bien dispuestos a matarse por el amor de la Lupita de turno. Jorge Negrete, Pedro Infante, todos echaron mano alguna vez al fierro para reivindicar el honor.
Y en el otro cine, el dramático, aquel en que Dolores del Río, María Félix, Pedro Armendáriz, hacían la Revolución, las balas llegaban hasta la cazuela del cinema de mi barrio.
Luego de años de mostrar que las cosas se arreglan mejor a tiros, no debiéramos extrañarnos de que en muchos lugares de México la principal causa de muerte sea el asesinato y no el infarto o el cáncer.
Me enteré luego que la “cosa nostra” mexicana está compuesta por siete familias que practican la eliminación expeditiva cuando alguien se cruza en su camino. Por ejemplo, la estadística muestra que en el 2006 hubo 470 decapitaciones de un total de 2 000 ejecuciones. Y les transcribo un despacho de “Univisión”:
“… el miedo se apoderó de los asistentes de un bar en el poblado de Uruapan, en Michoacán, cuandoun comando armado irrumpió en el local y tras disparar al aire,arrojó al centro de la pista de baile cinco cabezas, todas de hombres…”.
La policía se bate contra el crimen. Pero ¿qué sucede cuando los propios guardianes del orden se organizan para delinquir?
Hace unos días, la Agencia Federal de Investigación (AFI) debió tomar por asalto una Delegación municipal en Nuevo León y detener a todos los guardias, mientras en otro Estado, sicarios mataban al Jefe de la Policía de Culiacan, Sinaloa.
La lista es interminable y en efecto llena las páginas de los diarios hasta hacer pensar que quizá hemos cometido un error viniendo a México y en todo caso, como dice un reportero, nunca hay que sentarse de espaldas a la puerta.
Pero todo esto contrasta con la amabilidad con que nos reciben los mexicanos, del cariño y respeto que nos expresan los estudiantes, la alegría de las chicas.
Claro, que por si acaso, siempre me arrimé a la pared en el restaurante porque el día anterior tres cadáveres llevaban cartelitos que decían “Todos son bienvenidos.. todos los que unan a nosotros”.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s