Archivo mensual: julio 2007

El Ojo falso de Fujimori

“Todo este debate ha sido muy serio y formal, pero lamentablemente  voy a tener que hacer una denuncia muy grave que echará  por tierra la seriedad política de mi oponente. Tengo aquí una publicación, una especie de encarte con el logotipo del diario Ojo que ha sido impresa, hasta donde sabemos, en número de 500 mil ejemplares para ser distribuidos el día de mañana (…) Si las cámaras pudieran enfocar…”

Con gesto de triunfador, sonriente, Alberto Fujimori levantó el impreso que alguien le había deslizado en su estrado y que, efectivamente, con el logotipo del diario Ojo, decía en grandes letras a seis columnas: “Mario presidente noqueó a Fujimori en primer round”.

¿Cuántos televidentes vieron aquella impactante imagen en esa noche del 3 de junio de 1990? Millones seguramente pues era la culminación de una campaña política sin cuartel que enfrentaba al famoso escritor Vargas Llosa con el desconocido ingeniero de origen nipón que, surgido casi de la nada política, amagaba la Presidencia con audacia extraordinaria.

ojo-falso.jpg

Sigue leyendo

Anuncios

¿Buen periodismo?

Congéneres:

Acaban de acusar al Príncipe Felipe de España de ocioso, de no trabajar. Con caricatura y todo. A diferencia, el Príncipe Alberto de Mònaco está muy ocupado.  Por ejemplo, se preocupa y mucho, de una cría de ballena perdida. Loable preocupación (y más cómoda que la pobreza en alguna parte, por ejemplo).
Y la preocupación monegasca debe ser noticia relevante pues de otro modo no
ocuparía espacio importante en El Decano de la prensa nacional…

preocupacion.jpg

Creyeron que Todd era espía

Historias de Periodistas

“No recluten periodistas como espías. El Director de la CIA John Deutch lo ha hecho de nuevo. En febrero fue interrogado por el Comité de Inteligencia del Senado sobre si reclutaría periodistas como espías y se rehusó a decir resueltamente que su Agencia no lo haría”.
Así comenzó su Editorial el diario norteamericano The Tampa Tribune el 28 de abril de 1996 para hacer notar que los periodistas trabajan en zonas de alto riesgo: “Ello mueren en combate. Son asesinados por gobiernos que intentan silenciarlos. Y son apresados y a veces ultimados cuando son sospechosos de ser espías”.
“Esto es lo que le pasó a nuestro colega del Tampa Tribune, Todd Smith”.
Todd Harper Smith, era un joven de 28 años, rubio y simpático, de amplia sonrisa que luego de culminar sus estudios de periodismo trabajó en los diarios Tallahase Democrat, St. Petersburg Times, San Francisco Chronicle y finalmente en el Tampa Tribune.
En noviembre de 1989 Smith llegó a Lima y viajó inmediatamente a Huancayo porque tenía interés en el tema del narcotráfico y la subversión. Seguramente seguía con atención las noticias del Perú y se sumergió, con no poca ingenuidad, en la zona que todavía dominaban rezagos de Sendero Luminoso ligados al tráfico de drogas.
Sin imaginar que era observado y seguido, Smith entrevistó a políticos y autoridades de Tarapoto, Tocache y finalmente Uchiza, es decir, el corazón del problema.
Sigue leyendo

-La máquina de Márquez

Historias de Periodistas

Solo media docena de amigos acompañaron sus restos al Cementerio, entre ellos Ricardo Palma, que lo había apreciado tanto. Era el 7 de diciembre de 1907.
Hoy, a José Arnaldo Márquez lo recuerdan con calles y plazuelas y unos dicen que fue poeta y otros que periodista. La verdad es que hizo de todo –cronista, diplomático, poeta, dramaturgo, filósofo, matemático- pero más tiempo estuvo trabajando en las redacciones y de allí surgió la idea que hubiera podido hacerlo rico pero que lo arrojó a la pobreza. Por eso El Comercio en la pequeña nota en que anunció la mala nueva dijo: “El gran poeta ha muerto en el desamparo, la miseria y la soledad”.
Sigue leyendo

Kid Cachetada Ravines

Historias de Periodistas

Eudocio Ravines, periodista político, campeón peruano del anticomunismo de los tiempos macartistas, era agente de la Agencia Central de Inteligencia,la CIA.
Los comunistas de aquellos años 60 lo denunciaban a los cuatro vientos pero él aseguraba que todo era una maniobra de la KGB, el servicio secreto soviético, que quería desacreditarlo.
(Años más tarde, el New York Times publicó –el 26 de diciembre de 1977, en la p. 37- los resultados de una sesuda investigación sobre los lazos de la CIA y los medios y en la lista latinoamericana estaba, en primerísimo lugar, Eudocio Ravines, contratado como escritor. Y no fue ninguna sorpresa en el Perú).
Ravines practicaba la denuncia con vehemencia y aprovechaba cualquier tribuna, incluyendo su propia revista “Vanguardia”, para descubrir y revelar presuntos comunistas y en particular a los políticos de oposición al gobierno de Manuel Prado.
Tenía adversarios, por supuesto. Y quizá el principal era otro periodista, izquierdista convicto y confeso, Genaro Carnero Checa, que era exactamente lo opuesto aunque habían sido amigos antes del traspaso de Ravines a las tiendas del espionaje norteamericano.
Sigue leyendo

Marco “Mala Suerte” Alemán

Historias de Periodistas (Siete)

-¡Hola Sol Peruano! –le gritábamos al encontrarlo en la calle pues su nombre, Marco Alemán, llamaba la atención y movía a tomadura de pelo. Marco se reía de las bromas y continuaba apurado con su pesado maletín James Bond donde llevaba de todo, pruebas de imprenta, cheques, facturas, contratos y quizá hasta el almuerzo.
Luchaba por la vida como pocos. Gracias a su voz grave y microfónica lo contrataban para ceremonias solemnes, siendo el locutor infaltable de los festejos de la izquierda. En los años setenta se hizo columnista político del diario Expreso velasquista y, en fin, acompañó a la izquierda de entonces en sus avatares. Fue un tiempo, por ejemplo, gerente de publicidad del “Diario Marka”.
Sigue leyendo

“Señor Lévano… la cuenta”

Historias de periodistas (Seis)

-Puede irse a su casa , señor Lévano, pero antes debe pasar por Caja y abonar la cuenta –le dijo el empleado al periodista.
-¿La cuenta? ¿Y cuánto tengo que pagar, si no es molestia?
-Mmm… si sumamos los 55 días de hospitalización a seis mil soles diarios, más 10 mil soles de la operación, podemos dejarlo en, digamos, 330 mil soles…
-¡Qué? –exclamó Lévano -¡Me han metido preso, enfermo, me han tenido dos meses en este Hospital, mi familia está en la miseria ¿y quieren que pague? No pago nada carajo y me quedo aquí a vivir si quieren, faltaría más. ¡No pago!
Era un día de julio de 1979 y César Lévano, luchador social pero sobre todo periodista, abandonaba el Hospital de Policía apoyado en su esposa, cojeando más que nunca. No alcanzaba para el taxi así que salieron a la avenida Brasil y treparon al autobús que los llevaría al Rímac.
Los militares, de la Primera y Segunda Fase, Velasco Alvarado primero y Morales Bermúdez después, persiguieron sañudamente a los periodistas, batiendo el récord que tenía el Oncenio de Leguía. La lista de deportados es larga y los casos dramáticos y sin distinciones entre izquierdas y derechas.
Sigue leyendo