“Ultima Hora”… los viejos buenos tiempos…

“Chinos como cancha en el paralelo 38” es, por muy lejos, el titular más importante de la historia del periodismo peruano. Y lo publicó el tabloide vespertino Ultima Hora, uno de los diarios más importantes de nuestra historia periodística.

Este domingo 13 de enero se cumplirán 58 años desde que salió a las calles para fundar un estilo de periodismo que todavía se practica, esto es, el sensacionalismo con humor y uso del habla coloquial limeña.

Por ejemplo, la noticia era dramática pero ¿quién no sonrió cuando leyó: “Tranvía divide en cuatro a profesor de matemáticas” O  no se enterneció con “Enfermerita da mal paso” o no se interesó por el “Club de Suicidas” fundado por sus redactores policiales?

El diario, como se ha comentado muchas veces,  (yo mismo he publicado un libro sobre su historia germinal, su fundación) fue un fracaso inicial. Pero así sucede normalmente con los diarios. Se diseña, planifica, pero al salir a la calle encontrará perfil propio con el viejo método de ensayo-error que hace rectificar la política editorial buscando lectores. En la mayoría de los casos a las pocas semanas de su aparición un diario se parece poco al primer número.

Esto pasó con Ultima Hora, cuya concepción original de vespertino fue un fracaso hasta que lo asumieron dos jóvenes que luego serían periodistas notables: Raul Villarán (22) y Efraín  Ruiz Caro (20).

Me pregunto si hoy alguien entregaría un diario a dos muchachos como aquellos, que tenían tan poca experiencia –aunque Villarán ya venía trabajando en el ramo desde hacía unos tres años. Y el resto de la redacción andaba por las mismas edades.

Hay que reconocer que fue un gesto de audacia del solemne Pedro Beltrán dejarles la responsabilidad al hiperactivo y audaz Villarán, que ya rozaba los cien kilos, y al perpetuo entusiasta Ruiz Caro que prácticamente se mudó a la redacción.  Se añadieron Luis Loli, Guillermo Cortez Núñez, Carlos Meneses (creo que el único que había estudiado periodismo, en San Marcos), Emilio Bobbio, Pedro Alvarez del Villar, Guido Monteverde, Manuel Robles, y otros que olvido ahora, formando un sólido equipo de bohemios veinteañeros que fumaban como chinos y bebían como cosacos disfrutando como nadie del placer de hacer periodismo.

Esa sala de redacción era un espectáculo. Cargada de humo, con la radio con mambos a todo volumen, gritos y maldiciones de Villarán y un cartel en la puerta “Prohibido el ingreso a cobradores y poetas”.

“Chinos como cancha…” apareció en primera página el sábado 9 de diciembre de aquel 1950 pero ya hacía  semanas que el diario era otro porque aquel “Zurdo del Higuamo pegaba con la izquierda y jalaba con  la derecha” llamó la atención.

El equipo inicial se deshizo hacia 1954. Villarán se marchó a fundar el semanario “Extra”, Ruiz Caro entró de lleno a la política y fue elegido diputado en 1956. Alvarez del Villar emigró a México y, en fin, otros muchachos tomaron la posta haciendo de Ultima Hora un diario entretenido, con buena sintonía para temas populares.

Con los años fueron fundados tabloides quizá mejores pero hay que reconocer que ninguno ha tenido, hasta ahora, tal redacción con la calle y esquina de esos muchachos. Esa fue una de las claves de su éxito hasta hoy irrepetible porque aquello ¿adónde se aprende?

……………… 

PS.: Todavía tengo algunos ejemplares del libro “Ultima Hora. La fundación de un diario popular”. Encantado de regalarlo a quien se interese.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s