¡Cuidado! ¡Amigos a la carga!

 Mi nieta Manuela me había invitado ya a unirme al misterioso grupo “Facebook”, muy conocido, me dijo, de cierta edad para abajo. Y como yo no calificaba, no hice caso.

Pero el domingo seguí con atención por primera vez el programa del antipático Openheimer en Canal 8 (siempre está sonriendo, no puede ir a velorios el pobre…).

Es que trabajó el tema de Redes Sociales en Internet y su presunta capacidad de promoción de opinión y finalmente de convocatoria. Como prueba exhibió la marcha de un millón de bogotanos protestando contra los secuestros y sin apoyo inicial de los medios masivos; la convocaron, dijo, con puros Grupos de las Redes que ahora crecen como hongos en la web abriendo espacios inéditos de socialización.

Entre los panelistas del programa –que más parecía de Autoayuda que de uso de Internet- estaba un animoso joven representante de la red “Facebook” y que aseguró que sus usuarios llegaban ya a los ¡50 millones! (cincuenta, efectivamente) y en que general se estimaba que los ligados a las Redes podrían ser, más o menos unos 1, 400 millones (no dijo si incluían a los chinos, pero sí a la India).

Entonces puse manos a la obra. Fui a “Facebook.Com”, seguí el muy sencillo protocolo de inscripción –sin falsear la edad por si acaso-, y quedé listo para “Buscar Amigos”.

Facebook es un programa que explora los archivos de los nuevos miembros y lanza invitaciones a “aceptarme como amigo” a todos aquellos a quienes alguna vez envié un correo.

Y cuando uno de aquellos me contesta, Facebook también lo explora, recoge sus direcciones y sigue disparando invitaciones de amistad… hasta el infinito y en pocas horas. Total, al rato estaba ya abrumado de tantos buenos amigos –alumnos queridos, parientes gratos y  no pocos desconocidos. 

Estoy pues sumergido en una verdadera telaraña amical que, si la sigo ampliando consumirá mi tiempo libre de manera voraz y con utilidad discutible, más allá del placer de bromear con mis alumnitos y sobrinos en general, y descubrir algunas coleguitas que se merecerían una visita en Vivo y en Directo…

Facebook no es la única Red por supuesto. Existen docenas y con gran actividad lo que explica, en parte, porqué vemos a tanto joven ensimismado delante de su máquina, riendo aparentemente a solas. Y no está solo, por supuesto; está interactuando con su telaraña propia  de decenas o cientos de amiguitos virtuales.

Pero no estoy desvalorizando la utilidad de esas Redes, que parecen más activas que los Blogs para agilizar las relaciones personales. Me integré, por ejemplo, a un Grupo de Periodismo con cerca de 500 miembros a los que se puede plantear cualquier tema de la especialidad y armar una mesa redonda de centenares de coleguitas de todo nivel que lanzan sus pareceres sin más límites que el agotamiento del tema.

Hagan la prueba, sumérjanse en el nuevo escenario Facebook y ya me contarán cuando me encuentren allí y escriban en mi “Wall”, suban sus fotos y videos y manden un “gift” (aunque algunos cuestan un dólar).

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s