La Radio es imbatible

La radio es, por muy lejos, el principal medio de difusión en el mundo.

Los viejos bolcheviques lo adoptaron pronto porque decían que era “un periódico sin papel y sin fronteras”, usándolo de inmediato como el principal informante y promotor de su revolución. Por supuesto, en la zona llamada capitalista, la publicidad radial floreció al instante haciéndose toda una especialidad; y solo Europa se defendió de ambos modelos, imponiendo la cultura.

En el Perú, el astuto presidente A.B. Leguía concedió el monopolio a una empresa de sus amigos, la Peruvian Broadcasting, y cuando la inauguró, en junio de 1925, la mitad del discurso estuvo dedicada al tema de las “provincias cautivas” por Chile. Leguia ya confiaba en el poder de propaganda de la radio.

La Segunda Guerra Mundial, la Guerra Fría, fueron escenarios de enfrentamientos radiales en los que los contendientes desplazaron formidables recursos para procurar adhesión a sus razones.

Muchos años después la TV pareció derrotarla pero la radio se adaptó a las nuevas tecnologías –el transistor, por ejemplo- y tuvo un renacer extraordinario. Y ahora mismo, cuando parecía que Internet barrería con todos los antiguos medios y la Onda Corta casi desaparecía, la radio ha encontrado sin problemas espacios en el novísimo medio.

Nadie sabe cuántas emisoras hay en el Perú porque el abaratamiento y simplificación tecnológicas han hecho posible que proliferen las llamadas “radios piratas”, sin licencia y muy difíciles de acallar.

Felizmente, al lado de las omnipotentes y gigantescas Cadenas, están las emisoras alternativas, Barriales, Educativas, Comunitarias, que con frecuencia se enfrentan al sistema y grupos de presión locales y que nos dan otras voces, otras versiones. Tenemos ejemplos heroicos, como Radio Cutivalú de Piura, que se enfrenta al poder de una opulenta empresa minera –por solo citar un ejemplo. Los “Radialistas y Apasionados” nos prueban cada día que hay otras ventanas para mirar al mundo.

¿Una prueba más de su importancia? El silenciamiento, vía boicot publicitario de César Hildebrandt, una voz más incómoda que nunca.

..

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s