Archivo mensual: noviembre 2008

La misteriosa “Línea Editorial”

Al irreprochable Javier María Restrepo le pidieron que defina la “línea editorial de un periódico” y el colombiano contestó que, en resumen, se le llama así a la orientación permanente de sus publicaciones: intencionalidad de sus editoriales, selección de sus columnistas, personajes que se entrevistan o que se silencian, hechos que se destacan o que se omiten, enfoque habitual de las noticias.”

“Para descubrir esa línea editorial, como para conocer el carácter de una persona, es necesario un seguimiento crítico de sus ediciones o emisiones y de sus reacciones frente a los hechos…”.

Esto es lo que hacen los estudiantes de periodismo cuando deciden investigar la conducta de un medio frente a un hecho determinado en cierto contexto, etc. Van la hemeroteca y revisan qué posición tenía un diario de, digamos, la década de los 90, frente a la economía, sindicalismo, presencia o ausencias políticas..

Cuando aparece un periódico los propietarios extienden ante sus lectores un conjunto de promesas que suelen estar presididas por un juramento de independencia, objetividad etc. que forma parte de tradición más antigua del periodismo.

Pero la vida cambia las cosas y muchas veces las líneas aquellas dan vuelcos que sorprenden a los lectores y tanto, que hasta los alejan porque “ese” no era el diario que ellos seguían.

Un diario local acaba de despedir a su director porque no encaja con la nueva visión impuesta por los propietarios. Con frases como “desacuerdos respecto a la línea editorial” se ha descrito lo que ha sido un verdadero sismo en una empresa que ya evidencia en sus productos (prensa, televisión) que ha cambiado de rumbo, saltando de un centrismo crítico a un neoliberalismo progobiernista en lo económico y un conservadurismo extremo en la opinión general (elegir a un “Opus” para dirigir la Opinión no puede ser otra cosa).

¿Y los lectores? Un cambio tan brusco es una falta absoluto de respeto a los lectores que al recibir su diario sabían que sus opiniones estaban allí respaldadas en noticias, fotos, columnistas, críticas. Esto ya no sucede.

Los antiguos columnistas de “Peru21” han decidido seguir escribiendo pero en otro lugar, el alternativo que brindan los blogs. Se les puede encontrar, leer, en “Espacio Compartido” porque en el antiguo periódico de Alvarez Rodrich esos espacios se van terminando.

Anuncios

30 años de una gran Declaración

En noviembre de 1978, la Unesco aprobó en su Conferencia General su famosa “Declaración sobre medios de comunicación y fortalecimiento de la paz” que constituyó un hito fundamental del proceso , ya histórico, de reclamo por una mejor información mundial.

Allí se lee, por ejemplo, que “es importante que se estimule una circulación libre y una difusión más amplia y más equilibrada de la información”, planteamiento que provocaría un intenso debate profundizado dos años más tarde con la publicación del igualmente célebre “Informe Mac Bride”.

Se trataba, nada menos, de cuestionar la hegemonía noticiosa del Norte y reclamar más y mejores instrumentos (agencias, periódicos) que hicieran posible un periodismo nuevo, que entre otras muchas cosas reclamaba institucionalizar el pluralismo de opiniones.

Las voces de reclamo de cambio fueron derrotadas y silenciadas, como quizá recuerden algunos; la debilidad de los No Alineados supuso el fracaso de las agencias informativas nacionales y en fin, todo volvió a la vieja normalidad del poder supranacional de las agencias fundadas en el siglo 19. El derrumbe del Muro terminó por rematar las aspiraciones de voces distintas.

Pero los principios planteados por la Unesco y la Comisión Mac Bride permanecen no solo vigentes sino que las condiciones que provocaron la protesta han aumentado debido a las nuevas tecnologías y la globalización.

En medio de esta carencia clamorosa de información alternativa al Modelo CNN ha surgido “TeleSur”, como agencia primero y estación de televisión después, gracias a un grupo de países que entienden que la información plural es más necesaria que nunca. Ahí están Cuba, Venezuela, Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay, Ecuador, Brasil, como patrocinadores de las nuevas maneras de difundir información con puntos de vistas diferentes. Y no es que tengan la razón. Su importancia radica en que ya no hay voces únicas, propietarias de las versiones de los hechos.

El obstáculo principal había sido siempre la falta de una red independiente de telecomunicaciones pero ahora Venezuela ha colocado un satélite propio, “Simón Bolívar” que, tal como hacen los árabes, independiza técnicamente los esfuerzos plurales.

En Lima “Cable Mágico” transmite la señal de TeleSur, en el Canal 102. Les recomiendo visitarlo y ustedes serás los que juzguen si son efectivamente otras voces.

Las reglas fijas del periodismo

“La única regla fija del periodismo, es que no hay reglas fijas”. La sentencia me la regaló hace muchos años un coleguita y no sé francamente a quién se le ocurrió. Pero viene a cuento cuando somos testigos de la renovada y ardorosa controversia sobre el periodismo de investigación que sostienen de un lado el Decano de la prensa nacional y de otro los defensores de la más absoluta e irrestricta libertad de prensa –Magaly incluida.

Y no es que el Decano se oponga a esta visión de la práctica periodística sino que más bien apuesta por una práctica superesponsable, afirman, del periodismo de investigación. Podemos ver también que la sangre ha llegado al río, incluyendo ruidosos despidos además de andanadas de editoriales, columnistas, todos de acuerdo en el planteamiento: comprobar antes de publicar.

Es verdad que esa debiera ser una regla fija del oficio. Pero también es cierto que en países como el nuestro la capacidad de presión de los poderosos sobre los medios puede ser tan eficaz, que los periodistas prefieren lanzar noticias sin confirmar ni confrontar antes con los presuntos afectados.

Una hipótesis: ¿Qué tal si Cuarto Poder o Perú21 advertían a Rómulo León y Socios sobre los “petroaudios”? ¿No creen que se lanzaban a bloquear la publicación? ¿No lo hicieron quizá?

Felizmente las contradicciones en el interior de la empresa y en el seno de la Familia resolvieron el problema

Se recordará también que fue Canal 8, de la empresa del Decano, la que divulgó el video Montesinos-Kouri y que desató un terremoto mediático espectacular. Entonces a nadie se le ocurrió, que recordemos, que hubiera sido preciso preguntar para luego publicar.

Son dilemas permanentes del periodismo que se resuelven en el escritorio del editor, ante los hechos y con el reloj en la mano. Sale o no sale, se publica o no se publica.

El proyecto del fujimorismo sobre la necesidad de que un Juez decida la divulgación de elementos comprometedores es apoyado por el Decano pero la vida ya decidió que no tiene futuro. Piénsese solamente en aquella formidable herramienta de difusión que es Internet con los blogs, los videos de Youtube, etc. y ahí es donde termina la discusión.

Pero si insisten no publiquen si no confirman, cruzan o confrontan. Lo leerán al día siguiente en el diario de enfrente, que si se ha equivocado rectificará de manera conveniente.

Abuso y Abusadores

¿Cómo calificar el espectáculo? Se detiene el vehículo y aparece la figura del detenido. Solo hay que caminar una veintena de pasos para llegar a la puerta de la Carceleta del Palacio de Justicia, pero son los metros más largos del mundo porque se precipita sobre acusado un alud de reporteros que grabadora en mano o cámara de fotos intenta arrancarle una declaración, o por lo menos lograr una foto del personaje más o menos dramática.

Todos lo jalonean, tironean mientras el acusado balbucea su inocencia a quienes logran arrimarle la grabadora a la cara; los policías lo aferran y zamaquean impulsándolo hacia la entrada mientras los flashes iluminan el espectáculo que es francamente bochornoso.

Y es cosa de todos los días. Solo hay que sentarse frente a la Carceleta para ver a los colegas en acción.

¿No están los periodistas abusando del personaje que, por lo demás todavía no ha sido declarado cupable por ningún juez, salvo por el periodismo?

No encuentro todavía todavía en algún manual de ética que indique los periodistas no deben acosar a sus objetos de noticia.

La figura del abuso debiera extenderse a las llamadas Notas de Interés Humano en las que reporteros en exceso inquisitivos, en particular de la televisión, interrogan hasta la agresión a víctimas de sucesos dramáticos.

En la política el cuadro no es menor. Somos oyentes-testigo de los interrogatorios a que son sometidos personajes que terminan en el desconcierto porque ni siquiera un juez o un fiscal los acosaría de esa manera. “Pero dígame” preguntaban en una emisora a un dirigente sindical-, “aprueba o no aprueba la toma de carreteras, está a favor o en contra de Chávez, será o no será candidato a la Presidencia…?”. Apenas dejaban tiempo a la víctima de turno para esbozar una respuesta cuando ya disparaban con otra pregunta.

Sinceramente, pensábamos que el periodismo se vale de la entrevista para trasladar las respuestas al público en presunción interesado en lo que tiene que decir el personaje. Pero ahora vemos que se trata de derrotarlo, hacerlo tropezar, confundirlo. Eso se llama abuso aquí o en Marte.

¿Han visto cómo interrogan los coleguitas deportivos a los entrenadores de fútbol? Los interrogatorios a Chemo del Solar son un modelo de agresión… y abuso desde la cómoda postura de propietarios de la libertad de prensa.

Por último y aunque no pertenecen al terreno del periodismo hay que señalar a los cómicos de RPP y CPN Radio por el excesivo escarnio de los involucrados en los “petroaudios”. La burla cruel, constante y abusiva que hacen debiera ser controlada por alguien en nombre de la decencia elemental.