Abuso y Abusadores

¿Cómo calificar el espectáculo? Se detiene el vehículo y aparece la figura del detenido. Solo hay que caminar una veintena de pasos para llegar a la puerta de la Carceleta del Palacio de Justicia, pero son los metros más largos del mundo porque se precipita sobre acusado un alud de reporteros que grabadora en mano o cámara de fotos intenta arrancarle una declaración, o por lo menos lograr una foto del personaje más o menos dramática.

Todos lo jalonean, tironean mientras el acusado balbucea su inocencia a quienes logran arrimarle la grabadora a la cara; los policías lo aferran y zamaquean impulsándolo hacia la entrada mientras los flashes iluminan el espectáculo que es francamente bochornoso.

Y es cosa de todos los días. Solo hay que sentarse frente a la Carceleta para ver a los colegas en acción.

¿No están los periodistas abusando del personaje que, por lo demás todavía no ha sido declarado cupable por ningún juez, salvo por el periodismo?

No encuentro todavía todavía en algún manual de ética que indique los periodistas no deben acosar a sus objetos de noticia.

La figura del abuso debiera extenderse a las llamadas Notas de Interés Humano en las que reporteros en exceso inquisitivos, en particular de la televisión, interrogan hasta la agresión a víctimas de sucesos dramáticos.

En la política el cuadro no es menor. Somos oyentes-testigo de los interrogatorios a que son sometidos personajes que terminan en el desconcierto porque ni siquiera un juez o un fiscal los acosaría de esa manera. “Pero dígame” preguntaban en una emisora a un dirigente sindical-, “aprueba o no aprueba la toma de carreteras, está a favor o en contra de Chávez, será o no será candidato a la Presidencia…?”. Apenas dejaban tiempo a la víctima de turno para esbozar una respuesta cuando ya disparaban con otra pregunta.

Sinceramente, pensábamos que el periodismo se vale de la entrevista para trasladar las respuestas al público en presunción interesado en lo que tiene que decir el personaje. Pero ahora vemos que se trata de derrotarlo, hacerlo tropezar, confundirlo. Eso se llama abuso aquí o en Marte.

¿Han visto cómo interrogan los coleguitas deportivos a los entrenadores de fútbol? Los interrogatorios a Chemo del Solar son un modelo de agresión… y abuso desde la cómoda postura de propietarios de la libertad de prensa.

Por último y aunque no pertenecen al terreno del periodismo hay que señalar a los cómicos de RPP y CPN Radio por el excesivo escarnio de los involucrados en los “petroaudios”. La burla cruel, constante y abusiva que hacen debiera ser controlada por alguien en nombre de la decencia elemental.

Anuncios

Una respuesta a “Abuso y Abusadores

  1. En la epoca en que trabaje en periodismo en CPN radio, ya habia que ser experto en “valetodo” para poder sacar una primicia de los entrevistados, francamente un espanto, peor todavia, he visto a colegas inquirir a sus entrevistados como si fueran jueces y sus microfonos ametralladoras, con que derecho? Lamentablemente, tampoco los entrevistados tienen claro cuales son sus derechos cuando en estas circunstancias no todos tienen la obligacion de responder. En la universidad, nunca un profesor nos hablo de eso, nadie habla de este tema, ni la ley, ni los medios, ni los empresarios, ni las universidades, ni los gremios periodisticos, gracias por mencionarlo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s