Cuando los periodistas provocan pánico

Por supuesto, el nombre del coleguita Eloy Jong Meza ha dado la vuelta al mundo porque ha sido sentenciado a cuatro años de cárcel por el delito de “provocar pánico financiero”.
No irá a la cárcel, como Magaly Medina, porque no le han dado prisión efectiva pero deberá tener mucho cuidado para informar desde su virulento programa de Radio Orión, en Pisco. Desde su tribuna radial, hace ya cuatro años, don Eloy vociferaba que los pisqueños deberían retirar sus ahorros de la Caja Municipal de Ahorro y Crédito.
Y efectivamente muchos ahorristas amanecieron al día siguiente en la Caja Municipal reclamando sus dineros, pedido que obviamente no se pudo satisfacer para todos en ese momento.
No era la primera vez de don Eloy, ilustre y defendido coleguita. Luego del terremoto de su ciudad insistió en que se había falseado la verdad sobre la magnitud del sismo, que era mayor de lo publicado, etc. Falso. El Gobierno (esta vez por lo menos) no había mentido.
Los ingleses tienen entre manos un problema parecido pero la justicia lo está tomando con más calma, como debe ser. El periodista especializado Robert Peston lanzó un comentario que provocó fuga de ahorros del banco Nortern Rock, en el 2007. Y hace pocos meses, hizo que se desplomara la cotización del Royal Bank of Scotland revelando que requería de más capital.
Pero los jueces ingleses no pueden sentenciarlo como aquí y más bien están pensando en el británico eufemismo de “la necesidad de mecanismo regulador en la zona de noticias destinadas a los inversores”.
¿Y qué sentencia les daríamos a los colegas acusados de “sembrar pánico”? Esta es la acusación que la ONG “Periodistas por las Verdad” les hizo en Venezuela, hace ya varios años, a los medios que “obcecados por derrocar al gobierno “siembran falta de esperanza y pánico”.
Les gana a todos la emisora XEART Señal 152 de Jojutla, Morelos, que fue contratada por la “Sociedad Astrónomica Urania” de Morelos para promocionar el 2009 como el Año Internacional de la Astronomía.
Sus periodistas tuvieron una idea genial: lanzar al aire nuevamente La Guerra de los Mundos, de Wells y obtuvieron el mismo resultado, es decir, pánico, ira, protesta y quizá alguna demanda.
Total, al lado de estas joyitas del periodismo internacional, don Eloy el pisqueño, es chancay de a veinte…

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s