El fino y difícil arte de titular

En algunos países les dicen “cintillos”, en otros “encabezados”. Aquí les decimos “Titular” y no son otra cosa que la frase que se compone para encabezar una noticia.
Forma parte de la rutina periodística y suelen ser descriptivo simplemente (“Asaltan a Fiscal”, p.e.).
Pero hay , y ha habido diarios en que se cultivaba el arte del titular que debía convocar lectores, como los que hacía Raul Villarán y muchos otros después, cuando se abrió paso el título ingenioso o crítico o propositivo, o de humor.
Recuerdo que hace muchos años nos estremecimos cuando a “La Crónica” alguien nos llevó un diario mexicano que gritaba “Matarife benefició a su mujer” y pensamos que nunca llegaríamos a extremos así al Perú.
Nos equivocamos, claro, porque tengo a la vista “”Mata, viola y se come a novia” y como si nada. Nos hemos acostumbrado, que es lo peor.
También pensábamos que nunca leeríamos palabrotas en primeras planas pero en tiempos de Clae y Carlos Manrique, un tabloide lanzó un “¡Paga Mierda!” a todo lo ancho que quizá les hizo vender más diarios.
“Ultima Hora” se permitía hacer humor con la tragedia y de ahí el famoso “Tranvía divide en cuatro a profesor de matemáticas”. Y tengo una colección de errores enormes como aquel dramático de “Buscan submarino por aire, mar y tierra” en primera de primera de un conocido matutino. Otro por ahí dice “Chocan nuevamente judíos e israelíes” o el propio Decano dijo “35 mil postulan a una vacante en San Marcos”.
Justamente el antiguo cotidiano ha decidido aligerar sus titulares y tentar algo de humor por la vía de la ironía. Hace unos días cuando los marinos aseguraron lealtad a la democracia, el título principal dijo que las aguas no estaban movidas. Y ahorita dice, siempre en primera, que se evitará que el dólar tenga taquicardia. O sea, que tienen por fin un titulero ingenioso.
¿Será un poeta? Porque los mejores tituleros siempre fueron los poetas que recalaban en las redacciones adoptando el periodismo como forma de vida.
Cuando se anunció que Jackie Kennedy se casaría con Onasis, nuestros vates redactaron un enorme y celebrado “No Jackie, es viejo, gordo y feo”. Y cuando murieron varios astronautas… “No los busquen más… Ya son polvo de estrellas”.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s