“A ver profe, una de Genaro…”

Explicábamos a un grupo de jóvenes que Genaro Delgado Parker tenía un lugar asegurado en la historia de la TV en el Perú, para bien o para mal. “Para unos es un pionero, para otros un simple estafador… Y si me preguntan les diré que tengo muy mala opinión de ese señor porque ha hecho y desecho de nuestra televisión en centenares de episodios que podrían conformar una telenovela algo así como Las Increíbles Historias del Pícaro Don Genaro…”.
“Cuéntese una, profe”, me replicaron. Bueno, aquí un botón de muestra:
En julio de 1988, el presidente Alan García, todavía impetuoso e imprudente amenazó a la TV criolla de hacer algo para que mejore sus contenidos, acusándola (por única vez en su biografía) de no hacer nada por la cultura.
Los “telecasters”, los dueños de los canales, se alarmaron. En aquella época García era capaz de todo, hasta de meterse con los banqueros y había que hacer algo que lo disuadiera de cualquier tipo de intervención pero a la vez que mostrara al público que algo había logrado con su advertencia.
Todos miraron a Genaro Delgado Parker, presidente de la Cámara Peruana de Televisión, el más imaginativo y audaz del grupo. Y él propuso plantear la que llamó “Ofensiva Cultural”, una franja horaria dedicada a la cultura, en las tardes de 4 a 5 para que la vean los escolares, etc.
Fueron a Palacio en bloque para negociar y Genaro dijo “no es una idea reciente… tiene un buen tiempo de coordinación y trabajo… todo será de producción nacional”, derramando frases que García aceptó con complacencia y que le sirvieron para decir que por fin, gracias al gobierno aprista la televisión cambiaba y etc.
Fue una estafa, por supuesto. Una hora diaria era ridícula y todo se redujo a extraer de los depósitos todos los documentales viejos que tenían. Al mes, La República reclamaba: “La expectativa creada por casi un mes de matraqueo publicitario continuo y autobombo… respecto a lo que iba a ser la ofensiva cultural de la TV peruana, se ha reducido a cero en pocos días”.
Se acabó de manera formal en diciembre, luego de 18 semanas. La Cámara de Genaro publicó avisos que anunciaban que la Ofensiva Cultural salía de vacaciones, agregando “Regresamos en abril con nuevos programas en beneficio de la juventud peruana”, mintiendo descaradamente porque nunca tuvieron la intención de “volver”.
Y se olvidaron todos. El fogoso presidente García, el líder Genaro Delgado, Belmont, Nicanor Gonzales, nol volvieron a mencionar la “Ofensiva” que como bien dijo un comentarista de la época, no pasó de ser una ofensa a la cultura.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s