Cuando los periodistas escriben libros

“Profesor Lévano.. ¿cuántos artículos ha escrito desde que se inició”? El periodista contestó rápido al estudiante: “Por lo menos… ¡una camionada!”
Y sin embargo ha publicado poco en forma de libro. Lo mismo otros periodistas de primera línea que han dejado que sus verdaderas “camionadas” reposen en las hemerotecas para ser descubiertas por algún investigador.
Son dos los estilos de texto que publican los periodistas en forma de libro. O recopilaciones de artículos, entrevistas, crónicas que ya vieron la luz en algún periódicos o textos nuevos –lo que ya no es tan raro como antes en la zona juvenil del “nuevo periodismo”.
Tres son los libros de periodistas redactados con destino al libro que hay que comentar, disímiles en calidad y reconocimiento pero igualmente estimables como testimonio.
El más importante e interesante es sin duda “China. El asombro. Crónicas y reportajes” de Antonio Fernández Arce, un veterano del oficio que hace ya muchos años apostó por cultivar la amistad con la China de Mao, su cultura y política. No dejó sin embargo de hacer periodismo de combate, de la cotidianeidad, en diversos medios como un verdadero “todo terreno”. Y tampoco abandonó la poesía porque era, decía “un poeta metido a periodista”.
Después de años de experiencia china y de acumular millares de artículos Fernández Arce se animó a componer este libro que trata de describir en decenas de crónicas a la inabarcable China. Sus 500 páginas nos regalan un gran retrato a la vez que explicación de esa China asombrosa que no sabíamos bien cuándo saltó de “milenaria y misteriosa” al liderazgo mundial. Un libro indispensable.
“Desde Ayacucho… Mario Cueto Cárdenas” es frase que hemos escuchado por años en la radio. Químico de profesión pero periodista de vocación y oficio acaba de publicar “Ayacucho: Prensa y Violencia”, donde expone de forma algo desordenada su experiencia como corresponsal en los más duros años de la violencia senderista y militar. En sus páginas está por supuesto el caso trágico de Uchuraccay y otros que le tocó presenciar y relatar como periodista.
Llama la atención su visión de la Comisión de la Verdad pues aunque él mismo no arriesga una crítica directa., recoge en amplitud juicios desmedidos que un periódico ayacuchano hizo a los comisionados. Su interesante texto es deslustrado por esas citas.
Finalmente hemos leído “El precio de ser Magaly Medina. Mi verdad en la cárcel”, libro de testimonio que ha tenido éxitos de ventas pues la mezcla de farándula y prisión es una buena receta. Es un relato fresco, desenfadado, que no ahorra críticas a sus colegas periodistas. Lástima que esté tan mal escrito.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s