“Arremetida de la ultraderecha”

Ha llamado la atención el excesivo entusiasmo de nuestro diario decano para denunciar a sospechosos de infiltración extremista en los sucesos del sur del país. Hacía mucho tiempo que no se arriesgaban a un título tan grande y demoledor en primera página: “Arremetida de la ultraizquierda”, de lado a lado.
Con el mismo derecho que concede la libertad de prensa, cualquier periódico podría replicar con el título que encabeza este comentario porque el argumento del comunismo soterrado para debilitar al sistema es casi tan antiguo como El Comercio mismo.
A lo largo de años hemos sido testigos-lectores de campañas parecidas que aparentemente nacían de las canteras del anticomunismo de la Guerra Fría pero con frecuencia se descubría luego que se trataba en realidad de adjudicar el sambenito a movimientos sociales, grupos, dirigentes , que ejercían derecho de defensa ante rapacidades empresariales.
Naturalmente el decano tiene todo el derecho de optar políticamente pero lo que no debería hacer es manipular información presuntamente conseguida por intermedio de la Policía Nacional que a todas luces tiene el peor servicio de inteligencia del país. Si sus informes fueran buenos no habría sucedido la tragedia de Bagua.
Informando sobre la infiltración el diario tituló a toda página una frase que luego no se encontraba en el texto. “Hay que matar policías como en Bagua para que nos hagan caso”, dijo el titular. Pero en la información que sigue no hay sustento para semejante afirmación, salvo “otro participante, de apellido Abarca, habría respaldado entusiastamente esa propuesta (de matar policías) y hasta habría dicho que si ellos no mataban a alguien (se refería a policías) el Gobierno no los escucharía y se burlaría de sus demandas”.
Y ¿cuál era fuente del decano? Fácil: “todo quedó registrado en una nota de inteligencia que elaboraron los agentes… y a la que este Diario tuvo acceso”.
Francamente, esos reporteros no aprobarían el curso de Periodismo de Investigación de ninguna universidad porque construir toda una campaña en excesivo uso del condicional es justamente eso, excesivo y de muy escasa credibilidad.
No hemos visto en cambio nada sobre el extremo concesionismo de denuncios de minas tanto del gobierno anterior como el actual. Deberían añadir por ejemplo que han concedido el célebre Coylloriti, varios pueblos enteros, dos plazas mayores, etc., lo que fue advertido en RPP por Hugo Gonzales Sayán, presidente regional del Cusco.
Valdría la pena extender la investigación hacia ese escenario para no acusar en exceso (usemos su fraseología) a un presunto extremismo que habría sido quizá solventado por probables fuentes bolivianas para un amago de posible afectación de la gobernabilidad democrática.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s