“Millenium” indispensable para periodistas

“Millenium” es una novela en tres tomos que suman más de dos mil páginas que conforman una magnífica lección de periodismo de crónica, de creatividad y de justicia a las mujeres que encuentran en su personaje central, la pequeña pero terrible Lisbeth Salander, su vengadora.
Echaré mano de un párrafo del elogio que le hizo Mario Vargas Llosa: “Repito, sin ninguna vergüenza: fantástica (…) el vigor persuasivo de su argumento es tan poderoso y sus personajes tan nítidos, inesperados y hechiceros que el lector pasa por alto las deficiencias técnicas, engolosinado, dichoso, asustado y excitado con los percances, las intrigas, las audacias, las maldades y grandezas que a cada paso dan cuenta de una vida intensa, chisporroteante de aventuras y sorpresas, en la que, pese a la presencia sobrecogedora y ubicua del mal, el bien terminará siempre por triunfar.”
Son varias historias pero la central es la que atañe a Lisbeth, una joven que ha sido abusada hasta lo inconcebible por personajes poderosos que están por encima de la ley. Entonces ella hará uso de dos armas con las que es imbatible: se convierte en una luchadora de eficacia mortal, y gracias a su inteligencia superior se hace una de las “hackers” más hábiles del mundo. Y con la ayuda de un periodista, generoso, abnegado y “fornicario” (así lo describe Vargas Llosa) buscará su venganza.
¿Un ejemplo mínimo de cómo avanza la historia? Aquí va:
“…Cuando ella volvió a entrar en su campo de visión, Sonny se percató de que el brazo de Lisbeth se movió y de que una piedra del tamaño de un puño surcaba el aire. La esquivó instintivamente, aunque pasó a pocos centímetros de su cabeza.
Por fin consiguió sacar la pistola e intentó quitarle el seguro; sin embargo, cuando levantó la vista por tercera vez, Lisbeth Salander ya estaba junto a él. Vio el mal en sus ojos y, por primera vez, sintió, estupefacto, miedo.
-Buenas noches- dijo Lisbeth Salander.
Apretó la pistola eléctrica contra la entrepierna de Nieminen y le descargó setenta y cinco mil voltios, manteniendo el contacto de los electrodos con su cuerpo al menos veinte segundos. Sonny Nieminen se convirtió en un apático vegetal”.
En el medio del drama el periodismo sensacionalista sueco juega un rol central pues el nivel de desinformación, corrupción de periodistas, ineficiencia, prejuicios, alcanza un nivel estremecedor.
El periodista sueco Stieg Larsson no alcanzó a disfrutar del éxito de su libro pues murió de un infarto masivo a los cincuenta años escasos.
Dentro de poco estrenarán la película en Lima seguramente. Los críticos la elogian y sobre todo a la pequeña actriz Noomi, que hace Lisbeth Salander, la vengadora implacable que pronto, cuando terminen de leer la novela, la querrán tanto como nosotros.
(Les agrego la foto de la actriz sueca que hace de Lisbeth Salander).

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s