Archivo mensual: octubre 2010

Ese viejo desequilibrio informativo…

Con mínima difusión local acaba de terminar en Bariloche, Argentina, el Segundo Congreso Mundial de Agencias de Noticias, con la participación de unas 70 agencias nacionales e internacionales.
No debe sorprendernos el silencio porque hace más de 40 años que se persigue alterar el desequilibrio informativo mundial y todo intento ha sido combatido tenaz (y exitosamente, hasta ahora) por las grandes agencias de noticias y los propietarios de los grandes medios informativos..
La definición de tal desequilibro es simple: en el sur se publican muchas más noticias del norte… que del sur en el norte. Así, solo calificamos para noticia en los países llamados desarrollados cuando nos castiga la naturaleza o somos motivo de curiosidad.
Este reclamo se hizo muy fuerte en tiempos en que los Países No Alineados lograron organizar una agencia de noticias que se nutría de las agencias nacionales pero cuando el movimiento decayó arrastró en su caída a los intentos de vertebrar una alternativa eficaz al viejo predominio de AP, Reuter, AFP, etc. El histórico Pool-NOAL logró que por varios años se estableciera un tráfico de noticias entre países del sur y que plantearan puntos de vistas noticiosos diferentes a los propuestos por las agencias tradicionales.
Luego de que la Unesco abandonara el liderazgo por el nuevo orden informativo y los No-Al se redujeran, las agencias retornaron a su viejo predominio noticioso que está, sin duda alguna, ligado a intereses geopolíticos precisos. Al surgir, por tanto, alternativas políticas en nuestra subregión que incomodaban a los poderes tradicionales, el aparato informativo internacional se ha volcado contra los gobiernos que alteran el viejo orden.
Los casos más relevantes son los de Venezuela, Bolivia, Ecuador y con menos intensidad Argentina, Uruguay, Brasil.
¿Ejemplos? En el Congreso citado se difundió un estudio de 36 noticieros de Tv en los EE.UU. en los que solo el 2 por ciento de informaciones correspondían a América Latina. Y otra investigación estableció que en Europa estamos detrás de Asia e incluso de Africa.
Así, nuestros reclamos, pedidos, desarrollo, protestas, no pasan nunca a la opinión pública sencillamente porque casi no existimos en lo que se llama escenario noticioso mundial. Salvo, claro, que 33 mineros queden atrapados en una mina y se conviertan en poco menos que un gran espectáculo mediático..
La agencia argentina Télam presidirá el Consejo Mundial de Agencias. Y se anunció que se ajusta la creación de la Unión Latinoamericana de Agencias de Noticias (ULAN) aunque será difícil de que el gran público se entere del proceso y, sobre todo, comprenda la necesidad del esfuerzo.

Encomio de Marco Aurelio Denegri

-Encomio de Marco Aurelio

Dicen las malas lenguas que antes de comenzar a grabar su programa de televisión Marco Aurelio Denegri se frota las manos con fruición de verdugo como augurando el terror del entrevistado o del autor de turno al que señala errores y erratas sin ninguna complacencia. Porque ese es uno de los objetivos de “En Función de la Palabra”, su lección semanal de lengua española. Y si el texto no merece sus críticas el escritor puede regocijarse pues ha pasado la prueba más dura a la que jamás será sometido.
“Wikipedia” lo describe como intelectual, crítico de literatura, caricaturista, sexólogo, polígrafo y gramático. Quizá debieron añadirle costumbrista, humorista, cronista, entrevistador, cajoneador, gallero y limeño. Y nos quedamos cortos.
Acaba de publicar el libro “Miscelánea humanística” que quizá sea el peor título que se hubiera podido ocurrir a alguien que quiere venderlo; pero Denegri no hace las cosas así y, por tanto, el rótulo elegido es, como siempre, el exacto para describir un conjunto de textos en los que extiende sus sabidurías en los campos descritos y que son a la vez lección y entretenimiento.
Es un experto en programas personales en televisión pues comenzó en el 97 con “A solas con Marco Aurelio”, haciendo entrevistas en Cable Mágico y luego pasó al Canal 7, la televisora del Estado donde está un poco arrinconado en horarios cambiantes que no alteran ni su humor ni disminuyen su legión de admiradores.
¿A cuántos ha entrevistado Marco Aurelio? Deben ser ya cientos los que han pasado por su mirada inquisitiva y preguntas exactas. Los que hemos transitado por esa experiencia lo recordamos bien: gentil y educadísimo, charla un poco antes de comenzar como para relajarse y luego, a la señal de grabar, dispara interrogantes que sorprenden.
Cuando el interlocutor no es lo que esperaba, Marco Aurelio se incomoda y se vuelve más flaco que nunca pues se estira, retuerce las manos, hunde la cabeza en los hombros, hace gestos, baraja sus apuntes y masculla hmmmss para despedir a su invitado sin más, pasando al comentario de algún tema de su especialidad que, como se vio, son muchos y variados.
Donde se luce Marco Aurelio es en el manejo y conocimiento de la lengua castellana y es probablemente el único capaz de pararlos los machos a doña Martha, como hace en su último libro cuando aclara lo de la “papa caliente”. Y también despliega sapiencia cuando habla de sexo, mezclándolo muchas veces con la chispa criolla que solo saben hacer saltar y brillar limeños antañones y elegantes como él.
Ojalá que en este breve encomio de Denegri no haya una metida de pata. Añadiremos solamente que Wikipedia debió agregar: amigo generoso.

-Hacer noticia en la mina San José

Mil quinientos periodistas. Todos de cacería noticiosa, es decir, de búsqueda de un ángulo distinto a un solo evento, el rescate de los mineros.
Fuimos testigos de cómo, día tras día, los colegas –y en especial los de la TV nacional -agotaban esfuerzos y creatividad para sostener una transmisión que no acababa nunca. Y el denuedo fue mayor todavía en las horas finales en las que la ya famosa cápsula Fénix subió y bajó 40 veces.
La solución para diferenciarse fueron las crónicas que los periodistas llamamos “de Interés Humano” y que según los cánones son aquellas que sean capaz de producir una respuesta afectiva o emocional en los receptores. Los cínicos del oficio dicen que es la noticia que arranca una lágrima.
Buscando emociones los periodistas que habían tomado por asalto el campamento arrasaron con todo, es decir, no quedó pariente, amigo, vecino, médico, colega minero, psicólogo, experto, novia, esposa, sin entrevistar; hurgaron en casas, tiendas, vecindarios…
En eso de “buscar la noticia” les cuento una historia. Hacia 1960 la representación local de las máquinas de escribir Olivetti convocó a un concurso periodístico cuyo jurado presidía el irreprochable colega Alfonso Delboy. Luego de una selección elemental (“no pasan los que tienen faltas de ortografía”) se citó a una treintena de participantes en la Sala Perú del Hotel Crillón, en La Colmena. Allí los aguardaban otras tantas Olivettis.
La sorpresa llegó cuando en vez de invitarlos inmediatamente a escribir los condujeron a un bus que los llevó a la playa Conchán, a unos 30 kms. al sur, allí donde un barco petrolero, el “Cuyahoga”, había encallado días atrás. Los reunieron en la playa y Delboy les dijo: “Allí está su noticia… tienen dos horas, luego volveremos para que la escriban”.
Velozmente uno comenzó a desvestirse y luego se lanzó al agua para intentar subir al barco mientras los marineros observaban curiosos y divertidos las maniobras de aquellos jóvenes que les arrojaban papelitos con preguntas, gritaban, intentaban subir por los cables.
Agotados, retornaron al Crillón y se instalaron frente a las máquinas.
¿Quién ganó? Enrique Paredes Paz, quien redactó una hermosa y animada crónica de color contando todo lo que hicieron los participantes para lograr hacer noticia.
Paredes pasó inmediatamente al periodismo y se distinguió en Expreso de los setentas como un insuperable reportero. Murió tempranamente, hace pocos años.
La moraleja es que no importa cuántos periodistas están detrás de una noticia porque siempre habrá espacio para el ingenio y la creatividad.

-El espectáculo de la política

Ni la frase ni el enunciado son nuevos. Hacen ya años que se viene insistiendo en que las imágenes y los gestos son ya, y largamente, más importantes que las ideas y los proyectos. Se recordará que Vargas Llosa, en uno de sus más conocidos rezongos, escribió que “En la civilización del espectáculo la política ha experimentado una banalización acaso más pronunciada que la literatura, el cine y las artes plásticas, lo que significa que en ella la publicidad y sus eslóganes, lugares comunes, frivolidades y tics, ocupan casi enteramente el quehacer que antes estaba dedicado a razones, programas, ideas y doctrinas”.
Un espectáculo requiere actores y no me estoy refiriendo a los políticos que asumen ese rol como estrategia de campaña sino a personajes del entretenimiento que decidieron incursionar en la política como parte de la diversión… que resultó siendo formal.
Un ejemplo ya antiguo podría ser la legendaria Cicciolina, la actriz porno húngara nacionalizada italiana que fue elegida parlamentaria en Italia en 1987. Era efectivamente popular por sus fotos y films y su candidatura comenzó como una broma que se fue volviendo seria hasta ser elegida como la primera prostituta que llegó al Parlamento. Fue un voto de protesta, de rechazo de italianos que querían burlarse de la política y los políticos, y tanto así que intentos sucesivos de volver a ser elegida fracasaron ruidosamente.
Y en el Perú Susy Díaz trajo a la política el mundo de las populares vedettes que eran estrellas de la naciente prensa chicha. Quizá algunos recuerden que era la portada favorita del amarillismo criollo y que en 1985 fue elegida Miss Tanga Internacional.
La Díaz postuló para congresista en 1995 y se pintó el número 13 en una nalga, que exhibía generosamente en su campaña. Fue elegida y estuvo como congresista.
Por aquella época ya Fujimori y su estratega Montesinos habían llevado la música a los estrados de campaña y la chicha se entremezclaba con la política pues el propio Presidente bailaba y hacia danzar a sus ministros. Fue el tiempo de Rossy War y Ruth Karina, hoy desaparecidas de los tabladillos junto con sus mentores.
En esa línea Brasil nos gana largamente pues acaban de elegir diputado federal por Sao Pauloal cómico Tiririca y por más de un millón de votos. Su campaña fue simple: “No sé lo que hace un diputado pero si me eligen, lo averiguaré y después les cuento”. También fueron elegidos los futbolistas Romario y Bebeto pero la sensual “Mujer Melón” (llamada así por su espectacular busto) no logró llegar, así como tampoco la “Mujer Pera” que no logró ni un voto, es decir, que ni siquiera ella votó…. por ella.
Y aquí en Lima, mientras tanto, Lourdes Flores sigue bailando…

Mario Vargas Llosa y… ¡yo!

(Texto exhumado de mi viejo blog “Cucú Press” y re-publicado en el libro “Lo Mejor de Cucú Press”, 1996. Cucu Press Feature Syndicate, edición privada para amigos y sobrinos en general)
…………
Cada día nos parecemos más Mario Vargas Llosa y yo. Somos arequipeños (yo menos), coetáneos otoñales, pero sobre todo no hemos cesado de proclamar nuestro amor por Karl May. Me explicaré:
En 1958 trabajé unos pocos meses en Radio Panamericana con el futuro famoso escritor, que dirigía el noticiero “El Panamericano”. Los redactores éramos Carlos Paz Cafferata (rip) y yo. El alcanzarejones era Pascual Lucen y el locutor un porteño insoportable, Raul Ferro Colton (también rip).
Eramos vecinos de oficina de Samuel Pérez Barreto (rip), Martínez Morosini, Pepe Ludmir (rip).
Al terminar el programa bajábamos todos a desayunar y a veces hacíamos mesa grande con Luis Loyza, Abelardo Oquendo y, por supuesto, con la Tía Julia, cuyas espléndidas pantorrillas y armoniosas caderas vigilábamos de costadito nomás….
Y hablábamos de todo pero claro, el jovencísimo Mario nos abrumaba con su cultura, aunque la verdad es que Loayza era más brillante. Un día conversamos de lecturas iniciales; todos coincidíamos con Salgari, Verne, Dumas, etc. Pero sólo Vargas y yo conocíamos de cerca a Karl May y las vicisitudes del noble y valiente Winnetou y el no menos invencible Shatterhand. May era un escritor alemán que hizo fama y fortuna con una serie de novelas sobre el Lejano Oeste sin haber pisado jamás los Estados Unidos. Había estado preso en varias oportunidades por ladrón o intento de estafa y dicen que sus personajes nacieron en la soledad de la celda. La verdad es que sus libros lo convirtieron en el más famoso literato popular de Alemania. Sus historias llegaron a los Estados Unidos y contribuyeron a construir o mejor, a inventar, a los cowboys incansables, los indios indomables. Todo aquello que reafirmó para siempre el spaghetti western muchos años después y que tiene una deuda impagable con Karl May.
Esto viene a cuento porque acabo de leer que Playboy entrevistó a Vargas Llosa sobre erotismo y otras minucias y contó que May lo impresionó de entrada porque podía escribir maravillas de cosas que nunca había visto.
Mario quedó mal conmigo porque cuando escribió sus memorias, aquellas de “El Pez en el Agua”, olvidó mi nombre aunque hizo referencias a otro redactor “con el que de tarde en tarde sosteníamos conversaciones literarias”. No importa. Lo he perdonado y lo mencionaré en “El cocodrilo en el pantano”, mis memorias.

(s.f. circa 2003).

“Reportero a los 15 años”

Mi libro 15
Pobre Lector/ de los Jueves

-Mi libro número 15

El título original era “Conversación en La Crónica” pero gracias a Lucho Peirano lo cambié a “Mario Vargas Llosa, reportero a los quince años” que efectivamente describía de mejor manera, directo al blanco, de qué trataba el libro que acaba de salir de las prensas de la Universidad Católica.
(Género indefinido casi periodístico, 150 páginas, 25 soles para los mortales)
Es mi texto número 15 (¡quince!) y ha provocado que, por ejemplo, un buen alumno me pregunte sin mala intención cómo y porqué soy una especie de “máquina de publicar libros”.
Y esto debido a que hace unos meses –en mayo- presenté otro titulado “Ultima Hora, fundación de un diario popular” y en mi weblog “Tío Juan” estoy anunciando otro, más exótico, titulado : “Lo mejor de Cucú Press”. Pura casualidad. Aunque no les cuento lo que tengo pendiente, en especial la historia del corsario Hawkins que terminé hace ya un par de años al “alimón” con mi vecino navegante Klaus Wieghardt, un libro que esperamos publicar en el verano… Y también una historia de los Pregoneros, y de las Campanas en tiempos coloniales y una nueva versión de mis “Géneros Periodísticos”.. Y mi tesis pendiente sobre Manuel Atanasio Fuentes, casi lista… En suma, estoy ocupadísimo… escribiendo.
La idea de este despacho era sin embargo contarles del libro sobre Vargas Llosa y explicarles que es una mezcla de Crónica (Primer Capítulo), Reseña (Segundo Capítulo) y Entrevistas y Perfiles (Tercer Capítulo). Un poco de todo. El primero, la Crónica , hace el relato simple de los tres meses de afanes reporteriles del jovencísimo Mario en “La Crónica” y la reproducción de sus cinco artículos firmados que se publicaron en la sección “De Nuestros Redactores”.
El segundo, lo que llamo Reseña, es la reacción en el ambiente periodístico limeño ante la llegada de la novela “Conversación en la Catedral”, texto inspirado evidentemente en los meses que aprendió el oficio en “La Crónica”. La experiencia la trasladó de manera tan vívida que hasta incluyó los nombres de sus amigos reporteros, Norwin, Carlitos, Milton… Todos reaccionaron de una u otra manera. Norwin se quejó desde Managua, Carlos Ney Barrionuevo redactó “Yo soy Carlitos” y asumió de buen grado el parecido y Milton también se disgustó un poco aunque después se le pasó. Y el tercero quiere ser un retrato en vivo de tales personajes.
Entrevisté entonces a Carlitos en una bar de la Plaza San Martín, a Juan Marcoz en su casa, y redacté perfiles de homenaje a Norwin, el nicaragüense que se suicidó jugando a la ruleta rusa y a Milton von Hesse, que murió prematuramente hace ya diez años. Así es el libro, que termina con un Epílogo nostálgico que remata con “…pocos quedamos para contarlo, Mario Vargas Llosa entre ellos” En suma, les recomiendo la lectura. Y luego me cuentan.

Tío Juan
escrito por El Tío Juan @ 18:27 Jueves, nov. 4, 2005

Un día después…