-El Colegio de Periodistas del Perú

El tema del Colegio de Periodistas del Perú (CPP) es ineludible para quienes, como yo, hemos participado de una u otra manera en el afán de construir una institución gremial unitaria (tengo el carnet 041).
“¿Para qué sirve un Colegio como ése”? me preguntó un alumno al que le ha llegado por casualidad un correo en que unos periodistas insultan a otros. La respuesta fue sencilla: Entre otras cosas, para reunirnos y así, unidos, enfrentar retos de diverso tipo, gremiales, profesionales, de protección y de prestigio y un largo etcétera.
El CPP fue fundado para eso pues en los años 50 quedó sancionada la división entre la Federación (FPP) y la Asociación (ANP) y que se ahondó con el tiempo. En los años siguientes fue claro para todos que solo un Colegio fuerte lograría que el gremio de periodistas obtuviera respeto empresarial y reconocimiento social.
Las primeras elecciones, aquellas de 1982, estuvieron teñidas de política. Ganó el Apra, con Mario Castro y Pablo Truel, y quedaron más atrás Carlos Paz (La Prensa) y Juan Gargurevich (sí, yo mismo) que postulé por las izquierdas.
El proceso de deterioro es largo de contar y tocó fondo cuando el gobierno de Fujimori suspendió el beneficio del uno por ciento de la publicidad en medios masivos, dejándonos sin más recursos que las cotizaciones de los colegiados. En la práctica quedamos en la pobreza y nos sumergimos en el abandono y la desorganización.
Ahora enfrentamos el desafío de intentar la salvación del Colegio y se ha convocado a elecciones. Pero ¿qué comicios vamos a hacer si hasta carecemos de padrones confiables?
Los organizadores han fijado la suma de 30 soles como requisito para votar y de más de 3 mil colegiados han pagado solo, hasta ahora, unos 150, que son los que decidirían la próxima directiva.
Francamente, creo –y advierto que este es un planteamiento personal que en nada involucra a otras personas o instituciones- que no se deberían realizar esas elecciones y que más bien deberíamos constituir una especie de grupo reorganizador que se llame Comisión, Junta o Comisión de Unión, no sé, pero que logre consenso para revitalizar en corto plazo a la institución.
¿Quiénes conformarían dicho Grupo? Podrían ser los exDecanos Nacionales, o los socios más antiguos, que deberían pedir el apoyo de instituciones como las universidades, por ejemplo, para funcionar administrativamente de manera mínima.
Si participamos en las elecciones del próximo domingo 14 nos corremos el riesgo de sostener el estado de cosas; y que me disculpen los colegas que compiten pero esas listas de promesas que están circulando solo arrancan sonrisas y no esperanza.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s