-“El Sótano” también se va…

Humberto Damonte nos anuncia que no hay marcha atrás: su conocida –y entrañable para muchos- librería “El Sótano” cerrará sus puertas a fin de año porque la Plaza San Martín, abrumada por las marchas sindicales, el tráfico, la inseguridad, es el peor lugar de Lima para vender libros. “Pero la editorial Horizonte seguirá viviendo” nos aclara el sindicalista, periodista, editor, librero y amigo leal a toda prueba.
Aquel sótano del Portal de Zela fue por más de veinte años centro de reunión de prácticamente todos los escritores limeños, ya sea políticos, académicos, artísticos. A todos nos recibía con paciencia infinita pese que le robábamos tiempo precioso. A café por autor debe haber consumido piscinas de expressos.
Damonte se inició en la edición y venta de libros en los años sesenta, luego de ser presidente de la otrora poderosa Federación Bancaria. Primero en sociedad con Paco Moncloa y luego por su cuenta fundando la Editorial Horizonte que llegó a publicar más de trescientos títulos.
En el medio aceptó gerenciar el Expreso expropiado de los años 70 y luego dirigió la fundación de la legendaria revista Marka, en mayo de 1975. En julio el gobierno militar la clausuró y nos envió a todos los redactores al exilio. Damonte, Carlos Malpica y otros fuimos a Buenos Aires donde estuvimos hasta la caída de Velasco.
Persistió en la actividad periodística de oposición frontal al gobierno militar, editó la revista “Zurda” y fue nuevamente deportado a la Argentina, logrando viajar a México.
Para entonces había dejado su local de la Galería Gallos-Mogollón trasladando sus libros al jirón Camaná y después al local que ahora deja y que consta de una pequeña entrada pero con un gran sótano ideal para depósito y oficina. Allí despachaba, recibía libros para distribuir y, insisto, soportaba a sus autores y amigos.
También editó, entre muchas otras cosas, la revista “Hechos Mundiales” que yo redactaba y que fue seguramente un mal negocio pero que él consideraba interesante por difundir puntos de vista distintos a los habituales de los periódicos.
Humberto Damonte fue también militante activo del importante Movimiento Social Progresista que en los sesentas reunió a los más importantes intelectuales progresistas. Estuvo con los Salazar Bondy, Efraín Ruiz Caro, Ruiz Eldredge, Moncloa, Santiago Agurto, planteando una alternativa de izquierda democrática novedosa para su tiempo y que ahora vemos que se ha hecho viable.
Damonte no abandonará sus esfuerzos editoriales porque ahora emprende la publicación de la obra completa de José María Arguedas y en siete tomos. Pero la Plaza San Martín ya no será la misma.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s