Extrañaremos a la BBC en castellano

La BBC suspenderá este fin de semana sus emisiones en castellano, poniendo fin a 70 años de historia en que dominó la onda corta, especialmente la legendaria banda de los 31 metros.
El célebre Servicio Latinoamericano de la BBC hizo sonar el no menos famoso Big Ben para anunciar que se abría una nueva fuente de noticias porque un ávido público quería saber lo que pasaba allá en Europa. Eran las vísperas de la Segunda Guerra Mundial y ya se había iniciado una intensa guerra de propaganda en la que Gran Bretaña estaba retrasada respecto de las otras potencias. Fue el 14 de marzo de 1938 que Sir John Reed anunció “Nuestros boletines serán verídicos y exactos”.
Todos los receptores de entonces y por lo menos hasta hace diez años, daban acceso a la Onda Corta y las bandas favoritas iban de 19 a 21 metros pero la de 31 metros era, repetimos, la que todos buscábamos para sintonizar la BBC, la Voz de América, Radio Moscú, Radio Nederland, Radio Francia Internacional, Radio Habana Cuba, Radio Suecia… y cientos más que también, poco a poco, salvo excepciones, han ido apagando sus voces sencillamente porque nadie las escuchaba.
Tengo recuerdos personales sobre la BBC. Cuando niño y aún en Mollendo en plena Guerra Mundial, mi padre sintonizaba su poderoso Telefunken y entraban (“como un cañón” decía) las primeras notas de la sinfonía de Beethoven que anunciaban el noticiero. “Escuchen ese tá tá tá taaaaaaaá” nos decía… “es la V de la victoria en alfabeto morse…”.
Años más tarde nuestro vecindario de Monserrate fue conmovido por una noticia sensacional. El vecino de los altos de mi casa, el flaco Juan Peirano había sido contratado como locutor de la lejana BBC de Londres luego de una exigente prueba y todos fuimos al aeropuerto a despedirlo. Se quedó en Inglaterra para siempre y resultó ser emblemático para la emisora, por la voz y el talante. Por años escuchamos su programa “Ritmos” y muchos más.
Luego trabajaron allá otros peruanos como Rafael Drinot, Clara Izurieta, Javier Lizarzaburu, entre otros, que fueron espectadores de los problemas que comenzaron a aquejar al otrora gigante de las comunicaciones que pese a su enorme prestigio no pudo vencer sucesivas crisis económicas.
Internet le debe haber dado el puntillazo final y por eso cierran el Servicio Latinoamericano. Pero no olvidaremos sus despachos de la Guerra, de Las Malvinas, de Irak, sus clases de inglés, las entrevistas y, sobre todo, sus lecciones de cómo hacer buena radio entretenida y con enorme esfuerzo de imparcialidad.

(En la foto, Juan Peirano entrevista a Madeleine Hartog Bell, “Miss Mundo”)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s