Periodismo, Fujimori, La Cantuta…


Fujimori y su banda de sicarios conocidos como el Grupo Colina cometieron crímenes espeluznantes. Amparados en la impunidad que le aseguraban el poder judicial controlado por Montesinos y con la anuencia de los altos mandos militares, ese grupo de canallas perpetraron asesinatos que espantan por lo crueles, irresponsables y finalmente, en absoluto inútiles para la batalla contra el terrorismo que decían desempeñar.
Creían, Fujimori, Montesinos y la cúpula militar que dirigía el cleptómano general Hermosa Ríos que tenían todo controlado, que sus maldades jamás saldrían a la luz pero no era así porque no habían podido comprar las conciencias de un puñado de periodistas y de congresistas que estaban dispuestos a jugarse la vida en defensa de la decencia.
Esto es lo que rescata el documental “La Cantuta. En la boca del diablo”• que acaba de ser estrenado y que lleva como justo subtítulo “Una mirada esencial de la historia”.
Trata, como el lector sabe, de la tristísima historia del profesor y el puñado de estudiantes que en julio de 1993 fueron secuestrados de la Universidad Guzmán y Valle, conocida popularmente como La Cantuta, y asesinados y enterrados.
Se han publicado ya libros sobre el tema pero hacía falta un documental, un film que mostrara a las nuevas generaciones la batalla por la verdad que libraron periodistas, congresistas, estudiantes testigos, fiscales, jueces y que culminó años más tarde con la condena de los asesinos y de su mentor principal, el expresidente Fujimori.
El documental es fruto del encuentro profesional de la muy joven y dinámica periodista Amanda Gonzales y del veterano periodista de investigación Edmundo Cruz, protagonista de los dramáticos días de la denuncia y el hallazgo de los cadáveres en aquel tenebroso lugar de Cieneguilla conocido como La boca del diablo.
El film desmenuza la historia, recorre los escenarios del drama y Edmundo Cruz entrevista a políticos que fueron decisivos para encontrar la verdad como Henry Pease, Roger Cáceres, el valiente fiscal Luis Cubas, el colega Ricardo Uceda, el reciclador de basura que vio dónde los enterraban, los estudiantes que fueron testigos del secuestro.
Y muestra también a los miembros del Grupo Colina declarando su crimen en el juicio a Fujimori en presencia de los atribulados familiares de los jóvenes asesinados.
Es difícil describir en pocas palabras el magnífico trabajo de Gonzales y Cruz a quienes siempre habrá que agradecer el enorme servicio que han hecho a la verdad y la decencia en el Perú con el documental que si bien satisface por el triunfo de la justicia también oprime el corazón ante el espectáculo de la injusticia.

(En la foto, Amanda Gonzales, egresada de Periodismo de la PUCP , Edmundo Cruz, de La República y Jonathan Castro, también de la PUCP)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s