Archivo mensual: febrero 2012

Carga la mamá del Loco desde Punta Cana, la Flaca dice “I´m not a bitch”, la esposa le dice “Ilusa”, Markarián no lo llama, en Italia se preocupan…

Una honda y legítima preocupación agobia a la ciudadanía pues no se sabe todavía si el futbolista Juan Manuel Vargas ha dejado a su esposa (y sus tres hijos) por el amor de Tilsa Lozano, reconocida modelo nacional (ex Miss Colita) que se ha mostrado un poco subida de peso en su último desfile.
Como es ya proverbial los periodistas están mejor informados del caso que los propios protagonistas, al punto que la semana pasada doña Tila se quejó de la prensa diciendo “¿Por qué me acosan?” pretendiendo ignorar y/o ocultar que el Día de San Valentín twiteó :”Feliz día en donde estés… Te extrañamos… Besitos….”.
El periodismo nacional no ha dudado un instante: el mensaje era para el Loco Vargas que niega el romance en castellano e italiano pero ¿quién le cree a un futbolista?
Mientras tanto, desde Punta Cana, la señora Carmen Risco (ver foto) acude vía facebook en ayuda de su bella nuera y clama al Altísimo por ayuda mientras toma Sol.
La opinión pública ha cerrado filas a favor de la esposa engañada y Tilsa Lozano es probablemente una de las mujeres más detestadas del país.
Algunos colegas dicen, se preguntan, si esto es periodismo. Yo no sé, les digo, pero es la vida, qué le vamos a hacer…
(En las fotos, Tilsa Lozano afirmando que no es una “bitch”, la mamá del Loco vereaneando en Punta Cana

Anuncios

Melancólico y emocionado homenaje a la Radio, en su Día

¡Feliz Día de la Radio!!!!
La radio sigue siendo, insistimos, el más importante y poderoso medio masivo de comunicación. Todos tenemos un receptor, chico, grande, dos, tres. Noticias, música, debates, están tan cerca como un simple clic en cualquier versión de recepción, incluyendo la fantástica de Internet que ha eliminado las antenas para siempre.
La radio es hija del siglo XX, etapa portentosa por lo pródiga en inventos que cambiaron el entretenimiento de manera espectacular.
Hagan memoria… ¿cuál es su primer recuerdo de la radio? Hay una brecha generacional enorme, es verdad, y es probable que la mayoría de los que nacieron cuando ya un televisor presidía la sala solo recuerde a la radio como caja de música.
Yo tengo el privilegio de evocarla en sus años de gloria y mi primer recuerdo es aquel crepitar suave y uno que otro pitido agudo que mediaban entre señal y señal cuando mi padre hacía rodar el dial de la onda corta de donde surgían las noticias de Europa, de la Segunda Guerra. Eran los dramáticos años 40.
No sé qué emisora buscaba. Quizá la BBC, o La Voz de América o Radio Moscú… aunque también estaba las otras, las fascistas, todas embarcadas en una guerra feroz de propaganda en la que el periodismo no tenía nada que ver…
.
Mañana lunes 13 es el Día Mundial de la Radio y aproveché para desempolvar mi docena de receptores antiguos que no sé para qué los guardo. En su homenaje pongo una foto con uno de ellos, de tubos… y que todavía funciona.
¡Feliz Día de la Radio!!!


Incluyo el Mensaje Oficial. Léanlo. Es muy bueno.

Día Mundial de la Radio
13 de febrero de 2012

Mensaje conjunto de la Sra. Irina Bokova, Directora General de la UNESCO y del
Secretario General de la Unión Internacional de Telecomunicaciones

La poetisa estadounidense Josephine Preston Peabody escribió hace un siglo que la radio tenía la capacidad de “hacer volar un pensamiento a través de una gran extensión del cielo” como “una maravilla del universo.”
Sigue leyendo

“Desde el fondo de las aguas las sirenas le cantan, llamándolo….”

Historia del Capitán que se negó a abandonar su nave (Final)

Los marinos Kurt Carlsen y Kenneth Dancy eran ya, al iniciarse la segunda semana de enero, verdaderas celebridades. Los periodistas acosaban a sus familias y los medios enviaban aviones para fotografiar y filmar la agonía del “Flying”, tratando de captar a la pareja cuando recibía vituallas de los barcos que lo acompañaban.
Al amanecer el día 8 están a solo 95 kms. de la costa inglesa y todos confían en que logrará llegar. Pero a mediodía el viento se hace cada vez más intenso, las olas comienza a crecer hasta llegar a los tres metros y la maniobra de remolque se hace cada vez más difícil. Incluso los destroyers que lo flanquean comienzan a apartarse porque todo indica que se acerca el final.
El día 9 la situación es insostenible. El naufragio es cuestión de horas. Y amanece el día 10.
El gran periodista Gastón Aguirre Morales escribió así sobre el tema: “…Pero viene la tragedia. El cable se rompe y el “Flying Enterprise” queda nuevamente sujeto a su destino implacable. Desde el fondo de las aguas las sirenas le cantan, llamándolo… y el barco se hunde dejando sobre la superficie un gran espumarajo tras el estertor final…”.
Minutos antes, Carlsen y Dancy habían saltado el mar y nadaban hacia un bote salvavidas que los urgía a salvarse. Y cuentan que Dancy sollozó al ver que el barco desaparecía pero que Carlsen no quiso voltear a mirar el desenlace. Solo apretó los dientes y se tapó los oídos para no escuchar las sirenas con que la flotilla de navíos despidió al veterano carguero.
Carlsen fue conducido a Falmouth donde lo esperaban para rendirle homenajes de héroe mientras Dancy regresó al remolcador “Turmoil” que se aprestaban a partir para otro rescate.
Unos días más tarde la ciudad de Nueva York le ofreció su mejor tributo; un desfile triunfal por la Quinta Avenida en carro descubierto para luego entregarle un diploma de reconocimiento por su valor.
Y pocas semanas después la naviera danesa le entregó otro carguero al que bautizaron como “Flying Enterprise II” y desde entonces se empeñó en esconderse de la prensa e incluso rechazó un jugo contrato de Hollywood. Solo después de muchos años consintió en contarle la historia a un periodista y ambos publicaron un libro. Murió en 1989.
Los neoyorkinos no lo olvidaron y nombraron a un pequeño parque de New Jersey con su apellido. Y hace pocos días, el 10 de enero pasado, sus ancianos hijos develaron un pequeño monolito que mira al mar y cuenta su hazaña para que los marinos no olviden que deben ser los últimos en dejar su barco.

………….

En la foto de arriba, los dos héroes. Carlsen es el de la boina. También la ceremonia del monolito que lo recuerda en New Jersey. Al final un video que muestra la batalla del “Flying” contra las olas y luego la Gran Parada que le brindó Nueva York.

Aquí el video: