Archivo mensual: septiembre 2012

“El Comercio”: ni un Jeque a la vista

El diario “El Comercio” de hoy domingo abre su edición con grandes letras que proclaman: “Alerta en Lima: tres de cada cinco menores ya consumen alcohol”, luego anuncian que ha descubierto a los descendientes de Huayna Cápac, que los escolares están expuestos al terrorismo, etc. y en un breve enganche con la actualidad recogen la frase “Fiscal de la Nación no ve obstáculo para el indulto”.
Alguien se quedó dormido anoche en esa redacción y no leyó los despachos de la prensa extranjera, apagó la televisión, ni siquiera escuchó a RPP.
De otro modo no se explica la casi ausencia de información sobre la reunión internacional que ha paralizado a Lima y cerrado medio San Isidro por dos días no laborables y todo. Por allá, lejos, en la página 11 dedican una escuálida columna a la ASPA. Ni un solo jeque a la vista.
De los mismos dueños “Trome” araña la realidad con “Tiembla el asesino” y “Perú21” vocifera “Hampa sin límites”.
¿Explicaciones, suposiciones? La llamada “Dama de los Domingos” ha exagerado, se le ha pasado la mano .

Los periodistas… qué tal historia (II)

-El nuevo periodismo que nació en el siglo 19

Sin los “news boys” o “canillitas” la circulación masiva no habría existido.


Los periodistas de los grandes países del norte nacieron en el siglo 19. Antes, es verdad, existía ya el viejo oficio de recoger, editar, difundir pero la periodicidad formal y la construcción de la audiencia, de lo que hoy llamamos “mercado de lectores”, llegó con las grandes transformaciones que acarreó la Revolución Industrial.
La prensa masiva solo fue posible al crecimiento de las ciudades, barrios proletarios alrededor de las fábricas, avidez por el entretenimiento que incluía la lectura y, sobre todo, necesidad de información. Ya había más lectores porque se alfabetizaba masivamente y entonces, en ese escenario la prensa para las masas nació prácticamente sola.
Primero fue la célebre “penny press” de precio mínimo y crecimiento en cascada y gracias a los aportes de nuevos periódicos de bajo precio y tamaño reducido (“tabloides”) la prensa se hizo popular.
¿Cómo habían sido antes, durante los siglos que mediaron entre el venerable Gutenberg y el “New York Sun” de un penique? La prensa era de partido, de discusión, dogmática, de pequeños tirajes, exclusiva para sectores dominantes. Los textos eran redactados por políticos, empresarios, clérigos… es probable que “periodista” fue un oficio vil –como lo fue por mucho el de pregonero. El formato era por lo general de tamaño libro.
Primero la rotoprensa, luego la rotativa, las bobinas de papel… total, a mediados del siglo 19 la prensa diaria era empresa poderosa y floreciente.
¿Y los periodistas? También se hacen visibles porque el gran público lector comienza a conocerlos y no necesariamente por sus virtudes literarias (como los legendarios ingleses Defoe, Swift) sino por sus afanes reporteriles, sus entrevistas, sus búsquedas de primicias para ganarle a la competencia el número de muertos, el nombre del criminal el resultado de la batalla.
Pero la historia moderna no ha llegado a la gran prensa y la mayoría de sus historiadores se han quedado en la teoría de los grandes hacedores y en este caso rescatan solamente a James Gordon Bennet, Joseph Pulitzer, William Randolph Hearst, Emile de Girardin, etc como si estos famosos editores hubieran construido el nuevo periodismo del siglo 19.
Pocos nombres se rescatan de aquella “infantería” que salía por las mañanas a buscar noticias que impactaran a los cientos de miles de lectores que aguardaban ansiosos más información. Eran ya periodistas profesionales, dedicados a tiempo completo a la búsqueda y redacción, Ellos fueron quienes crearon los géneros periodísticos. Nellie Bly demostró que las mujeres podían lidiar en la redacciones de igual a igual. Outcault impuso su Yellow Kid a puro talento.
En Francia brillaban Guy de Maupassant (no dejen de leer “Bel Ami”), Balzac, los famosos Verne, Dumas, Sue escribían novelas por entregas para la prensa masiva…
¿Y en el Perú? En Lima, un discreto diario de solo dos hojas, anverso y reverso, era fundado en 1839 por el chileno Amunátegui y el argentino Villota. Se llamaba “El Comercio” y era un pálido anuncio o de que el viejo periodismo cambiaría.

Mañana: Los periodistas peruanos.

Los periodistas, qué tal historia… (I)

¿El oficio más antiguo del mundo?

El oficio de recoger y difundir información -que no es otro el quehacer de los periodistas- existe desde hace miles de años pues los historiadores los registran desde muy antiguo.
A lo largo de los innumerables laberintos de la memoria escrita hallamos a estos hombres que buscaban datos, los llevaban lejos, los pasaban a otros por dinero o simple afición.
La historia de los periodistas tiene que ver por supuesto con la historia misma de la circulación de información, es decir, el proceso que se inició en algún momento remoto en que alguien decidió que poseer un dato antes que otros era importante y hasta decisivo.
Para conseguir aquella información se hizo necesario afinar un sistema de correo que fuera eficiente, seguro, rápido. Es así como los historiadores nos relatan que chinos, mongoles, persas, griegos, instalaron sistemas de postas para transportar mensajes que primero fueron orales, después escritos en papiros, pergaminos, sedas, tablas de cera y finalmente papel,
El imperio romano aprendió de todas aquellas experiencias y aseguró un sistema de circulación de información que resultó ser el que sentó las bases del correo moderno. Los historiadores relatan en detalle las “mutatione” o “mansiones”, lugares de recambio de caballos y descanso de mensajeros. Y también de los “álbumes”, paredes donde se podía escribir mensajes. Pero sobre todo de la célebre “Acta diurna populi urbana”, verdadero periódico que se fijaba cada día en lugares públicos y que fue instituida en el año 59 a.C. durante la administración de Julio César (se eliminó luego del reinado del emperador Probo, hacia el año 280 d.C.) (Enciclopedia Italiana, 184).

La famosa serie “Roma” mostró un Pregonero como eje de la historia.


Aparecen ya las primeras menciones de la historia a los profesionales de la información: “El ‘praeco’ (pregonero) y el ‘strilloni’ (voceador comercial) recorrían las calles de la ciudad. El ‘subrostrani’ era un profesional del rumor y de la información subterránea que vivía de vender noticias a los interesados. Sobre los ‘subrostrani’ escribe Horacio que… ‘sin moverse del foro saben mejor que los generales las rutas por donde deben conducir sus ejércitos’. Estos profesionales de la noticia incontrolada eran muy necesarios. El poder se mostraba implacable con cualquier violador de los cauces comunicativos por él establecidos” (Vásquez Montalbán).
El derrumbe del Imperio Romano, la oscuridad bárbara, la fragmentación que caracteriza a la Edad Media, no sólo no acaba con las ansias de más y mejores noticias sino que por el contrario alienta la formación de un verdadera submundo informativo que contribuye sustantivamente al avance de la historia.

Trovadores y Juglares cantaban… y contaban.


Con la formación de una burguesía cada vez más interesada en ampliar su campo de acción, el informante se vuelve ya indispensable. Debe destacarse en el campo popular la tarea de los célebres trovadores caballerescos, juglares vagabundos, ‘vagantes'(juglares cultos), que tanto en plazas como cortes informan cn sus cantos e historias sobre lo que pasa en el mundo. “Al juglar se le ha llamado ‘el periodista de la época’ pero la verdad es que cultiva propiamente todos los géneros: la canción de danza como la de burlas, el cuento como el mimo, la leyenda de santos como la epopeya…” (Hauser).
Sigue leyendo

-Lo que se viene en periodismo de investigación criollo

Un grupo de periodistas de primer nivel viene realizando sendas investigaciones que darán como frutos libros que seguramente circularán a más tardar en el verano próximo.
Les adelanto algunos títulos (imagino que algunos deben ser provisionales) y temas:

-“El Código Cipriani”.- La historia del Cardenal peruano desde su infancia hasta su llegada a la cúpula del Opus Dei. La investigación pone énfasis especial en el capítulo “Derechos humanos, esa cojudez”, que relata el paso del sacerdote por Ayacucho. Se anunciará como “apasionante”;

-“¡Soy de la Cruz Roja!”. Es el testimonio que faltaba en la historia de la toma de la mansión japonesa. Michael Mining, representante de la Cruz Roja cuenta su versión, que difiere de las oficiales;

No todos han olvidado a Michel Mining


-“César, el Grande”. Una biografía no autorizada del periodista César Hildebrandt con la historia de todos sus programas de TV alternados con detalles muy poco conocidos de su vida personal, amores, éxitos y fracasos;

-“El Clan Humala”. Una historia que merecer ser contada: el viejo comunista que decidió criar a sus hijos para que sean Presidentes, en especial Antauro. Fotografías y testimonios;

-“La Casa Gana”. Una indagación exhaustiva de los casinos, las casas de juego en el Perú, sus dueños, sus licencias, la cercanía a mafias de lavado de dinero. Esta investigación estremecerá a más de un político;

Don Isaac crió a todos para Presidentes. Ya va uno.


-La Familia”. Por fin, una historia de la familia Miró Quesada desde sus orígenes panameños, las denuncias de los Carranza, las batallas internas por el control de la empresa, con testimonios de los que quedaron fuera de los beneficios del diario “El Comercio” y compraron “Expreso”;

-“Alan García, el insaciable”. Biografía no autorizada. Un seguimiento del expresidentes. desde sus días europeos, sus matrimonios y sus amores, luchas en el partido aprista, su fortuna, etc. Una historia jugosa de principio a fin.
…………..

Y hay más. Pronto sabremos más detalles.

Hoy celebramos el “Día del FujiVideo”

-Recordando un video decisivo para nuestra historia

El 14 de setiembre del año 2000 dos políticos de segunda fila, dirigentes del grupo “Frente Independiente Moralizador” (FIM) convocaron a los periodistas a una cita importante en el Hotel Bolívar, en la Plaza San Martín.
Fue la hora cumbre de Fernando Olivera y el lanzamiento formal a la política del periodista Luis Olivera.
Y los colegas contemplaron, no sabemos si sorprendidos o asombrados, la escena aquélla en que Vladimiro Montesinos negocia con el congresista Alex Kouri el pago de 25 mil dólares por su adhesión a la bancada fujimorista en el Congreso.
Los dueños de los canales 4 y 5, los Crousilla y los Schutz, también sobornados por el gobierno (aunque con sumas muy mayores) no se animaron a difundirle. Pero la familia Miró Quesada aceptó difundirlo en el Canal “N”.
Fue un verdadero destape de enorme impacto, que no debe olvidarse. Fue también el punto de partida del derrumbe del régimen de Fujimori pues solo dos días después, el 16, el Presidente anunció a la Nación que dejaría el gobierno el 28 de julio del 2001 y que se citaría cuanto antes a elecciones.
El 14 de noviembre Fujimori viaja a Brunei para la reunión de APEC y ya no regresa y desde Tokio envía un fax al Congreso, renunciando a la presidencia del Perú.
Pero ya no había primer vicepresidente que lo reemplazara porque Francisco Tudela había renunciado a los pocos días del video. El Congreso no aceptó la renuncia y estituyó a Fujimori “por incapacidad moral” , censuró a la Directiva (Martha Hildebrandt, a quien todos perdonan por sus sabidurías literarias), eligió como su Presidente a Valentín Paniagua y luego lo nombró Presidente Provisorio.
Todo esto y mucho más en solo dos meses desde la presentación del video que alguien compró a un colaborador cercano de Montesinos. Dicen que fueron 15 mil dólares.
La verdad es que saliò barato.. teniendo en cuenta el resultado.
Veamos el video:

“Profesor de ética se necesita: llamar a El Tromercio”

-Fujimorismo de fin de semana en La Rifa

Esto que dice aquí ¿es verdad??


¿Es lo mismo decir “hubo muertos” que “pudo haber muertos”? ¿Es igual afirmar que “hubo aviones” cuando solo “pudo haber aviones”?
¿Y se puede decir “Jugadores metieron gol” cuando solo fueron dos?
En la lógica del Decano parece que sí porque en su titular principal dice hoy que “Ex comisionados de la CVR admiten que hubo errores en informe final”.
Por la contundencia del titular que usa letras grandes y gruesas parecería que los exComisionados en pleno han admitido errores en el informe. No es así. Solo entrevistaron a dos de la Comisión que integraron una docena de personalidades.
Lo peor es que tergiversan las declaraciones.
El general Arias Graziani expresa desacuerdo: “No estamos de acuerdo con la cifra de muertos”. Y Enrique Bernales reconoce que el informe “puede tener imperfecciones de carácter metodológico”.
Una vez, el profujimorismo que reina en la redacción de “El Tromercio” en los fines de semana, ha metido la pata… y las cuatro…