Los periodistas de la Guerra con Chile (Final)

Enemigo asaltando casas de Lima
Los diarios peruanos, en particular los de Lima publicaban extensos despachos de los corresponsales de guerra, a veces de página entera. Es de suponer que el público seguía con avidez las crónicas de Benito Neto, Horta, Julio Octavio Reyes y otros que firmaban sus textos con iniciales o seudónimos.
Horta era huachano y había sido enrolado como periodista por Andrés Avelino Aramburú para “La Opinión Nacional”, diario en que puede leerse la veintena de crónicas que alcanzó a publicar antes de que las tropas invasoras entraran a Lima. Era amigo de Grau y estuvo en el “Huáscar” .
Los chilenos lo detuvieron en Lima pero logró escapar y se unió a la resistencia en la sierra
Nuestro tesista Dampier Paredes, citado antes, recoge los nombres de Modesto Molina quien escribía para “El Comercio” de Iquique, del francés Horacio Vernet y Ernesto Casanova, autores de crónicas de las acciones de guerra del primer año.
¿Y los periódicos chilenos? También enviaron corresponsales, unos en sus barcos, otros con las tropas que avanzaban hacia Lima –aunque no eran gratos a los oficiales, según se relata.
Los historiadores de Chile rescatan los nombres de Eloy Caviedes, quizá el principal debido a que cronicaba para los “Mercurios” de Santiago y Valparaíso, y del ilustrador y retratista Luis Fernando Reyes, autor de una extensa iconografía de los más destacados militares de la contienda.Eloy Caviedes
Caviedes hizo un dramático relato de la toma de Chorrillos, del que leemos un fragmento del texto publicado publicado en Valparaíso el 22 de marzo de 1881:
(…)
“La noche iba cerrando, y las calles de Chorrillos, alumbradas por el fulgor de cien incendios, semejaban un fantástico cuadro de escenas del infierno… De pronto resonaron algunos tiros: eran de soldados chilenos que se disputaban entre sí… El siniestro resplandor de los incendios alumbraba solo repugnantes escenas de orjía y exterminio… Al día siguiente continuaron los desórdenes… Pero el General en Jefe no tomaba ninguna determinación seria, con el fin de que cesaran aquellos repugnantes desórdenes. Parecía que pensaba dejar marchar las cosas, y permitir que en la noche del 14 se repitieran las escenas de la del 13. El Ministro de la Guerra indicó entonces que sería conveniente reorganizar el ejército a fin de marchar inmediatamente sobre Lima, y que era necesario recoger por cualquier medio aquella gente desbandada”.
(…)

Todavía esperamos entonces que algún periodista-historiador profundice en el interesante tema y nos ofrezca un visión equilibrada de aquellos tiempos aciagos para el Perú y de triunfo para Chile.

(En la foto de arriba un grupo de soldados chilenos simula un combate para el fotógrafo. Mas abajo, Eloy Caviedes, el más destacado corresponsal del sur).
————-

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s