Uchuraccay, la pesadilla de Vargas Llosa (II)

La Comisión escucha a líderes de la Comunidad. Ninguno entendía el quechua.

La Comisión escucha a líderes de la Comunidad. Ninguno entendía el quechua.

-El Informe y sus discutidas “Convicciones”

Desde que los comisionados llegaron a Ayacucho fue evidente que la tarea sería muy difícil pues la hostilidad era general, pese a que el Gobierno les había asegurado las máximas facilidades.
Los militares se negaban a exponer documentos, el Poder Judicial local se sentía postergado y hasta maltratado, los colegas ayacuchanos se cuidaban de hablar porque las amenazas eran de verdad.
Sin embargo, en escasas cuatro semanas Vargas Llosa, Castro, Guzmán, y su equipo de asesores entrevistaron a decenas de personas, incluyendo la visita al propio Uchuraccay donde convocaron a los pobladores, los iquichanos acusados del asesinato de los ocho periodistas, con los que sostuvieron una tensa reunión que sirvió de poco.
Ya desde el primer día fue evidente que los militares vigilaban de cerca a los comuneros e impedían que se expresaran en castellano (casi todos lo hablaban) y hasta los corregían cuando afirmaban algo –y es el caso del famoso corresponsal de “Marka” Luis Morales, que los entrevistó en quechua ante un oficial que intervenía y lo acusaba de presionarlos.
Como fuere, reunieron abundante material y regresaron a Lima para redactar el Informe y cumplir con el plazo de un mes que les había dado el gobierno.
Vargas Llosa reunió los textos propios y de los asesores como un rompecabezas y en una ceremonia pública en Palacio de Gobierno entregó formalmente al Presidente el “Informe de la Comisión Investigadora de los Sucesos de Uchuraccay” y que al día siguiente fue publicado completo por “El Comercio” (sábado de marzo de 1983. Pp. A-6, A-7).
Ante la imposibilidad de una investigación mayor Vargas Llosa propuso una curiosa metodología, las famosas “Convicciones” que dividió en “Absolutas” (hechos sin dudas), “Relativas” (muy probables, posibles) y “Dudosas” (sin comprobación, de distintas interpretaciones).Entrega Informe017
Y así a lo largo de muchas páginas, la Comisión hizo afirmaciones tan absolutas como ésta, que levantaría una ola de críticas desde sectores de izquierda y hasta de familiares: “…. (Se) ha llegado a la Convicción Absoluta de que el asesinato de los periodistas fue obra de los comuneros de Uchuraccay, posiblemente con la colaboración de comuneros de otras comunidades iquichanas, sin que, en el momento de la matanza, participaran en ellas fuerzas del orden”.
Probablemente Vargas Llosa creyó que al entregar el Informe acababa su encargo. Si pensaba así se equivocó pues las semanas siguientes debería soportar un alud de críticas al que hizo frente a duras penas.

Mañana: el cargamontón contra el escritor

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s