Historia del diario La Crónica (Uno)

-Manuel Moral, fotógrafo portugués, fue el fundador

“Hemos adoptado para La Crónica el pequeño formato, que ya se está adoptando profusamente en Europa y otros países adelantados de América. Hoy que todo el mundo lee y que lee en cualquier parte, los grandes formatos tradicionales tiene inconvenientes que el pequeño formato salva. Excelsior en París, A.B.C. en Madrid y muchos diarios ingleses y norteamericanos, responden a esta conveniencia de comodidad para la lectura, que ha venido a ser ya una exigencia de la vida moderna, agitada y rápida.”

En la casa del medio, en la calle Mercaderes, al lado de la Casa Welsch, fue fundada La Crónica. Llevaba en e frontis un retrato de Daguerre.

En la casa del medio, en la calle Mercaderes, al lado de la Casa Welsch, fue fundada La Crónica. Llevaba en e frontis un retrato de Daguerre.


Así justificaron los fundadores de La Crónica el tamaño tabloide, toda una novedad en Lima que tenía como periódicos principales al ya tradicional El Comercio civilista-pardista (1839) y a La Prensa (1903) demócrata-pierolista.
El dueño era el portugués Manuel Moral, fotógrafo talentoso y sin duda carismático que había llegado a Lima apenas terminada la guerra con Chile, en 1883. Veinteañero, aficionado a la fotografía, abrió un pequeño estudio en el Callao logrando éxito porque se especializó en los retratos de damas.
A principios del siglo ya tenía dinero, era conocido, y se decidió a plantar competencia a los venerables Courret, Manoury, asociándose inicialmente con Garreaud e instalándose en pleno centro, nada menos que en la calle Mercaderes a pocos pasos de la Plaza de Armas, del Famoso estudio Courret y de las tiendas comerciales más distinguidas de entonces.
Se unió pronto a la bohemia limeña y en su estudio se reunían intelectuales y periodistas como Julio Hernández, Carlos Germán Amézaga, Clemente Palma y otros. Terminó casándose con Julia María, la hija de Hernández y fue éste quizá quien lo convenció de promover la fotografía por medio de una revista propia, en la que aparecerían a toda páginas las damas de sociedad que fotografiaba su reputado estudio, la Casa Moral (originalmente “Casa Lusitana”).
Así apareció Prisma. Y luego Variedades, Ilustración Peruana, Figuritas y finalmente Palma y José Gálvez lo animaron a la aventura del diario propio, La Crónica.
¿Quería hacer política el portugués? Quizá su intención era comercial pero Clemente Palma, el flamante director, era partidario de Leguía a quien acompañaría hasta el final.
En ese abril de 1912 terminaba su mandato Augusto B. Leguía y se perfilaba como seguro Presidente el acaudalado azucarero Antero Aspíllaga.
A pcos días de fundada La Cronica la gran noticia del hundimiento del Titanic sacudió al mundo. La Crónica supo aprovechar la conmoción.

A pcos días de fundada La Cronica la gran noticia del hundimiento del Titanic sacudió al mundo. La Crónica supo aprovechar la conmoción.


Cuando estaban en campaña apareció La Crónica y celebró la presencia del candidato sorpresivo, Guillermo Billinghurst , héroe de la guerra, dinámico exalcalde de Lima y que terminó ganando las elecciones.
La Crónica fue fundada en la calle Mercaderes (véase la foto) y luego Moral compró una casona en la calle Pando (jirón Carabaya) adonde se trasladaría meses después. Y fue allí donde Manuel Moral murió de un fulminante infarto cuando inspeccionaba los arreglos del nuevo local, un aciago 7 de noviembre de 1913. Solo tenía 48 años.

Mañana: La Crónica, que llamaron “la mentirosa”

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s