Un grave error de Fujimori: cerrar el diario “La Tercera” (I)

-Una historia de un gran vespertino

En pocos días se cumplirá un aniversario más del cierre del diario tabloide “La Tercera” que fue el vespertino más popular de Lima de la década del 70 superando al ya alicaído “Ultima Hora” que había brillado en los años 50.
Fue también “La Tercera” un desmentido a la versión de que todos los diarios expropiados por el régimen militar velasquista fueron un fracaso porque el diario superó muchas veces la meta de vender 250 mil ejemplares en ocasiones especiales.
Como se puede ver en el recorte adjunto, el gobierno de Fujimori decidió su extinción y anunció que el día 26 de noviembre de 1990 circularía su última edición.Tercera
“La Segunda” y “La Tercera” nacieron en diciembre de 1953 para reemplazar al viejo vespertino “La Crónica de la Tarde” y en afán de competir con la pujante “Ultima Hora” y adelantarse a la posibilidad de que “El Comercio” cumpliera con la promesa de lanzar el reemplazo de su vieja edición de la tarde (No lo hicieron hasta 1962, con “El Comercio Gráfico”).
Pedro Morales Blondet había tomado ya las riendas de “La Crónica” gracias al apoyo de su tía, la esposa del presidente del directorio y los dueños, los Prado. En poco tiempo y luego de la mudanza de la vieja casona de Carabaya al flamante edificio de la avenida Tacna, Morales Blondet redujo al mínimo la influencia del director Santiago Vallejo, arrinconó a César Guillermo Corzo el jefe de redacción y procuró la salida de la mayoría de “históricos” que conoció, por ejemplo, Mario Vargas Llosa en el verano de 1952, como el editor Gastón Aguirre Morales y otros.
Morales, apodado “Guayaba”, convocó nuevo personal y aseguró la adhesión de otros, conformando un nuevo equipo en afán modernizador. Y una de sus apuestas fue imitar a otros países editando varias ediciones. Así lanzó “La Segunda” que se imprimía a mediodía y partía al llamado “Sur Chico” y “La Tercera”, a partir de las 4 ó 5 de la tarde, para ser voceada en Lima.
Mejoró las condiciones laborales de Alfonso Rospigliosi (había ingresado al diario en 1947, muy jiovencito) dando un viraje a los contenidos, relegando lo policial y enfatizando los deportes y en particular el fútbol.
Fue un suceso porque el  dinámico “Pocho” renovó el personal y comenzó a hacerse conocido hasta el punto de que se identificaba a “La Tercera” con Rospigliosi.
“La Segunda” fue un fracaso pero “La Tercera” un éxito, lo cual le aseguró la confianza de la administración. En solo un año de la mudanza, “Guayaba” hacía en el diario lo que le daba la gana.
Me consta, porque yo ingresé a “La Crónica” en 1954, recomendado por Milton von Hesse y uniéndome a la nueva redacción en que ya estaba Manuel Jesús Orbegoso como jefe de informaciones y redactores como Hernán Velarde, Antonio Fernández Arce y otros que no venían de la vieja guardia y que poco a poco abandonaban el viejo estilo bohemio de hacer periodismo.

Mañana: “La Tercera” en el paquete del “Imperio Prado”

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s