El “Imperio Prado” y “La Tercera de La Crónica” (II)

El Estado compró el Banco Popular… y “La Tercera”

El llamado Imperio Prado, un poderoso conjunto de empresas presididas por el Banco Popular del Perú fundó en 1947 la “Empresa Editora La Crónica y Variedades S.A.” al asumir el viejo diario que agonizaba en manos del millonario norteño Rafael Larco Herrera asfixiado por las deudas contraídas con la “Papelera Peruana”, también del Imperio…
(Para amplia información sobre los Prado recomendamos ver “El Imperio Prado: 1890-1970” de Felipe Portocarrero Suárez. Universidad del Pacífico. Lima. 1995).
Cuando Mario Vargas Llosa ingresó a “La Crónica” en el verano de 1952 con solo 15 años, el diario estaba en la calle Pando, en el jirón Carabaya en una casona que ya no existe. Allí se editaban la versión de la Mañana y de la Tarde y eran conducidos por periodistas de la vieja guardia. Pero en aquel año los Prado ya habían decidido la renovación completa. Se construía el gran edificio de la avenida Tacna a la vez que Pedro Morales Blondet, nuevo jefe de redacción, desplazaba a los viejos para tratar de modernizar ambos diarios.

Mario Vargas Llosa a los 15 y Carlos Ney Barrionuevo en la vieja redacción de 1952.

Mario Vargas Llosa a los 15 y Carlos Ney Barrionuevo en la vieja redacción de 1952.

“La Crónica de la Tarde”, dijimos, fue reemplazada por “La Segunda de la Tarde” y “La Tercera de la Tarde”. Y poco después quedó solamente esta última, revitalizada por el énfasis deportivo que le impuso Alfonso “Pocho” Rospigliosi.

Pocho Rospigliosi, a los 20 años.

Pocho Rospigliosi, a los 20 años.

Ambos diarios participaron activamente en la promoción de la candidatura de Manuel Prado Ugarteche, quien fue elegido en 1956 para beneplácito del “Imperio” que sin embargo, según el especialista citado arriba, iniciaba su camino hacia el colapso. Pero “La Tercera” era un éxito por lo menos periodístico pero es probable que la empresa recibiera también subsidios tal como lo hacía para salvar otras del Imperio. Esta medida sería una de las razones por las que finalmente el Banco Popular fue encaminado hacia el colapso.
“La Revolución de la Fuerza Armada” de octubre de 1968 sorprendió a “La Crónica” en estado letárgico, sin brillo, sosteniéndose con los ingresos de “La Tercera”, y en crisis económica como el resto del holding.
La historia es larga de contar : ante la crisis y la inminencia de la fusión con el Banco Continental el Estado decidió la compra del 85 por ciento de las acciones del Banco Popular y entró así en posesión y control de una serie de empresas, entre ellas los diarios y la emisora que pasaron a ser medios estatales. Se unirían entonces al combate político que ya libraban los diarios “Expreso” y “Extra” expropiados en marzo de 1970 y entregados e n administración a sus sindicatos.

Mañana: El entusiasmo de Thorndike y la experiencia de Tamariz

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s