Archivo mensual: diciembre 2014

Y ahora… ¿quién dirá la verdad al pueblo de Cuba?

-Brevísima historia de Radio Martí y TV Martí (I)

“La estrategia de Radio Martí es tan sutil como artera. Esto es, aburrir al pueblo cubano hasta que se subleve. Inundar la isla con una andanada soporífera de noticias, música bailable antigua y editoriales, hasta que los ciudadanos se rebelen contra Castro por permitir esa plaga en sus ondas radiales”.
Contra lo que pudiera pensarse, semejante crítica a la nueva emisora norteamericana no provenía de la contrainteligencia cubana, sino de los propios periodistas del diario Miami Herald, que habían ya lanzado dardos feroces a la pésima programación. Carl Hiasen avanzó más: “Esos programas radiales pudieran poner a Castro en estado comatoso. Esto pudiera calificarse de radical o solamente cruel pero, no olviden, así es la guerra fría. Queremos sacarle el jugo a nuestros 10 millones de dólares”.

Las grandes antenas iniciales  en Cayo Maratón

Las grandes antenas iniciales en Cayo Maratón

Hacía pocas semanas de la aparición en el éter de la flamante radio que inició sus transmisiones a las 5.30 am. del 20 de mayo de 1985 en los 1180 kc.
El exiliado Moisés López fue el primero que quizá algunos cubanos escucharon: “Escuchan la primera transmisión de Radio Martí, programa de información de La Voz de los Estado Unidos de América”…
Contra lo temido por los norteamericanos, las autoridades cubanas no interfirieron la señal (no lo harían hasta pocos años más tarde). La mayor preocupación provino de los angustiados dueños de varias emisoras caribeñas que transmitían en 1180, como Radio Mil dominicana, Cadena Z y Variedades de Honduras, Sonora de Guatemala, Victoria de Costa Rica, Ondas Chiricanas de Panamá y otras que fueron groseramente interferidas por la potente señal que partía de Cayo Maratón en La Florida. No fue sorpresa pues en el debate se conocían ya las intenciones norteamericanas pero nadie hizo caso de sus quejas.
Radio Martí lanzó entonces su párrafo de presentación formal: “Radio Martí, por el derecho de todo hombre a ser libre, a recibir información y diseminarla, a buscar su verdad y enarbolarla, en medio de otros hombres que la respetan…”.
¿Era “pirata” Radio Martí? No, porque no era clandestina pues identificaba su lugar de origen, al contrario de las poderosas emisoras que la CIA manejaba en Europa dirigiendo mensajes a los países socialistas (Radio Europa Libre, etc.). Radio Martí se convirtió así en un caso único porque se trataba de un país (los EE.UU.) inaugurando una emisora destinada a subvertir el orden de un país vecino.
(Exactamente como si Chile inaugurara en Arica una “Radio Grau” con el objetivo de “decir la verdad al pueblo peruano”).

Salado, periodista cubano.

Salado, periodista cubano.

Los numerosos grupos anticastristas de Miami celebraron con alborozo la decisión del gobierno de Ronald Reagan. No imaginaban la violenta respuesta de los indignados cubanos que golpearon duramente al exilio al suspender el Acuerdo Migratorio suscritos unos meses antes y que aliviaba tensiones. Así, la suspensión de visitas regulares a Cuba fue el primer resultado de la irresponsable, pésima y soporífera Radio Martí.

Mañana: Cómo decir la verdad al pueblo de Cuba

Un retrato de Carlos Bernasconi

Un retrato de Carlos Bernasconi

Carlos Dos

(Entrevista publicada en QUEHACER, último número, Diciembre del 2014)

Carlos Bernasconi es reconocido como uno de los artistas más importantes del Perú, con una vasta ejecutoria de creador y docente de las artes plásticas. Su biografía exhibe una extensa lista de exposiciones de diferentes expresiones artísticas como el grabado, el dibujo, la orfebrería, la escultura. Y también la escenografía teatral y la narrativa. Hace poco presentó una retrospectiva que cautivó al público y la crítica por la variedad y fuerza de su obra y que no dejó de sorprender por la amplitud de técnicas y propuestas. Accedió a contarnos de su vida, su obra, afectos, viajes y amistades y puntos de vista sobre el arte.

-Un artista difícil de clasificar

Carlos Bernasconi, afable, siempre dispuesto a conversar, sonríe ante la pregunta que seguramente le formularon muchas veces. Se afianza en la silla, cruza los largos brazos y afirma con suave decisión:
-Artista plástico. Pero mi profesión es pasarla bien…y eso significa trabajar en cualquiera de mis especialidades.
-Lo que pasa maestro es que cuando revisamos tu larga historia artística encontramos que unos te describen como ceramista, otros como escultor, por ahí de medallista, profesor, pintor, escenógrafo, narrador… a lo mejor una descripción sería la de creador múltiple…
-Es verdad, no es fácil definir qué es un artista, una vocación tan rara y difícil que se elige en algún momento de la vida, como yo, que desde los 15 años quería ser eso, artista. ¿Y lo de plástico? Esto es tomar una materia y transformarla en obra de arte, ¿El arte perfecto? La música. Admiro a los compositores y a los directores que son capaces de poner de acuerdo a decenas de músicos de distintos instrumentos y lograr la maravilla de una sinfonía
-Pero alguna preferencia tendrías cuando te decidiste.
-El dibujo, claro, que es la base de todo; para todo lo que yo hago de esa lista que me citaste, hace falta dibujar… primero dibujas y luego pasas al barro, al lienzo.
………..

En el gran taller de Bernasconi el sol irrumpe con violencia iluminando ese conjunto en apariencia desordenado, con mesas, bancos donde reposan esculturas de diverso tamaño, unas terminadas, otras incompletas o rotas. Caballos, figuras de metal, de fibra de vidrio, de cerámica, pequeñas, grandes. Herramientas de todo tipo incluyendo un enorme y poderoso yunque (“¿Cómo hicieron para subirlo hasta acá”?), un horno para quemar cerámica, pinturas. Hoy el artista está frente a un caballete donde reposa un bodegón clásico: “Solamente un ejercicio”.
Carlos ha sobrepasado largamente los ochenta pero el tiempo parece haberse detenido para él. Fotos antiguas lo muestran casi igual que ahora, salvo por la blancura del pelo.
-Siempre fui flaco y un poco más alto que los demás, por eso fui entusiasta basquetbolista pero mi padre era más alto, medía dos metros… Sigue leyendo