¡Expreso se defiende!!! (Uno)

-Aquel 5 de febrero de 1975

Correo
Cinco de febrero de 1975 y cien historias por contar. Por ejemplo, la huelga policial y el atrincheramiento de cientos de guardias en Radiopatrulla de la av. 28 de Julio y el salvaje asalto gubernamental con tanques y a cañonazos, la ciudad sin custodia, los enjambres lumpen avanzando y saqueando tiendas en el centro, el incendio de los diario Correo, el asalto a SINAMOS , la destrucción del nuevo teatro del Centro Cívico, la quemazón del Círculo Militar en la Plaza San Martín la violenta pero tardía respuesta del Ejército, los centenares de saqueadores acribillados por los nerviosos soldados pero, sobre todo, la responsabilidad del Apra que aprovechó los pleitos internos de las Fuerzas Armadas y condujo las turbas hacia blancos políticos bien seleccionados, como los diarios.
Fue una mañana terrible de miedo, de cierrapuertas al viejo estilo porque los rumores avanzaban como las turbas. A la Residencial San Felipe llegó el grito de ¡Ya vienen, ya vienen!” y todos nos refugiamos, cerramos, atrincheramos, aguardando…
El primer grito de los agitadores apristas fue marchar hacia el diario La Crónica, que dirigía Guillermo Thorndike. Pero tuvieron suerte de no llegar porque el famoso Gringo había previsto un ataque. Leamos lo que escribió el gran periodista Domingo Tamariz, jefe de La Tercera:

“Y a qué hora vendrán a La Crónica? Era la pregunta que flotaba en el ambiente. Se armó entonces un piquete de defensa premunido de pistolas y metralletas que Thorndike, previendo una situación de fuerza, había adquirido desde meses atrás para defender el diario de cualquier amenaza. Los que no tenían armas se habían provisto de fierros y hasta palos de escoba (…) Se vivían horas dramáticas, inciertas, plagadas de rumores. Como nunca, sin un policía en las calles, la ciudad a merced de las turbas que recorrían como alucinadas las principales plazas y avenidas, azuzadas por alguna gente que, todo parecía indicarlo, eran del Apra” (Tamariz Lúcar, Domingo. Memorias de una pasión. Tomo II (1965-1980). Jaime Campodónico/Editor. Lima. 2001. P. 284).

SaqueoThorndike no hubiera dudado en disparar a los agitadores que retrocedieron al encontrarse con militares en La Victoria.
El campo de batalla central fue entonces el Centro Cívico y luego el diario Correo. Hugo Neira, su director entonces, organizó una breve resistencia pero la turba era enorme y bien proveída de gasolina que no dudaron en arrojar contra las puertas y prenderle fuego.
Y luego: ¡A Expreso, a quemar a esos comunistas!!

Mañana: La resistencia

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s