Archivo mensual: febrero 2017

Pero… ¿cuándo hubo un mejor periodismo?

Periodismo y nostalgia (II)

Nunca tuvimos un mejor periodismo que el de hoy.

Concordemos en que al calor de cada contexto ha germinado una manera de recoger, escribir, formular noticias arregladas conforme a los llamados soportes, esto es, papel, radio, televisión (y desde hace pocos años internet) de cada periodo histórico.

De acuerdo a las condiciones favorables o desfavorables de cada época, los periodistas siempre hicieron lo mejor para satisfacer al público, al mercado, a los intereses de los grupos de presión o de interés -que van desde “El Pan del Alma” hasta la concentración de medios de “El Comercio”- pasando por una multitud de periódicos de todo tipo.

Los avatares de la invasión chilena fue descrita por grandes corresponsales.

Los avatares de la invasión chilena fueron narrados por grandes corresponsales.

Interviniendo en esta amable conversa, el conocido maestro Julio Estremadoyro puntualiza: “Ni mejor ni peor… ahora es distinto” refiriéndose a que las nuevas tecnologías de la información han alterado de manera radical tanto la formación de los nuevos periodistas como la práctica misma del periodismo al exigírsele manejo experto en las llamadas “plataformas”, esto es, tinta y papel, radio, audiovisuales, etc.

Así, cada tiempo tiene, por ejemplo, sus géneros periodísticos favoritos, maneras distintas de contar las cosas tal como puede leerse en los  viejos diarios limeños cuyos reporteros ignoraban las técnicas del Qué, Quién, Dónde, Cuándo… que  reinaron por cien años en el Perú.

Pero hay un elemento más que atender y que recorre toda la historia de nuestro periodismo y que no es otro que el compromiso, que es, a nuestro entender, el mejor periodismo.

Los periodistas deben ser gremialistas, solidarios con sus colegas, atentos a los problemas sociales, hacer lo posible por ser independientes, promotores de civismo y educación; nacionalistas, patrióticos; deben guardar las formas correctas porque luego de la familia, son los medios los que ayudan a sembrar los valores elementales. El periodismo debe ser, en suma, un servicio público aun cuando esté atado a intereses determinados de los que debe advertir a sus lectores.

Un periodismo así ¿se ha practicado en nuestra historia? Un buen ejemplo de gran periodismo unido en favor de los intereses nacionales se realizó desde el principio de la invasión de Chile en 1879, primero en los diarios y luego en las hojas que la guerra permitía publicarse.

Por mucho tiempo la labor de los periodistas en aquel dramático episodio de nuestra historia fue desatendida. Hoy felizmente ya han sido recogidos los esfuerzos de grandes corresponsales, reporteros que fueron testigos de triunfos y fracasos y los narraron para un público ansioso de saber lo que pasaba en el frente de batalla.

Julio Octavio Reyes de “La Opinión Nacional”, Manuel Horta de “El Nacional”, Benito Neto de “La Patria”, Modesto Molina desde Iquique y Tacna, son algunos de los que contaron la primera fase de la invasión hasta ser acallados por la fuerza.  En la resistencia estuvieron Luis Carranza, codueño de “El Comercio”, Manuel Atanasio Fuentes en “Actualidad” acompañando a García Calderón en la Magdalena y otros que los investigadores deben rescatar del olvido.

Fue sin duda un gran periodismo comprometido. (Juan Gargurevich).

 

-Mañana: Los “Nuevos Periodismos”

 

Periodismo y nostalgia (I)

-Todo periodismo pasado… ¿fue mejor…?

Así era la redacción del diario Expreso en los años 70...

Así era la redacción del diario Expreso en los años 70…

Con alguna frecuencia un puñado de notables periodistas se reúne para conversar sobre lo que mejor saben por experiencia, esto es, el periodismo.  Todos peinan canas, están jubilados y tienen muchas historias que contar de reportajes arriesgados, dramas estremecedores, primicias, entrevistas imposibles, aventuras editoriales, colegas desaparecidos, y disfrutan de las anécdotas que todo veterano periodista tiene de sobra para contar.

Pero aparentemente tienen un problema: la nostalgia. ¿Una buena definición?

“Los psicólogos afirman que la nostalgia expresa un anhelo del pasado que suele ser poco realista ya que se encuentra idealizado. Esto quiere decir que el sujeto siente nostalgia por algo que nunca es del todo real”. (http://definicion.de/nostalgia/)

Por eso es que se molestaron mucho cuando yo afirmé en una entrevista un rotundo: “A mí no me vengan con el cuento de que el periodismo de antes era mejor” y agregué que el periodismo de hoy es largamente superior al pasado. Debo añadir que no puntualicé a qué me refería con  el “pasado” pues eso tiene muchos años, muchas etapas… que valdría la pena examinar con más cuidado.

Cuando mis queridos colegas insisten en el pasadismo, debemos preguntarnos ¿era mejor el periodismo de los años 20 y el Oncenio, el de los años 30 y el fascismo, el de los años 50 y el anticomunismo y antiaprismo, el de los 60 en que nacen Expreso y Correo, el de los 70 y los militares, el periodismo del retorno de los 80 y el Diario Marka? ¿De qué periodismo estamos hablando?

Por supuesto, el periodismo de los años 90 está excluido de la charla… por razones elementales de decencia.

Quizá prefieren tocar solamente el periodismo de los periodistas estrellas de todas aquellas épocas, apartando sus trayectorias de la política y el compromiso, relevando sus hazañas, sus entrevistas, columnas, campañas.

O sea, que tenemos que avanzar hacia una buena definición de lo que nuestros colegas consideran “buen periodismo”. Pero yo no me atrevo ahora al ejercicio intelectual que supone componer la definición de “buen periodismo en el Perú” porque se merece un esfuerzo mayor que este modesto blog.

La verdad es que nunca fue fácil ser periodista en nuestro medio y en esto deben concordar los nostálgicos. Con excepciones notables, los periodistas de la zona que yo llamo “la infantería” que es la que verdaderamente construye una publicación, somos todavía como gitanos, yendo y viniendo, sujetos a los vaivenes de la política, del mercado.

Pero persistimos en nuestra vocación temprana y en lo que a mí respecta, prefiero hoy y el futuro, guardando el debido respeto al pasado –como consta en la docena de libros que le he dedicado.

Mañana: Aquel periodismo pasado…

 

 

 

 

¿Por qué el periodismo de hoy es mejor?? (II)

 Segunda parte de la entrevista que nos hizo Maritza Espinoza, en La República, sobre temas de actualidad  relativos al periodismo. Domingo 5 de febrero.

¿Qué es lo que tiene el periodismo hoy que lo hace mejor?

El acercamiento a la realidad. Es más veraz. Los jóvenes están mejor preparados. La comunicación depende de la calidad de aprehensión de la realidad que tienen las personas y un periodista entrenado ve más que los demás, y lo escribe mejor y la información que traslada al lector es más veraz.

Maritza Espinoza, autora de la entrevista.

Maritza Espinoza, autora de la entrevista.

Se suele culpar a la prensa de todo lo que pasa. ¿Qué responsabilidad tiene realmente en lo que ocurre en el país?

Poca. La responsabilidad es de la sociedad y del país. Los periodistas interactúan con el contexto y sus apreciaciones dependen de lo que hay. En la medida en que lo recoge uno, el periodismo es bueno o no. En ese sentido, yo defiendo a los columnistas y a los periodistas. Los periodistas no pueden cambiar la realidad. Si el periodismo tuviera tanto poder, no hubiera sido elegido Trump, porque todo el periodismo norteamericano estaba a favor de los demócratas y de Clinton. Si el periodismo hubiera tenido poder en los noventa, Vargas Llosa sería presidente. ¡No me vengan con el cuento de que el periodismo puede movilizar…! No, el contexto es lo que moviliza o favorece que los periodistas actúen de una u otra manera. Pero yo insisto en que el periodismo de ahora es largamente mucho mejor que el de antes. Por ejemplo, en los sesenta, existía el diario La Prensa y muchos dicen “¡qué gran periódico!” No era verdad. Eran buenos periodistas, pero de un anticomunismo cerril.

Pedro Beltrán era la expresión misma del anticomunismo…

Sí. Y de un liberalismo a la antigua que no permitía ejercer un periodismo más allá… Igual que El Comercio, antiaprista y cerrado a otros sectores. Entonces, a mí no me vengan con el cuento de que antes se hacía mejor periodismo.

Sigue leyendo

“El periodismo es mejor ahora”

Por Maritza Espinoza

(Revista Domingo.  La República)

Periodistas de muchas generaciones lo llaman “El Profe”, aunque él prefiere que lo conozcan como “El tío Juanito”. Es que Juan Gargurevich es no sólo un maestro de periodismo, sino un periodista de raza -o “de infantería”, como le gusta señalar- y ha hecho una carrera impecable en decenas de medios. Hasta hace poco, era miembro del directorio del Diario Oficial El Peruano, pero fue destituido sin razón aparente por la nueva administración. De eso y de la prensa peruana, su tema favorito, hablamos en esta entrevista.

Foto del talentoso Renato Pajuelo, otrora Practicante de lujo en El Peruano.

Foto del talentoso Renato Pajuelo, otrora Practicante de lujo en El Peruano.

Usted ha culpado al premier Zavala de su despido… ¿Por qué?

Porque es la línea de mando directa. El nombramiento de los miembros del directorio lo maneja Fonafe (El Fondo Nacional de Financiamiento de la Actividad Empresarial del Estado) que depende de la PCM, o sea de Zavala. De modo que las decisiones políticas en cuanto a comunicación las toma él. En todo caso, es el responsable político de mi despido.

¿Qué es lo que el gobierno quiere hacer con El Peruano?

Convertirlo en un aparato de propaganda…

¿Del presidente?

Del gobierno y, efectivamente, del presidente. Esa es la intención. No veo otra. Seguramente, desde su punto de vista, esa debe ser la función correcta. Nosotros teníamos otra visión: queríamos que El Peruano fuera un medio público, un periódico más profesional, más abierto, con más énfasis en la gente andina…

Pero la función de El Peruano siempre ha sido acariciar el narcisismo de los presidentes. ¿Eso no ocurría en el gobierno de Humala?

Menos, cada vez menos. Por ejemplo, cuando (Hugo) Coya fue presidente del directorio, él prohibió que se publicara la foto de Humala en la primera página. Lentamente, después ya se fue imponiendo el criterio de Nadine, pero a la vez se manejaba un proyecto (Hablemos) para avanzar hacia los medios públicos…

Usted suele decir que el periodismo de ahora es mejor que el de antes… ¿Qué le hace pensar eso?

Yo no soy un melancólico del periodismo. ¿Sabes por qué? Porque los periodistas actúan con el contexto y el contexto es lo que favorece o desfavorece el desarrollo del periodismo en momentos determinados. Cuando el contexto es desordenado, difícil, un poco como el de ahora, el periodismo también se desordena… Si me preguntas si el periodismo pasado fue mejor que ahora, diré que no, porque ahora todos los periodistas estudian, son magister, escriben libros de crónicas… Yo te puedo decir ahorita una docena de periodistas peruanos de primerísimo nivel, y no tienen ni treinta ni cuarenta años, que ejercen periodismo y escriben crónicas que en el pasado ni soñábamos…

Continúa mañana.