Minientrada

“Sin Consignas”, la voz de “La Voz”

Efraín Ruiz Caro y “La Voz” (VI)

Fue una intensa campaña contra entreguismo del APRA

“Sin Consignas” fue la columna que Efraín Ruiz Caro publicó todos los días de existencia de “La Voz”. No la firmaba pero era pública y notoria su autoría y que allí estaban la línea política del diario, su espíritu, razones y juicios del acontecer cotidiano y la posición que debíamos tomar frente a los acontecimientos importantes.

De esa columna de la página dos surgieron las bases de las principales campañas siendo la principal la denuncia del entreguismo aprista del recién descubierto fabuloso yacimiento de gas en Camisea, en el Cusco, a principios de 1987.

Desde los primeros anuncios se hizo evidente que la empresa Shell maniobraba para controlar el gas cusqueño con la complicidad del gobierno de Alan García y su testaferro, el Ministro de Energía Abel Salinas. Fueron por lo menos 10 meses de campaña incesante de denuncia solitaria porque ningún otro medio nos acompañaba.

Para dar solidez a sus argumentos, Ruiz Caro contaba con la ayuda de su hija Marusia, talentosa economista, quien lo acompañó en la prolija investigación que no dejaba lugar a dudas sobre el escandaloso negociado del APRA con la Shell. Y juntos decidieron publicar sus razones y argumentos en contra del contrato en el libro “Gas de Camisea. El Futuro Traicionado” (Ediciones La Voz, julio de 1988).

El libro de Efraín y Marusia

La línea editorial que marcaba “Sin Consignas” era acompañada por las páginas siguientes (Dos y Tres) que estaban a mi cargo. Datos, caricaturas, humor (“La Noticia Imposible”), etc. En la sección editorial Manuel Miguel de Priego, de sólida formación ideológica y gran experiencia política, acompañaba y reforzaba la línea.

Para entonces las acechanzas del gobierno se hicieron más fuertes. El diario aprista “Hoy” nos lanzó la campaña de ser “el perro del hortelano”, y Alan García aprobó la negativa de concedernos los avisos publicitarios que daban a todos los demás. Probablemente la consigna fue “asfixien a La Voz”.

Las amenazas surgían también de otros bandos. Sendero Luminoso, por ejemplo, nos acusaba de “social revisionistas”, la propia Cooperativa Santa Elisa (dominada nuevamente por el APRA) nos exigió un aumento desproporcionado por el alquiler del local, negándonos además espacios en el sótano. Nos dejaron sin estacionamientos y espacio para depósito.

Y en el colmo, el Fiscal de la Nación, Elejalde, logró que sentenciaran a Ruiz Caro con seis meses de prisión condicional porque “La Voz” denunció que había favorecido a una parienta involucrada en tráfico de drogas. Nuestro diario ganó finalmente la batalla pues Elejalde fue obligado a renunciar.

La columna diaria de Efraín Ruiz Caro

La lista de campañas es  extensa: el terrorismo de Sendero y del Estado en Ayacucho, la fuga de dólares a través de los bancos, los negociados con los famosos “dólares MUC”, la solidaridad d con Nicaragua acechada por el gobierno de Ronald Reagan, el apoyo a los Países No alineados, los discutibles contratos entre PetroPerú y PetroPacífico. Y un largo etcétera.

Cuando cumplimos un año la izquierda en pleno, con sus principales dirigentes, nos acompañó en la celebración.

Mañana: Los sindicatos como accionistas de “La Voz”

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s