Minientrada

“El Comercio” y sus Directores olvidados

Héctor Cornejo Chávez, el primer olvidado…

Editorial del diario “El Comercio”, sábado 27 de julio de 1974: “Esta nota saluda, alborozada, el amanecer de un nuevo día en la historia de la Patria: el de la libertad de expresión, la verdadera, la de los grandes sectores de peruanos que nunca antes tuvieron, institucionalizada, la posibilidad real de expresarse”.

Un día antes la “Revolución de la Fuerza Armada” había decidido expropiar los diarios de circulación nacional, lo que llamaríamos “la gran prensa” y el ejército entró a los locales de los diarios “El Comercio”, “La Prensa” y “Ultima Hora”, “Correo” y “Ojo”. En “Expreso” y “Extra” no hubo necesidad como tampoco en “La Nueva Crónica”.

Y nombraron nuevos directores siendo el más notable el prestigioso líder de la Democracia Cristiana Héctor Cornejo Chávez, quien entró después de la medianoche para reemplazar al histórico Luis Miró Quesada, que tomaba vacaciones en Europa.

La toma de los grandes diarios ¿fue una sorpresa? No. Algún memorioso debe quedar por ahí todavía que recuerde que al iniciarse el año 1974 para nadie era un secreto que el gobierno militar dirigido por el enérgico general Velasco planeaba intervenir la prensa diaria.

Los indicios sobraban. Discursos violentos de generales, expropiación de canales de TV y emisoras de radio en 1972, etc. anunciaban una decisión drástica y lo único misterioso eran la forma y la fecha. Finalmente (los detalles de este importante evento histórico son para otra oportunidad) se publicó el “Plan Inca” que detallaba el proyecto militar y poco después los diarios fueron tomados para destinarlos, decía el proyecto, a “los sectores organizados de la sociedad”.

“El Comercio” fue asignado al sector campesino y convocaron a sus dirigentes -los que en pocos meses después fundarían la Confederación Nacional Agraria (CNA)- para que se prepararan para asumir la propiedad. Mientras tanto, tal como en los otros diarios, el director sería nombrado por el Gobierno Revolucionario.

Tampoco fue una sorpresa que Cornejo Chávez aceptara un reto semejante porque había manifestado reiteradamente su adhesión al proyecto militar. Antiguo senador, profesor de gran prestigio, polemista, no vaciló en defender a la Revolución y finalmente comprometer su prestigio personal y profesional al nivel de aceptar participar en la agresiva entrada al local del diario más antiguo y conocido del Perú.

Allí encontró apoyo del Sindicato de Trabajadores, de la flamante Comunidad Industrial y el recelo del Círculo de Periodistas allegados a la empresa propietaria.

Mañana: ¡Urgente, un nuevo director!

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s