Minientrada

Juan José Vega dejó “Expreso” por “El Comercio”

-Juan José Vega, el quinto olvidado

Alfonso Tealdo y Mario Herrera Gray no dieron la bienvenida a Juan José Vega, el conocido historiador que desde hacía más de un año dirigía los diarios “Expreso” y “Extra”. El nuevo director llegaba con varios colegas, como Walter Hernández que dejó su jefatura de redacción en “Expreso” para asumir la subdirección del diario destinado a los Campesinos.

El 28 de agosto de aquel 1978, en su primer editorial, Vega afirmó: “Nos preciamos de tener un conocimiento directo y cabal de nuestra realidad campesina y por eso, como ya quedó dicho, aceptamos trabajar con ellos en cabal vocación de servicio”.

Y no resistió a la tentación de cierta crítica a sus antecesores cuando añadió: “Pero en el ámbito periodístico general aspiramos también a que este Diario pueda llegar con igual mensaje a todos los niveles urbanos de nuestra población, aún más profundamente. Queremos hacer un periodismo moderno, ameno, de la más alta calidad y, sobre todo, veraz”.

La biografía de Vega es frondosa y de logros encomiables. Bibliotecario, abogado, historiador, había fundado la Universidad La Cantuta a los 35 años, sus libros eran muy difundidos y en especial “La Guerra de los Viracochas”.

Su paso por “Expreso” y “Extra” había sido calificado de exitoso por los militares pues renovó el último llamándolo “Nuevo Extra” y contrató al legendario Raul Villarán, el mejor humorista del Perú “Sofocleto”, al veterano Alfonso Delboy y alguna otra amistad que le granjeó ojerizas del personal. Así logró que las ventas subieran de manera notable.

Portando sus pergaminos, su energía y entusiasmo y el aval militar, Juan José Vega pretendió cambios importantes en el diario donde pronto tropezaría con el sólido Sindicato Único de Trabajadores y la Comunidad Industrial.

Por ejemplo, el 26 de setiembre del año siguiente, 1979, el Sindicato decretó un paro de 24 horas en protesta por el número de contratados que estaba llevando Vega, quien se vio obligado a negociar y aceptar que despediría a sus recomendados.

Eran ya los tiempos de la Asamblea Constituyente, a la que seguirían las elecciones generales y Fernando Belaunde era el favorito para la presidencia. Le seguía Luis Bedoya Reyes.

El general Morales Bermúdez había iniciado ya el desmantelamiento de las reformas velasquistas y se preveía que los diarios serían devueltos a sus antiguos dueños. Por eso, cientos de trabajadores de “El Comercio” suscribieron un comunicado pidiendo al gobierno que les entregara el diario (“El Comercio para su trabajadores”. Domingo 11 de noviembre de 1979. El Comercio. Pág. 12) a lo que el gobierno hizo caso omiso, por supuesto, porque, según se afirma, ya negociaba con los Miró Quesada.

Tampoco sorprendió entonces que el 31 de enero de 1980 el gobierno aceptara la renuncia de Vega y lo reemplazara por el historiador Héctor López Martínez.

Mañana: Preparando el retorno de la Familia

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s