Minientrada

El último olvidado de “El Comercio”, López Martínez

-Héctor López Martínez allanó el retorno

Al iniciarse 1980 y acercándose la fecha de las elecciones generales, los trabajadores de los diarios inicialmente expropiados (pero ahora ya confiscados pues nunca se realizaron los trámites completos de adquisición y la transferencia prometida a los “sectores organizados de la sociedad”) estaban seguros: no recibirían nunca las empresas editoras.

Los candidatos principales eran Fernando Belaunde (AP), Luis Bedoya Reyes (PPC) y Armando Villanueva (APRA) y habían sido igualmente claros: la gran prensa volvería a sus antiguos dueños.

Por eso, cuando en febrero ingresó a “El Comercio” como nuevo Director Héctor López Martínez, los periodistas supieron que no habría transferencia y que los Miró Quesada retornarían a su viejo bastión.

López Martínez, abogado, historiador, editorialista de confianza de los propietarios- fue uno de los que renunciaron al día siguiente de la toma del diario por los militares y solo volvió cuando –según se afirma- el gobierno militar había negociado una devolución tranquila pues todos sabían de la fortaleza del Sindicato de Trabajadores.

Y así fue: Juan José Vega lo recibió amablemente y muchos trabajadores saludaron su ingreso para una administración que fue cordial hasta el día en que recibió en la puerta a los Directores Alejandro y Aurelio Miró Quesada, cediéndoles su lugar según lo acordado.

Fernando Belaunde, triunfador en las elecciones, había anunciado que su primera decisión presidencial sería devolver los diarios, y cumplió. El 29 de julio de 1980 a las 10 de la mañana, la familia Miró Quesada ingresó al hall histórico y, y según la información de “La Prensa” ,fue recibida por los trabajadores con aplausos, abrazos, ulular de sirenas y papel picado.

En su discurso de inauguración de la nueva etapa de la historia del decano de la prensa peruana, Alejandro Miró Quesada Garland aseguró que “no habrá revanchismos”, lo cual según veremos después no resultó precisamente cierto.

¿Y López Martínez? Volvió a la sección editorial y le encargaron la redacción de ua nueva historia del diario, resultando un grueso volumen titulado “150 años de El Comercio”, publicado en 1989 y que , por supuesto, omite a los que llamamos “directores olvidados”, incluyéndose.

Por todo eso, López Martínez en honor y premio a su lealtad y consecuencia con los Miró Quesada mereceria estar en la lista de los Inmortales  en la página dos del Decano.

Mañana: Después del retorno, inevitable ajuste de cuentas…

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s