Periodistas (III): Tealdo

“Pulso” era el gran programa de entrevistas y debates de Alfonso Tealdo. En la foto el famoso debate entre el líder de izquierda Javier Diez Canseco y Alan García, previo a las elecciones que ganaría el aprista.

Todos querían entrevistarlo precisamente porque Alfonso Tealdo era el indiscutible rey de la entrevista del periodismo criollo. Su salto a la televisión lo hizo muy popular y de hecho en poco tiempo tuvo más televidentes que todos sus lectores en sus largos años en prensa.

Y yo también lo entrevisté una vez, allá por 1985,  en su pequeña oficina de Canal 5, en la avenida Arequipa; charlamos brevemente y luego salimos a tomar café al cercano Berisso. Durante la escasa hora que charlamos sobre la historia de “Pulso”, su gran programa de panel y otros que había hecho en la televisión, Tealdo tomó dos expresos y se fumó una docena de cigarrillos.

No le pregunté sobre su vida, experiencia periodística, sus técnicas. Quería recoger datos para mis trabajos de historia del periodismo y francamente me sorprendió que se quejara de estar postergado, medio olvidado, no reconocido. Pero rió mucho y de buena gana cuando le conté que César Miró había sentenciado que “Ese programa no debía llamarse ‘Tealdo Pregunta’ sino ‘Tealdo Interrumpe”.

Delgado, cabeza grande y frente amplia,  muy blanco, lentes gruesos, daba la impresión de ser un manojo de nervios, o quizá lo hallé en mal momento. Se atropellaba un  poco para hablar,  como impaciente por la charla  (en algún momento temí que saliera corriendo) pero él quería seguir hablando… de él mismo, por supuesto, su principal personaje.  Creo que si le hubiera preguntado sobre un personaje favorito para su mejor entrevista, la respuesta habría sido: “Yo, naturalmente”, porque, como la mayoría de artistas, la modestia no era una de sus virtudes.

Tampoco es fácil seguir en detalle la vida y obra de Tealdo, porque hallamos su huella en varios y variados periódicos y radioemisoras, hasta su llegada a la televisión, en los años sesentas. Hasta entonces, ya por política o por simple supervivencia, escribió de todo adonde lo requirieran. Sorprende a veces hallar su firma en revistas o diarios de índole política contrapuesta aunque este es otro punto difícil en la biografía del prolífico y talentoso periodista, esto es,  sus vaivenes políticos.

Pero junto con varios de su generación, iniciados en el periodismo luego de la Segunda Guerra Mundial, estuvo presente en los episodios políticos más importantes, editando, escribiendo, atacando o defendiendo con  igual destreza.

Su huella indeleble en la historia del periodismo no está en su trabajo político de coyuntura sino en su tesón de editor pero, sobre todo, en la elevación de la entrevista a categoría literaria que quizá solo había alcanzado Abraham Valdelomar. Y en la televisión convirtió sus afilados interrogatorios en verdaderos espectáculos mediáticos en que el interlocutor podía ganar la popularidad o ser hundido para siempre.

Tealdo nació en Lima, en 1914 y estudió en el colegio Anglo Peruano, del que egresó en 1932. En la secundaria ya escribía y animaba la revista colegial Leader. Aquí fue donde publicó su nota sobre Mahoma que resultó ser su ingreso al periodismo.

“¿Pobre hasta la lona? No tanto, pero tuve una infancia álgida que reemplacé por un maravilloso mundo imaginario; recuerdo que con mis hermanos Carlos y Tito solíamos repartirnos el mundo a partes iguales, democráticamente. Tito era dueño de los Estados Unidos, Carlos de Sudamérica y yo de Europa. ¿Y Asia? Se la regalamos a los chinitos. “Qué generositos”. Nada de eso, sino como éramos tres hermanos, sobraban dos continentes. De otro modo los Tealdos hubieran sido dueños del mundo ¿verdad? “A propósito, qué es lo que quedó de ese tu mundo imaginario?” “Ruinas de ilusiones y mis hermanos muertos”. (Entr. de H.V.).

Era además deportista, pugilista nada menos: “Yo fui boxeador desde los doce años y hasta campeoncito de mi barrio de la avenida Grau, cuando vino la escuela panameña con José León. Fui campeón e invicto siempre. Con un knock out técnico le gané a uno que se llamaba Enrique Penny. Sí, yo me he trompeado muchísimas veces porque era muy susceptible cuando alguien me insultaba”. (Entr. de A.T.).

No pudo ingresar entonces a la Universidad de San Marcos para estudiar Letras que era lo que le recomendaban sus profesores Raul Porras y Jorge Guillermo Leguía porque estaba clausurada y, como muchos de su tiempo, enrumbó hacia la Universidad Católica, la única privada de entonces y que mantenía y defendía  su estabilidad por encima de los avatares políticos. 

La época era muy difícil. Se vivía las consecuencias del fin del Oncenio de Leguía, del liderazgo revolucionario y luego presidencial del comandante Sánchez Cerro, la formación de la Unión Revolucionaria, de inspiración fascista. En el 32 conmovió al país la rebelión aprista de Trujillo y al siguiente el Presidente fue asesinado, asumiendo el mando el general Oscar R. Benavides.

Cuando Tealdo estudia Letras en el antiguo local de la Plaza Francia, en 1935, un aprista mata al director de El Comercio y su esposa, un suceso que conmueve al país y acentúa la persecución contra el APRA y su líder Haya de la Torre.

Son los años también de sucesos violentos en Europa por el ascenso del fascismo y su doctrina autoritaria y racista. Mussolini en Italia, Hitler en Alemania, el militarismo en Japón, y luego, Franco en España. Los diarios y sus mentores toman partido y los profascistas encuentran en El Comercio una buena caja de resonancia para la difusión de ideas.

Allí es donde Tealdo publica en 1937 artículos favorables al fascismo, justificatorios de la agresión. Un desliz de juventud sin duda, porque el veinteañero y novel periodista no repetiría los inaceptables argumentos de entonces.

Luego escribiría ensayos y haría entrevistas para Turismo, ganando su primer galardón, nada menos que el Premio Nacional de Periodismo, en 1944.

Páginas: 1 2 3

Categorías:Sin categoría

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s