Lolo Fernández, Susy Díaz (I)

Esta es, será, una serie dedicada a hallazgos en los rincones de las librerias de los jirones Quilca, Camaná, los kioscos del jirón Amazonas… lugares que seguramente no volverán a abrir sus puertas porque la pandemia seguro que ya abatió el negocio

-“Lolo,su vida sus, goles…”

Guillermo Cortez Núñez fue un periodista de la generación de los años 50, de aquella que formó parte del grupo que se unió con entusiasmo a la prédica política de Pedro Beltrán el dueño del diario “La Prensa”. Pero antes, veinteañero, estudiante de Educación, se inició como reportero deportivo y publicó crónicas y entrevistas en la revista “¡Ya” !, popular en aquellos años en que se fundó el vespertino “Ultima Hora”. Luego dirigió “Equipo” y más tarde pasó a ese diario y fue pieza clave en su éxito.

En 1958 fundó la Editorial “El Deporte” y el primero de sus libros, de pequeño formato, menos de cien páginas y destinado a ser vendido a bajo precio, fue “Lolo,su vida, sus goles”. Otro notable periodista, Luis Loli, le hizo la “solapa”.

En fin, la historia de “Cuatacho” es larga de contar y terminó mal porque se suicidó. Decían que fue por un amor imposible. Debe ser otra historia que no conozco.

El libro sobre Lolo Fernández abarca la vida futbolística completa del famoso “cañonero” del Club Universitario.  Comienza con el encuentro de su padre español con una norteña que le da siete varones… y Teodoro Oswaldo Fernández Meyzán, Lolo, es el último.

La crónica de los partidos que jugó en los Juegos Olímpicos de 1935 es particularmente movida. Aquí solo un breve fragmento: “…Termina el primer tiempo suplementario sin que se modifique el empate. Reiniciadas las acciones la delantera peruana ataca con brava terquedad. Morales marca un gol que el árbitro anula. Lo mismo pasa con un tanto de Campolo, originándose otro incidente de protestas. Faltaban solo dos minutos para que terminara el largo match cuando Villanueva convierte en gol un magistral pase de Morales. Los austriacos aceleran el saque del centro con la esperanza de volver a empatar, pero otra vez avanza Lolo y, como último recurso lo detienen con un foul. Villanueva habla con Lolo: el “Maestro” se coloca entre la barrera de los austriacos, shotea el cañonero en dirección a Villanueva, se agacha “Manguera” y ¡GOOOOOL PERUANO!”.

Ese librito, una verdadera joyita, habría que reeditarlo, aunque quizá alguien ya lo hizo. No sabemos.

-Susy Díaz. Anatomía de una democracia”

Carlos Chávez Toro es el autor de este libro publicado por Arteidea Editores en 1995 y cuenta la historia de cómo una modelo, vedette, estrella de la farándula, llegó a ser Congresista gracias a la exhibición de su número de votación, el 13, en su generoso trasero. Nos referimos, claro, a la conocida Susy Díaz, que todavía pese a los años, consigue atraer atención periodística.

El autor, muy joven cuando decidió escribir la historia, fue por mucho tiempo un  afanoso reportero de lo que llamamos “la infantería del periodismo”, esto es, lo que hacen calle, cubren todo tipo de sucesos, entrevistan, persiguen. Años más lo encontraremos como profesor del curso de “Periodismo Literario” en la UPC.

Ha publicado otros libros como “Con mucho tacto, Manual para hacer el amor”,“ Gigantes y Pigmeos” de entrevistas, “Entonces ¿quién mató a Alicia Delgado?” y quizá alguno más que no conocemos.

Pero este dedicado a Susy Díaz es el más interesante. Lleva un prólogo de Federico Salazar: “…Italia tuvo su Cicciolina y el Perú tiene a Susy Díaz.  Aparentemente la primera es más refinada y la segunda más corriente. Pero la verdad de las cosas es que la Cicciolina fue una actriz porno cuyos videos todavía se pueden alquilar en las videotecas limeñas. Susy Díaz, en cambio, nunca fue más allá del vedetismo y mientras ella enseñaba la nalga (en la parte más próxima al muslo) Ilona Staller mostraba el pecho descubierto, pezón incluido”.

Con redacción animada y profesional Carlos Chávez hace la biografía de Susy, la entrevista, cuenta como fue animada a postular por el ya fenecido Movimiento Independiente Agrario y aunque ya tenía 40 años todavía tenía atractivos que mostrar.

“Y entonces alquiló una camioneta, puso sus banderolas, la adornó bien, preparó la nalga y se fue a conquistar el Perú” (pág. 85).

No sabemos si el libro se consigue todavía, si fue reeditado, pero esta edición que lleva una sugestiva carátula de Tulio Alexis Chávez Toro, vale la pena leerla, porque quieran o no, Susy Díaz ya tiene un sitio bien ganado en la historia de la política criolla.

 

  • Seguimos mañana

Categorías:Sin categoría

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s