GENEROS PERIODISTICOS: ¡40 años!

Es verdad: hace exactamente 40 años que CIESPAL editó en Quito mi texto “Géneros Periodísticos” que pese a su edad, tiene todavía vigencia, según compruebo por las citas que brindan Google Académico y Academia.edu.

Una breve historia: en 1980 fui invitado por el Centro de Estudios Superiores de Periodismo para América Latina (CIESPAL) para dictar un taller de actualización de Géneros Periodísticos para profesionales ecuatorianos.

La entidad, recordemos, fue creada por la Unesco como un esfuerzo para fomentar el estudio del periodismo y la comunicación en varias regiones del mundo y a nosotros nos tocó que la sede recayera en Quito.

Construyeron un gran edificio, convocaron a muchos profesores y fundaron la editorial “Intiyan” que en poco tiempo publicó textos que se hicieron indispensables.

Fruto importante del esfuerzo académico, que apoyaban generosamente los alemanes de la Fundación Ebert, fue la creación de las Facultades de Comunicación en varios países. En Lima tomó la delantera la Universidad de Lima.

No resultaron fáciles los colegas ecuatorianos que pronto marcaron diferencias entre ellos: los que venían de la costa, de Guayaquil, y los andinos, de Quito. La mayoría bastante mayores, reporteros experimentados, que me recibieron con cortesía pero con desconfianza sobre mi conocimiento del oficio, aunque yo iba bien recomendado por mi amigo boliviano el gran Luis Ramiro Beltrán.

Pedí pizarrón, máquinas de escribir para todos, diarios, y logré contagiar mi entusiasmo animador a los colegas que pronto se interesaron en la sistematización que les proponía. Luego de una semana me felicitaron, quedaron contentos… y el director Luis Eladio Proaño me invitó para el año siguiente.

(Una digresión en esta historia. No puedo dejar de recordar al representante de la Fundación Ebert, Peter Schenkel. Alto, fuerte, sociable,con una biografía de novela. En el frente ruso en la Segunda Guerra había perdido los dedos de los pies por congelamiento; la rendición lo sorprendió en un hospital. Luego se unió a un grupo de paisanos, jóvenes, que partieron a los Estados Unidos, a California, para trabajar con ánimo migratorio. “Me partí la espalda recogiendo naranjas, manzanas” me contaba. Después fue a Cuba entusiasmado con la revolución, trabajando cercanamente a Fidel Castro pero más al Ché Guevara. Partió después a Chile, donde publicó un importante libro sobre el problema de la concentración de propiedad de diarios en América Latina, pocos meses antes del golpe militar.

Finalmente logró empleo en la Fundación Ebert, social demócrata y se instaló en Quito con su esposa cubana.

Me contaron años después que ya retirado se dedicó al tema de los extraterrestres y publicó textos sobre “encuentros cercanos”. Todavía reposa en Amazon la imagen de  su último libro: “Contact: Are We Ready for it” pero ya no hay ejemplares).

El texto de mi libro lo venía componiendo desde que asumí un curso de redacción en la entonces escuela de periodismo “Jaime Bausate y Meza” así que no tuve problemas con  los algo presumidos colegas que alegaban que asistían por orden de sus directores.

Finalmente Schenkel me propuso hacer una sistematización de mis apuntes para editarlos como libro. Y fue así como a mediados de 1982 llevé mis originales que fueron inmediatamente publicados.

Me pagaron muy bien, en efectivo y en dólares. Es el libro con que más he ganado y no solo en plata sino en cierta popularidad entre el alumnado de la especialidad. Todavía regresé un año más a Quito pero luego suspendieron los talleres para profesionales, cambiaron directivos y dije adiós a los ecuatorianos.

CIESPAL todavía venden mi texto aunque en sucesivas versiones facsimilares. En La Habana hicieron una bonita edición que muchos colegas cubanos recuerdan. En México circularon dos francamente piratas. Y en Lima, en complicidad con Winston Orrillo, hicimos una versión que titulamos “Nuevo Manual de Periodismo” para sacarle la vuelta a los ecuatorianos. Fue una edición muy popular en San Marcos.

Una anécdota final: Unos años después el Colegio de Periodistas del Perú anunció la publicación de un libro sobre géneros periodísticos. Pueden imaginar el gran interés que tuve por conocerlo y encargué a un familiar que fuera a comprarlo.

Menuda sorpresa: era una síntesis de mi libro. Pusieron mi nombre en la contracarátula. Nunca me avisaron, ni siquiera me agradecieron, pero no me importó porque después de todo algo hice para un mejor periodismo.

Varios colegas me reclaman una actualización del texto que lo titule “Nuevos Géneros Periodísticos” que incluya las nuevas formas de informar vía Internet. Me estoy animando.

Sin categoría

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s